Mujeres

Ahora van por los recursos de mujeres indígenas, recorte del 75 por ciento al INPI

9.469 Vistas
  • Más de 100 organizaciones y personas denuncian despojo a las CAMIS
  • Las Casas de Mujeres en los pueblos única instancia para garantizar derechos y prevenir la violencia de género
  • Piden a Olga Sánchez Cordero que no acepte lo inadmisible
  • Ya aumentó la violencia familiar  y las parteras salvan vidas a mujeres de pueblos originarios

Por Sara Lovera

SemMéxico. Ciudad de México. 01 de mayo 2020.- En los próximos días podrían quedarse sin recursos las 24 Casas de la Mujer Indígena CAMIS, que atienden nacimientos con parteras tradicionales y trabajan para prevenir la violencia contra las indígenas, lo que agudizará la situación de al menos 6 millones de mujeres de los pueblos originarios. A este intento representantes, organizaciones, académicas y dirigentes indígenas califican como inadmisible.

Ello sucede como consecuencia del ajuste presupuestal ordenado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde se anuncia una reducción de 75 por ciento de los recursos del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), lo que pone en peligro al único programa que atiende a mujeres en sus derechos sexuales y reproductivos, que previene la violencia de género y atiende las urgencias de violencia en casa, que han crecido por la pandemia.

En una carta la Red de Casas de la Mujer indígena, con cerca de 100 firmas de organizaciones independientes, activistas y académicas piden la intervención inmediata de Olga Sánchez Cordero, secretaria de gobernación y presidenta Comisión Nacional para la Atención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, (CONAVIM),  porque ella sabe muy bien que las CAMIS son las únicas instancias de atención a las mujeres de los pueblos originarios, en cuestiones tan cruciales como su salud reproductiva, sus derechos humanos y eventos de violencia.

Señalan que como en el caso de los Refugios, los recursos para su operación – las CAMIS existen desde hace 17 años- está etiquetado en el Presupuesto de la Federación y fue aprobado por la Cámara de Diputados. Advierten de lo que significará el recorte el presupuestal para las CAMIS y su trabajo. Se trata de casas operadas solo por mujeres, avaladas por su comunidad y evaluadas por el INPI.

Lo más grave es que están muy preocupadas las coordinadoras o responsables, porque ya hay un retraso en los recursos y  en abril debió salir una nueva  convocatoria para presentar proyectos y concursar en la distribución de fondos, esos etiquetados en el presupuesto, que no son altos y en cambio ofrecen grandes apoyos a las mujeres indígenas, y se inscribe en una política de apoyo a “los más pobres”, algunas casas operan con  12 o 14 mil pesos al mes y están trabajando en zonas de alta y muy alta marginación en estados con población indígena como Oaxaca, Chiapas, Yucatán, Puebla, Hidalgo, Veracruz, Querétaro, en San Quintín, Baja California, en Michoacán, Sonora, Guerrero y Nuevo León. Hoy solamente están en la incertidumbre, el único aviso que tienen es sobre el recorte que se hará.

Avaladas por un conjunto de organizaciones sociales, defensoras de los pueblos indígenas, mujeres de la academia, instituciones académicas, y activistas, aseguran que el trabajo de las CAMIS, de operación tripartita -indígenas, sociedad civil y  apoyo económico del gobierno- ha generado probados beneficios que están evaluados, estudiados por organismos académicos como el CIDE y el Instituto de Salud Pública; son refugios para mujeres maltratadas,  casas autónomas,  donde las mujeres indígenas y afromexicanas, trabajan con sus iguales, y que para desarrollarse o existir, necesitan cumplir con un proyecto que es del gobierno federal, centrado en la salud sexual y reproductiva y la no violencia contra las mujeres.

La carta a Sánchez Cordero tiene copia a las comisiones de igualdad del Congreso de la Unión, quienes aprobaron el recurso, que no puede ser eliminado, también al director del INP, para su conocimiento a la presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, a la comisionada de CONAVIM, a la sociedad y a las mujeres. Lo firman más de 100 personas, organizaciones y responsables de las CAMIS.

En la carta dicen que comprenden la situación crítica por la que atraviesa nuestro país por la pandemia de Covid 19 y reconocen las medidas que ha tenido que establecer el gobierno federal para atender la emergencia, pero señalan que estos ajustes afectarán gravemente un trabajo de largo alcance en momentos en que aumentó la violencia contra las mujeres indígenas y peligran miles de mujeres embarazadas y prontas a parir.

Informan que la demanda del servicio de las casas ha ido en aumento, y, que por ahora no tienen recursos. Sin embargo, siguen atendiendo a las mujeres, dando orientaciones y asesorías vía llamadas y audios la mayoría en lengua materna, algunas CAMIS están atendiendo partos pues los Centros de Salud han priorizado la atención de enfermedades del coronavirus y las mujeres tienen que acudir a las Casas de la Mujer Indígenas, por lo que es fundamental su financiamiento.

Explican a Sánchez Cordero que en el contexto de la pandemia las CAMI pueden ser aliadas muy importantes para todas las políticas de contención y de atención no sólo a la pandemia si no también en sus efectos en la violencia contra las mujeres y niñas indígenas como puede ser en la detección y acompañamiento de los casos de violencia, incluso en la transmisión de mensajes en nuestras lenguas y contexto de prevención e información sobre el COVID 19.

Aclaran que se solidarizan con las medidas que se están tomando” pero también queremos   insistir en nuestra petición para que en el conjunto de todas las medidas no se vulneren este tipo de experiencias “que tantos años nos ha llevado construir de manera articulada entre las organizaciones de mujeres indígenas, las instituciones de gobierno y la sociedad civil organizada”.

Un recorte dramático representaría que las regiones donde trabajan las CAMIS se queden sin el apoyo necesario. Las CAMIS están en para contener y disminuir los impactos de la violencia que enfrentan las mujeres indígenas.  Y no corresponde a la situación ya que en todo el país la violencia contra las mujeres se ha incrementado y esto también está repercutiendo en las regiones indígenas.

Pero además en las CAMIS es donde laboran parteras tradicionales y promotoras de salud que dan un gran soporte a las mujeres, inadmisible. La red nacional de CAMIS ha escrito una carta a gobernación, ojalá reviertan este despropósito.

Qué son las CAMIS

Forman parte de un programa que busca fortalecer las capacidades de los pueblos y las comunidades indígenas y afromexicanas en el ejercicio de sus derechos, así como los distintos elementos que constituyen su patrimonio cultural que reconoce importante dar apoyo a mujeres indígenas para alcanzar la igualdad de género, y para el acceso a la Atención Médica de Tercer Nivel.

Dan servicios de atención al Parto (parteras tradicionales); estudios de Papanicolaou; acompañamiento; procuran traducción en casos legales, apoyo psicológico, legal y médico, además de tareas de prevención de la violencia y la salud; talleres de género; aprendizaje para las radios indígenas y promoción de derechos humanos.

Al medir su impacto, tras 17 años de trabajo se halló un mayor empoderamiento de las mujeres indígenas, desarrollo de capacidades de las coordinadoras, atención integral: salud, emocional y legal y sobre todo reconocimiento como el único lugar para la atención de la violencia con perspectiva de género, así como la promoción de los derechos sexuales y reproductivos, desarrollo de acciones contra la violencia y como única referencia oportuna de urgencias obstétricas.

Se trata de espacios donde mujeres indígenas y afro mexicanas brindan atención a otras mujeres, con pertinencia cultural, perspectiva de género y derechos humanos, para el ejercicio de sus derechos y la atención y prevención de las violencias de género, con un enfoque que incorpora la perspectiva de derechos humanos y pertinencia cultural.

Las Casas son operadas por grupos integrados en su totalidad por mujeres indígenas y/o afro mexicanas organizadas, lo que les permite generar las condiciones para desarrollar sus acciones y orientaciones para la mejor vida de las indígenas.

Fueron creadas, tras reconocer las necesidades específicas de las mujeres indígenas, y se establecieron en   lugares donde las mujeres no tenían acceso a los servicios de salud ni a la protección institucional contra la violencia. Las casas forman parte del Programa de Derechos Indígenas que se opera en el INPI.

Apenas hace dos días fueron informadas del recorte, sin considerar que los subsidios que año con año se orientan para el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas. Sospechan que el presupuesto asignado desaparezca.  Y tienen temor de que al no llegar los recursos con los que trabajan año con año, se vean afectados miles de indígenas, de las zonas más pobres y marginadas de México.

Su trabajo, aseguran no lo hace ninguna otra institución, en regiones apartadas, donde sólo existen las CAMIS.   Por ello demandan que los ajustes no signifiquen el recorte total del presupuesto, pues esto representaría quedarían en el abandono no las casas, sino las mujeres más pobres de México.

Le dicen a la Secretaria de Gobernación que ella sabe que en todo el país la violencia contra las mujeres se ha incrementado y esto también está repercutiendo en las regiones indígenas. Son alarmantes los datos que día con día se publican sobre los feminicidios en los que también lamentablemente hay mujeres indígenas. Especialmente en el momento de la crisis y el confinamiento, donde se incrementan situaciones de todos los tipos de violencia familiar que ponen en riesgo la vida de las mujeres.

Reiteran que urgen los recursos económicos que se deben destinar a las CAMIS y que han sido autorizados en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el presente año; que  no se recorten en su totalidad y se puedan aplicar de manera inmediata, entendiendo que puede haber ajustes en el monto, pero es urgente que se garantice que este recurso se asigne para continuar las actividades urgentes para atenuar la violencia que enfrentan las mujeres indígenas.

Representantes de la Red Nacional de Casas de las Mujeres Indígenas y el apoyo manifiesto de organizaciones, activistas e instancias académicas aliadas que conocen, respaldan y acompañan nuestro trabajo a lo largo de 17 años. Firman las coordinadoras de todas las casas.

Casa de la mujer  indígena “Maseualsiuatkali”  de Cuetzalan del  Progreso en Puebla, Ikoods Monduy Moniú Andeow de San Mateo del Mar y Naaxwiin  de Matias Romero en Oaxaca, , Tooj Oolal Puksiíkál de Sihó, Yuc,   Yankuil Sitlalkalli de Huejutla, Hidalgo, Juchari kumanchikua de Pàtzcuaro y  Mazot de Zituácuaro en Michoacán, Casa de la mujer indígena Xanay Xtachiwin Lakchajan” de Ixtepec Puebla, Cami La Paloma  Ju Wo kkow” San Ignacio Cohuirimpo, Navojoa, Sonora, Ichikahualistli de Zongolica, Veracruz, la Casa del Cerro del Carrizo de Acatepec, Zihualchikahua de Chilapa, Nelly s Palomo de San Luis Acatlán y Manos Unidas de Ometepec en Guerrero, CAMI Snail Vetometic de Chalchihuitan Chiapas, Zihuakali en Monterrey Nuevo León, Vee Na Xihi de San Quintín y Donaji en Tijuana en Baja California, Cami Tolimán en Querétaro con nuestra diversidad de lenguas desde el Náhuat, Mayo, Tlapaneca, Purhepecha, Maya,  Totonaco,  Tsotzil, Otomí, Mixe, Huave, Mazahua, Mixteco.

Firman Nelsy Marisela Kuy, Coordinadora de la Red y María Angélica Rodríguez, Administradora de la RED CAMI.

Marcan copia a: Arturo Herrera Gutiérrez. Titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.  Dra. Nadine Gasman. Titular del del Instituto Nacional de las Mujeres.;. Alejandro Encinas Rodríguez. Titular de la Subsecretaria de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación; Ma. Candelaria Ochoa Ávila. Titular de la CONAVIM; Wendy Briseño Zuloaga. presidenta de la comisión de Igualdad de Género LXIV Legislatura de la cámara de Diputados, Martha Lucía Micher Camarena, presidenta de la Comisión para la Igualdad del Senado de la República, Adelfo Regino Montes. Director General de Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas e Irma Pineda Santiago, representante de los Pueblos Indígenas el Foro Permanente sobre cuestiones indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Relación de personas, organizaciones e instancias académicas que respaldan esta petición:

Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas, Ddeser Ikoots A.C.,

Red Nacional de Intérpretes y Traductores de Lenguas Indígenas (RNITLI), Red Internacional de prevención y atención de la violencia familiar y sexual en la región del Istmo de Tehuantepec, Red de Abogadas Indígenas, Grupo de mujeres 8 de marzo A.C., Radio cultural StipaGunaa 89.6FM, Coordinación Interregional Feminista Rural, Comaletzin, A.C., Ñepi Behña AC/Corazón Verde AC, Hueyi Tonal Gimtrap A.C., Red Nacional de Mujeres Indígenas: Tejiendo Derechos por la Madre Tierra y Territorio (RENAMITT), Agrupación de Derechos Humanos Xochitepetl AC

Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI), Red por los derechos sexuales y reproductivos (DDeser), Equis Justicia para las mujeres A.C, Observatorio Ciudadano Nacional de Violencia A.C, Ciencia Social Alternativa A.C KOKAY, Apis Sureste Fundación para la equidad A.C, Mexfam, Beatriz Ramo Reyes Belegui López Blass, Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (RedPAR)

Susana Vázquez Vidal, Colectivo de mujeres por los Derechos humanos Yolpakilis A.C, Susana Mejía Flores, Red de Formadoras Kualinemilis A.C, Anita Hernández Morales, Leticia Reyes Juárez, María Martha Cruz  Mercado González, Jessica Morales Mina, Grupo de Educación Popular con Mujeres A.C (GEM), TOCHAN Nuestra casa A.C, Agencia Timomachtikan A.C,Cecilia Oyorzabal Gómez, Martha Castañeda Pérez, Red Indígena de Turismo (RITA), Kinal Antzetik A.C., Creando Soluciones para el Desarrollo Social y Humano AC, Centro de Asesoría para el Desarrollo Indígena A.C., Yoltli A.C. ,CONSEJO DE MUJERES INDÍGENAS EN EQUIDAD, AC, Dora María Ávila Betancourt

Instancias académicas

Dra. Martha Patricia Castañeda. Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH-UNAM), Dra. Beatriz Gómez Barrenechea. UdeG., Programa de Investigación Feminista. CEIICH-UNAM, Consejo Directivo del Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales, Centro de Estudios Interdisciplinarios de Género-UACM, Línea de Investigación Violencias, Géneros, Sexualidades y Migraciones. CIESAS, Dra. Cathia Huerta Arellano. Coordinadora de Género UAQ, Michelle Villanueva Moreno. UAQ, Comisión de Antropología Feminista y de Género, Colegio de Etnólogos y Antropólogos Sociales, A.C., Coordinación General de la Red Ciencia, Tecnología y Género, A.C., Cátedra Internacional Marcela Lagarde y de los Ríos, Dra. Eva Moya – UTEP, Dra. Silvia Chávez – UTEP, Dr. Alfredo Limas – UACJ, María Gracia Castillo Ramírez, Asociación de docentes jubilados INAH, Natalia Acuña Dávila. Sociología, UDG, Dra. Dolores Figueroa (CIESAS), DRA. Paola Sesia. CIESAS PACÍFICO SUR, Dra. Lina Rosa Berrío Palomo, CIESAS PACÍFICO SUR

Dra. Graciela Freyermut. CIESAS SURESTE, Dra. Aída Hernández. CIESAS CDMX, Dra. Rachel Sieder. CIESAS CDMX, Laura Montesi. CONACYT-CIESAS PACÍFICO SUR, Mónica Carrasco, CONACYT-CIESAS SURESTE, Guadalupe Ramírez. CONACYT- CIESAS SURESTE, Dra. Teresa Sierra. CIESAS CDMX.

Dra. Natalia de Marinis, CIESAS GOLFO

SEM/sl

Comment here

Accesibilidad