Internacional

América Latina reconoce liderazgo de México en política exterior feminista

721 Vistas
  • Llego la hora de la paridad en todas sus formas y escenarios: Alicia Bárcena
  • Lograr la igualdad de la mujer, “Compromiso de Santiago”,  al término de la Conferencia Regional

Elda Montiel

SemMéxico. 02 de febrero 2020.- México fue reconocido como el primer país de la región en impulsar una Política Exterior Feminista y con ello refuerza su compromiso y liderazgo internacional en materia de igualdad de género y derechos humanos de las mujeres.

Se dijo además que durante la  XIV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe en Santiago de Chile, también México contribuyó al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres; el reconocimiento a la diversidad de las mujeres y niñas; los derechos de las mujeres migrantes, y la inclusión de lenguas y pueblos indígenas, que forman parte de los 48 puntos de la declaración “El Compromiso de Santiago, por sus propuestas.

Martha Delgado, Subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos presentó la Política Exterior Feminista del Gobierno de México, ante los países de la región con la participación de la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena y representantes de países que ya cuentan con una política en la materia.

Nadie Gasman, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres expuso en diversos espacios de la Conferencia los temas prioritarios de la Agenda Nacional de Igualdad de Género en México.

Asimismo, junto con representantes de la delegación mexicana, de Francia y de ONU Mujeres presentó el Foro Generación Igualdad, que será un espacio clave para generar el diálogo intergeneracional con la una activa participación de los movimientos feministas y de mujeres de todo el mundo. El Foro se llevará a cabo en la Ciudad de México los días 7 y 8 del próximo mes de mayo.

Además de Martha Delgado y Nadine Gasman, la delegación mexicana estuvo integrada por la comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Candelaria Ochoa, el director General de Derechos Humanos y Democracia, Cristopher Ballinas, y se contó con la participación de representantes de gobiernos locales y de la sociedad civil.

Las mujeres queremos un mundo sin feminicidios: Alicia Bárcena

Un mundo sin feminicidio, sin violencia, con igualdad en materia de salarios, en materia económica, que no se haga nada sin nosotras, es lo que queremos las mujeres, expresó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en la sesión de clausura.

“Hoy la realidad que vive nuestra región nos interpela y nos convoca a avanzar con paso mucho más firme hacia el fin de las desigualdades. Llegó la hora de cambiar el esquema de género en nuestros países y terminar con el patriarcado como modelo de sociedad. Llegó la hora de abrir el camino a la paridad en todas sus formas y escenarios”.

Por su parte, Isabel Plá, Ministra de la Mujer y la Equidad de Género de Chile, tras señalar que sin cerrar las brechas sociales, económicas y políticas que aun afectan a las mujeres, no cruzaremos la puerta del desarrollo sostenible”, asumió la Presidencia de la Mesa Directiva de la Conferencia hasta la realización de la próxima edición en Argentina en 2022, según el acuerdo de los países.

María-Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para la Américas y el Caribe, destacó que se han dado importantes avances hacia la igualdad de género, aun así, queda mucho por hacer. Las mujeres no podemos esperar más.

El Compromiso de Santiago, agregó, resultado de esta Conferencia, debe ser la hoja de ruta que le permita a la región reconocer y saldar la deuda que los países contrajeron en Beijing hace 25 años con las mujeres y las niñas, para avanzar de manera conjunta en la consolidación de la Agenda de Género”.

Sistemas integrales de cuidados y la democracia paritaria, acciones a cumplir por los países de la región

Impulsar políticas y mecanismos, a avanzar en la incorporación de la perspectiva de género, interseccionalidad, interculturalidad en las problemáticas globales, así como avanzar en sistemas integrales de cuidados, y aumentar la representación de las mujeres hacia una democracia paritaria son las principales recomendaciones que los países de la región de América Latina y el Caribe se comprometieron a cumplir.

El “Compromiso de Santiago”  se explicó son recomendaciones que los Estados miembros de la CEPAL se comprometen a cumplir con la finalidad de alcanzar la igualdad de género y que servirán para guiar la posición de América Latina y el Caribe en el marco del 64° periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en marzo 2020.

Además el acuerdo de los países de la región, se enmarca en el proceso internacional de revisión de la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing (PAB) a 25 años de su adopción.

La Declaración de Santiago recomienda:

Promover el ejercicio pleno de los derechos sexuales y reproductivos, con información y educación sexual integral, servicios de aborto seguros y de calidad, en los casos en que el aborto es legal o está despenalizado en la legislación nacional, anticoncepción, servicios sociales de salud integrados, mortalidad materna, orientación sexual e identidad de género.

Crear servicios universales y accesibles, discapacidad y vejez, erradicación del embarazo de niñas, prevención del embarazo y la maternidad adolescente, infecciones de transmisión sexual y VIH/SIDA, emergencias sanitarias, maternidad saludable y desarrollo tecnológico, así como los distintos tipos de familia de acuerdo con la legislación nacional.

Promoción de políticas públicas para lograr un envejecimiento saludable y activo con programas que incluyan la perspectiva de género, y establecer la asistencia de salud de las personas mayores como parte de la atención primaria de los sistemas de salud existentes.

Es necesario  aumentar la representación de todas las mujeres en los procesos de toma de decisiones, incluidas aquellas  con discapacidad, a fin de alcanzar la democracia paritaria, con un enfoque intercultural y étnico-racial, afianzando su presencia  en todos los poderes del Estado, en todos los niveles y ámbitos de gobierno.

Garantizar la protección de los derechos de las mujeres que participan en política, de las defensoras de derechos humanos y de las mujeres periodistas, y condenar la violencia política.

Asegurar el derecho a una vida libre de toda forma de violencia y discriminación para las mujeres en su diversidad y a lo largo de su ciclo de vida: impulsar las medidas y mecanismos para la eliminación de obstáculos legales, culturales, sociales e institucionales para su acceso efectivo a la justicia pronta y expedita, y poner fin a la impunidad, y garantizar la reparación y los servicios esenciales en casos de violencia sexual.

 Impulsar, sin exclusiones, una educación integral laica de calidad, oportuna y libre de estereotipos, y promover una cultura de igualdad entre mujeres y hombres para derribar los patrones culturales patriarcales.

Fomentar su participación laboral  en áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, eliminando la segregación laboral y garantizando el trabajo decente y la igualdad salarial, en particular en sectores emergentes, entre ellos el de la economía digital.

Tomar medidas efectivas para reducir la brecha salarial por razón de género, raza, etnia, discapacidad y edad, garantizar el principio de igual salario por trabajo de igual valor, e instar al sector público y privado a tomar medidas al respecto.

 Adoptar medidas para asegurar la promoción y la protección efectiva de los derechos humanos de todas las trabajadoras domésticas, de conformidad con lo establecido en el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Reconocer la contribución cultural, social, económica, política y ambiental de las lenguas indígenas y el papel de las mujeres y las niñas indígenas en la conservación y revitalización de las lenguas como medio de reconocimiento y dignificación de los pueblos indígenas.

Promover un cambio sistémico en el abordaje de la migración para superar las vulnerabilidades de las mujeres en el ciclo migratorio y la adopción de acuerdos de cooperación entre los países de origen, tránsito, destino y retorno de las  migrantes, refugiadas y solicitantes de la condición de refugiada.

Así como garantizarles los derechos humanos y las condiciones de trabajo decente, la prevención y atención de la violencia —en particular la violencia sexual—, y la trata de personas, y el acceso no discriminatorio a los servicios de salud y a la protección social integral.

Promover medidas, políticas y programas para la plena participación de los niños, los jóvenes y los hombres como aliados estratégicos en el logro de la igualdad de género, la promoción y la garantía de los derechos de las mujeres y su empoderamiento y autonomía económica, y la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres, las adolescentes y las niñas, e impulsar políticas para la distribución equitativa de las responsabilidades del trabajo doméstico y de cuidados entre hombres y mujeres.

Comment here

Accesibilidad