Mujeres

Adolescentes crean aromatizante amigable con el medio ambiente

479 Vistas
  • Las estudiantes de preparatoria, niñas en la ciencia, participan en la convocatoria de la fundación Somos el Cambio.
  • Compartirán su aprendizaje con personas que reciben quimioterapia a quienes les mostraran los beneficios relajantes del producto.

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 10 de noviembre del 2022.- Valeria, Zoe y Shadyt son tres amigas que sueñan alguna vez con ser abogada, ingeniera y chef. Hoy las tres participan en la convocatoria lanzada por la fundación Somos el Cambio, que realizan junto con la Secretaría de Educación Pública con un producto aromatizante biodegradable al que llamaron Eupho Wicca. Son un ejemplo de las niñas en la ciencia.

Para esta cruzada que inició hace mes y medio han elaborado un producto novedoso, que deben compartir con la comunidad y que esperan sea uno de los proyectos apoyados por las empresas patrocinadoras; pero desde ahora su aromatizante llena de orgullo a las jóvenes aventajadas en la materia de Química que cursan en la Preparatoria de la Universidad Regional del Sureste en la capital oaxaqueña.

Julia Shadyt Cruz Valle, tiene 17 años y como el resto de sus compañeras cursa el tercer semestre, sostiene que este prototipo, que además de permitirle estar ahora en la segunda de cuatro etapas de la competencia, tiene la intención de concientizar a la población sobre la contaminación al planeta que provocan los aromatizantes comerciales.

Las tres, dice Julia Shadyt estamos conscientes de los problemas que la contaminación ambiental provoca el cambio climático, además de la extinción de fauna y el surgimiento de enfermedades, “nos toca como jóvenes enfrentar ese problema”.

Por lo que, con el consejo de su maestra de Química, la ingeniera Mayra Vargas, elaboraron un desodorante ambiental cien por ciento ecológico, cuyos materiales son de grado alimenticio, que pueden, incluso, ser utilizados en tratamientos de aromaterapia, “algo que hoy en día no ofrece ningún producto del mercado”.

Valeria Isabel Chagoya Antonio, de 16 años, agrega que las personas normalmente no se detienen a pensar en los problemas de contaminación que se originan al emplear aromatizantes en sus casas, baños, habitaciones o en sus automóviles.

“El problema de los aromatizantes tradicionales es que están elaborados por un coctel de productos químicos, entre los que se pueden encontrar terpenos, ftalatos y alcoholes, entre otros, que provocan efectos en la salud de las personas, contaminan la atmosfera por los gases que emiten y los cuerpos de agua, sin contar que su utilización provoca basura”.

México es uno de los mercados más grandes en la compra de aromatizantes comerciales contaminantes, tercia Ixchel Zoe Ortega Luna, la más pequeña de las tres, con solo 15 años de edad.

“Es un proyecto que tiene base teórica”, que proponemos puede ayudar a las personas que reciben quimioterapia a tener una recuperación más relajada y tranquila. “Sin duda, el aromatizante que proponemos contribuye a un cambio importante”, plantea Ixchel Zoe.

Sí es verdad, reitera Julia Shadyt. “Me siento muy orgullosa del prototipo que hemos elaborado y creo que podemos hacer mucho por otras personas y en especial por el medio ambiente, es una buena idea”.

Valeria más concreta dice que, “le pusieron el corazón” a su trabajo.

Zoe apunta que de todo el grupo solo ellas se animaron a participar, pero ya saben que de todo el país se presentaron 128 proyectos, y sostiene que la elaboración del polímero biodegradable, “hace la diferencia”.

Luego explica que la mayoría de los aromatizantes convencionales normalmente tardan mucho tiempo en degradarse, no pueden reintegrarse a la naturaleza ni siquiera en un 30 por ciento, en cambio los biopolímeros utilizados en su producto, el Eupho Wicca, se disuelven hasta en el agua, “y lo comprobamos en el laboratorio”, señala la más pequeña de las tres adolescentes.

Conversar con ellas, resulta intimidante. Se comportan como verdaderas científicas, son serias en sus planteamientos y están conscientes del daño que las personas ocasionamos al medio ambiente por el solo hecho de querer que un determinado espacio tenga buen olor, pero ellas aseguran han creado la solución.

El Eupho Wicca que presentan como producto terminado en una pequeña lata de aluminio, que puede rellenarse para evitar que se tire a la basura, tiene una duración de dos meses para una habitación de cinco metros cuadrados.

Antes que todo, explican investigaron cuáles serían los olores indicados. Así decidieron elaborar un aromatizante cuya base es un aceite de Té Verde con propiedades antisépticas, es relajante, combate el estrés y la ansiedad; el de coco contribuye a combatir las bacterias; de lima-limón también relajante y contrarresta la depresión; los otros aromas también tranquilizantes son igualmente conocidos: lavanda y vainilla. Pero están pensando en intervenir con otros aromas.

Este producto, el aromatizante Eupho Wicca, será presentado y obsequiado a un grupo de al menos 50 personas que reciben quimioterapias. A todas estas personas, las tres adolescentes les enseñarán a elaborar el aromatizante y que esperan les ayude a transitar en su recuperación -después de una quimioterapia- de mejor manera, esto como parte de la tercera etapa del proyecto que han presentado a la fundación Somos el Cambio.

Por lo pronto también han involucrado en la tarea al gobierno de la ciudad de Oaxaca y diversos sectores de la sociedad.

SEM/sj/MG

Comment here

Accesibilidad