Mujeres

A pesar de la Ley de Paridad, el Estado no garantiza la igualdad y la no violencia política contra las mujeres

168 Vistas
  • Así como el impulso de medidas afirmativas para que hoy también estén incluidos afromexicanos/as, indígenas, de la diversidad sexual y con discapacidad.
  • También se establece una serie de obstáculos para que hombres y mujeres no puedan ejercer su ciudadanía, como la pobreza y la falta de una cultura política.

Josefina Aguilar Pastor

SemMéxico, Chilpancingo, Guerrero, 9 de diciembre del 2022.- Partidos políticos e instituciones, deben de eliminar obstáculos como la pobreza, discriminación, violencia política en razón de género para que las mujeres puedan realmente ejercer en plenitud sus derechos político electorales, y consolidar la democracia y ciudadanía, señaló María Luisa Garfias Marín, presidenta de la organización “Aliadas pro la justicia”, al analizar el diagnóstico “Informe País”.

Esto, al participar como comentarista del “Informe País”, un diagnóstico realizado por el Instituto Nacional Electoral (INE), sobre la democracia y participación de la ciudadanía en la misma.

Si bien es cierto dijo, en este momento hay paridad en la ocupación de espacios a partir de la reforma del 2019, lo que ha permitido que en los congresos local y federal, exista el 50-50 de hombres y mujeres, así como el impulso de medidas afirmativas para que hoy también estén incluidos afromexicanos/as, indígenas, de la diversidad sexual y con discapacidad, “todavía las mujeres no pueden cantar victoria”.

A pesar de que existe la ley de paridad, no significa que haya un trato de igualdad, ya que desde el momento en que las mujeres son candidatas, existe todo un contexto de violencia que limita y obstaculiza su llegada a ocupar las candidaturas, y cuando ya son candidatas, también se da toda una campaña para tumbarles la candidatura y si ganan, ya en el ejercicio del cargo, continúan las campañas en contra.

“Por eso la violencia política en razón de género forma parte de las leyes para sancionar a quien violente a las personas que hacemos actividad política y hay una deuda del Estado Mexicano con las mujeres, con las y los afromexicanos y con las personas de la diversidad sexual”, señaló la activista.

Cuando llegan tienen que pelear, mostrar que si pueden, que si tienen el conocimiento y la experiencia

Señaló que toca a los partidos políticos, al propio Instituto Nacional Electoral, a la Universidad Autónoma de  Guerrero, a las organizaciones interesadas en la democracia; trabajar para que todos aquellos estereotipos que consideran que las mujeres tienen que estar en los espacios privados porque ese es su lugar y no en las campañas electorales o no ser candidatas o un cargo de elección popular, puedan ser eliminados y las mujeres puedan participar en estos procesos con libertad e igualdad que los hombres.

Por ello, Garfias Marina consideró que a pesar de esta pluralidad que existe, todavía hay una deuda histórica con los afromexicanos/as, con la diversidad sexual, de ahí que reiteró que es el momento en que los partidos políticos, y todas y todos trabajen para cambiar esas ideas y creencias de que solamente los hombres heterosexuales pueden llegar a ocupar espacios de representación popular que pueden decidir y dirigir los destinos del Estado y el país. 

También hizo referencia a los resultados de la ENDIREH, la encuesta sobre las relaciones en los hogares, que también establece una serie de obstáculos para que hombres y mujeres no puedan ejercer su ciudadanía, como la pobreza, la falta de una cultura política, que evita que se puedan ejercer plenamente estas garantías.

“Porque si yo tengo hambre, si no tengo dinero para llevarle a mi familia voy a estar más preocupada por esto y no por ir a votar, ni participar en lo electoral, si tengo problemas por la discriminación, por el contexto de violencia que Guerrero está viviendo y que mucha veces obstaculiza ir a las urnas y votar, también el Estado tiene que analizar esa situación para poder ir a ejercer nuestro voto en libertad, sin temor y sin miedo”, apuntó.

Reconoció que “la tarea no es fácil, pero todas y todos podrán lograrlo, pero si no trabajan desde la familia, desde la escuela en desarrollar e impulsar una cultura cívica política, la democracia no se va a poder consolidar, los ideales que se tienen para una sociedad libre, plural, diversa, basada en el ejercicio de los derechos humanos no se van lograr si siguen interesados en otras cuestiones”, reclamó.

De no ser así, cuestionó, qué tipo de sociedad se va a heredar a los hijos e hijas, porque estos obstáculos impiden el desarrollo como hombres y mujeres para el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad