Mujeres

Abusos sexuales, bajo la lupa en el tenis femenino

286 Vistas
  •  Los escándalos sexuales siguen sacudiendo el ámbito deportivo.
  •  La Asociación de Tenis Femenino anunció que abrirá una investigación a dos de sus entrenadores más famosos.

Redacción

SemMéxico/EjeCentral, Ciudad de México.  28 de junio, 2022.- Después del caso de la tenista china Peng Shuai*, quien a finales del año pasado denunció a un alto dirigente de su país de haber abusado de ella, las jugadoras estadounidenses Andrea Jaeger y Pam Shriver señalaron esta semana haber sufrido abusos parecidos por parte de sus entrenadores a lo largo de sus carreras, cuando ellas eran jóvenes.

“Fui acosada sexualmente hasta 30 veces”, señaló Andrea Jaeger, una joven promesa que fue considerada una “niña prodigio del tenis” en la década de 1980 y que llegó incluso a ser la segunda mejor jugadora en todo el mundo.

Por su parte, Shriver escribió una columna para The Telegraph en la que declara que “Incluso para los estándares de las décadas de 1970 y 1980, lo que pasé con Don (Candy) estuvo claramente mal”, haciendo referencia a su entrenador, al que anteriormente había acusado de abusos emocionales y sexuales.

Por estos motivos, la Asociación de Tenis Femenino (WTA; por sus siglas en inglés) anunció que abrirá una investigación a dos de sus entrenadores más famosos. Como parte de sus esfuerzos por garantizar la seguridad y bienestar de las jugadoras, el organismo creó el puesto “director de protección”, una medida que fue bien vista por Pam Shriver.

“Tan pronto como la persona nueva esté en su oficina, estaré llamando a la puerta porque puedo ver una oportunidad real aquí”, escribió en The Telegraph.

La admisión de la facilidad con la que se pueden dar abusos y relaciones de poder entre las jugadoras y sus entrenadores fue también comentada por Vladímir Platenik, entrenador eslovaco con una larga carrera en el ámbito. “Nunca había visto tantos novios que también son entrenadores de tenis femenino como ahora”, señaló en el mismo medio británico.

El caso de Peng Shuai

La tenista china Peng Shuai observa durante la final de Big Air de esquí libre femenino el día 4 de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en Big Air Shougang el 8 de febrero de 2022 en Beijing.Foto:Richard Heathcote-Getty

La estrella del tenis Peng Shuai apareció ante los medios de comunicación internacionales, asegurando a todos que en realidad nunca había acusado a un ex alto funcionario del Partido Comunista Chino de agresión sexual, y que la atención puesta en ella era un «enorme malentendido».

Su desmentido, en forma de una entrevista en persona muy controlada en la burbuja olímpica de Pekín; con el diario deportivo francés L’Equipe , fue la última de una serie de retractaciones que ha estado repitiendo durante meses . En la entrevista, Peng, quien es una de las atletas de más alto perfil de China, después de haber ganado dos títulos de dobles de Grand Slam, también pareció anunciar que se retiraba de la competencia internacional de tenis.

Hu Xijin, ex editor en jefe del tabloide nacionalista chino Global Times, resumió las expectativas de China de que las apariciones muy públicas de Peng deberían ser la última palabra sobre el asunto. “Los medios occidentales deberían respetar su propia explicación, como si fue agredida sexualmente”, tuiteó. «La propia explicación de Peng es más creíble».

Hu culpó a Occidente por haber «interpretado maliciosamente» la publicación de Peng en las redes sociales chinas en noviembre, en la que dijo que el viceprimer ministro retirado, Zhang Gaoli, la obligó a tener relaciones sexuales con él.

Sin embargo, expertos y activistas dicen que las negaciones de Peng solo generan más preguntas sobre si enfrenta amenazas o repercusiones por su acusación en las redes sociales. Además, argumentan que sus declaraciones no pueden tomarse al pie de la letra. “Los medios occidentales y el público en general reconocen fácilmente y con razón que todas las entrevistas y apariciones son un montaje, no genuinas”, dice Yaxue Cao, activista de derechos humanos y editor del sitio web chino de recursos China Change.

China tiene un historial de silenciar las voces que estropean la imagen del Partido y ha mantenido a raya la oleada de #MeToo a través de una fuerte censura de casos, incluido el de Peng. Como tal, no se debe culpar a Peng por sus apariciones públicas, dice Lu Pin, una destacada activista por los derechos de las mujeres chinas que vive en Nueva Jersey. “Culpar a Peng por esto cae en la trampa tendida por un sistema violento una vez más”, dice ella. “Debemos abstenernos de culpar a la víctima y de centrarnos en las acciones o palabras correctas o incorrectas de la víctima”.

Continúan las críticas al COI

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, habla con Peng Shuai antes de la final de Big Air de esquí libre femenino el día 4 de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 en Big Air Shougang el 8 de febrero de 2022 en Beijing.Foto Richard Heathcote-Getty

Los críticos han argumentado que el COI, como la organización internacional que más ha interactuado con Peng, debería exigir una investigación independiente sobre las acusaciones de Peng. Pero, el COI argumenta que sus poderes son limitados. “Somos una organización deportiva”, dijo el portavoz del COI, Mark Adams, a los periodistas esta semana en respuesta. “Y nuestro trabajo es permanecer en contacto con ella y, como explicamos en el pasado, llevar a cabo una diplomacia personal y tranquila, mantenernos en contacto con ella, como lo hemos hecho”. En cuanto a si se deben investigar las afirmaciones que hizo Peng contra el viceprimer ministro jubilado, Adams dijo que el COI no puede emitir ese juicio.

Leta Hong Fincher, autora de Betraying Big Brother: The Feminist Awakening in China, acusó al COI de empeorar la situación de Peng, y no mejorarla, con su participación. “Creo que el COI está traumatizando aún más a Peng Shuai al presentarla en apariciones públicas y entrevistas escenificadas, tratando de convencer al público de su bienestar”, dice. Cuando se le pidió un comentario, el COI señaló a TIME una declaración anterior que describía su reunión con los funcionarios del COI, pero no mencionó sus acusaciones.

Peng también comentó a L’Equipe que es poco probable que regrese al WTA Tour, poniendo fin a su carrera profesional de tenis competitivo a los 36 años. Citó varias cirugías de rodilla y la pandemia de COVID-19 detrás de su decisión: Desde el Abierto de Qatar en febrero de 2020, Peng no ha competido y dijo que tampoco se clasificó para los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021. “Incluso si ya no participo en competencias profesionales, siempre seré una jugadora”

SEM/GM

Comment here

Accesibilidad