Internacional

Al menos 36 cubanas murieron por razón de género en 2021

665 Vistas

El registro independiente de casos se publica desde 2020 por la revista feminista Alas Tensas.

Redacción

SemMéxico/IPS, La Habana, 19 de marzo, 2022.- El Observatorio de Violencia de Género de la revista feminista Alas Tensas reportó la muerte de 36 mujeres víctimas de violencia machista en 2021 en Cuba, cuatro más que en 2020, y con una fuerte presencia en la capital de la isla, la provincia más densamente poblada del país.

Al presentar la información, Alas Tensas insiste en que es “solo un subregistro”, pues las estadísticas provienen de la red de observadoras de la revista que, en colaboración con plataformas como Yo Sí Te Creo en Cuba y la Red Feminista de Cuba, van recopilando y verificando casos “con recursos muy limitados”.

Según el reporte, de los 36 “feminicidios” registrados, 30 fueron cometidos por las parejas o exparejas de las víctimas, lo que sigue desmontando la creencia de que son personas desconocidas del círculo de las víctimas, las que cometen estos actos violentos”.

Del total, seis murieron a manos de desconocidos u hombres de su entorno cercano y, en uno de los casos, como resultado de una agresión sexual. Los casos se reportaron en la mayoría de los territorios y se distribuyeron a lo largo de todo el año, con la excepción del mes de septiembre.03

Fuerzas divididas, una sola causa

Justo la responsabilidad del Estado y la existencia o no de impunidad en los casos de muertes de cubanas por razones de género, marcan la diferencia entre grupos y sectores al interior de la isla y algunos que actúan desde el exterior. Las posiciones encontradas se manifiestan desde la forma en que se nombra el problema: feminicidio o femicidio.

Aunque en algunos países y documentos de Naciones Unidas los términos se usan como sinónimos, en Cuba por “feminicidio” se entiende la existencia de un contexto de impunidad y tolerancia del Estado y “femicidio” se considera como “la muerte de mujeres por razón de género” o “por el hecho de ser mujer”.

“No aceptamos el calificativo de que en Cuba haya feminicidios porque el Estado no le da la espalda a ese comportamiento tan grave”, consideró la penalista Arlín Pérez Duharte durante la IV Reunión de Investigadores/as en violencia de género “Construyendo políticas basadas en evidencias científicas”, en noviembre pasado.

Especialistas y activistas de diversos sectores de la sociedad civil cubana lamentan que esfuerzos loables, como la verificación de los casos de muertes de mujeres que se publican por la ciudadanía en las redes sociales, se acompañen del desconocimiento o la negación de todo el trabajo realizado durante las últimas tres décadas.

Esas fuentes señalan que, aunque se mantengan no pocos desafíos como la publicación de estadísticas oficiales de femicidios, temas como la necesidad de una ley integral, los refugios para víctimas y los sistemas de atención han centrado espacios de debate y capacitación, así como esfuerzos de articulación multisectorial, algunos con apoyo de agencias de las Naciones Unidas.

Avances entre desafíos

Mientras las expectativas sobre la tipificación del femicidio se enfocan ahora en el nuevo Código Penal, cuyo proyecto legal se presentará al parlamento en abril de este año, especialistas celebran la integración explícita de la violencia de género en la Ley de Proceso Penal y en el Código de Procesos, aprobados en 2021.

La responsabilidad del Estado en la atención a las mujeres víctimas de violencia de género fue refrendada en la nueva Constitución de la República en 2019 y, en correspondencia, el Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres   (PAM) incluyó en 2020 varias medidas para enfrentar este problema.

En seguimiento al PAM, el Consejo de Ministros aprobó en 2021 la Estrategia integral de prevención y atención a la violencia de género y la violencia en el escenario familiar  que, entre otras acciones en el componente legislativo, establece la ruta para “diseñar la Ley Integral sobre la Violencia de Género”.

Para la profesora de Derecho de la Universidad de La Habana Tania de Armas, “aunque no se han producido todas las transformaciones normativas que se requieren de inmediato en la legislación penal”, sí se observa “una intencionada y enfática protección a las víctimas, especialmente a las de violencia de género”.

Segura de que «las leyes no son la llave mágica para resolver este conflicto”, Pérez Duharte reveló durante los encuentros de los 16 Días de Activismo de 2021 que, necesariamente, el nuevo Código Penal deberá explicitar que “el delito es matar a una mujer por su condición de mujer”. (2022)

Comment here

Accesibilidad