Botella al MarCOLUMNASCOLUMNISTASMartha Canseco

Amor y Muerte

307 Vistas

No permitamos que el odio se apodere de la humanidad, eso es lo que quiere el patriarcado y su hijo putativo el neoliberalismo. ¡Qué el amor y la humanidad se impongan!

Botella al Mar.

Martha Canseco González.

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo, 24 de mayo, 2021.- “Los fascistas del futuro no van a tener aquel estereotipo de Hitler o de Mussolini. No van a tener aquel gesto de duro militar. Van a ser hombres y mujeres hablando de todo aquello que la mayoría quiere oír. Sobre bondad, familia, buenas costumbres, religión y ética. En esa hora va a surgir el nuevo demonio, y tan pocos van a percibir que la historia se está repitiendo”. Esto escribió José Saramago hace muchos años.

Traigo esta cita del escritor portugués por lo que está ocurriendo en las costas andaluzas de España. Miles de migrantes marroquíes, hombres, mujeres, jóvenes, niñas y niños están cruzando el mediterráneo a nado para huir de la precariedad y la violencia en su país. En las costas los esperan militares, policías y voluntarios de la Cruz Roja para reanimarlos sí llegan medio ahogados.

Se les está regresando en automático. Este escenario fue testigo y quedó plasmada en una fotografía, de la actitud que tuvo la voluntaria de la Cruz Roja española Luna Reyes, quién abrazó y consoló a uno de los migrantes que arribó muy afectado, luego de un esfuerzo gigantesco para nadar hasta la playa del Tarajal. La fotografía de inmediato se hizo viral.

Al inicio Luna recibió decenas de mensajes felicitándola por la compasión mostrada, pero después vino una andanada de ataques y críticas a su persona por parte de derechistas, ultraderechistas y anti derechos. Luna tuvo que cerrar su cuenta de Twitter y demás plataformas, ante comentarios como “La vas a pagar caro”, “Te lo querías follar” o “Europa no es una ONG”.

Y reproduzco los comentarios negativos, para que adelantemos vísperas y sepamos que responder ante esa narrativa, que ya está aquí en México, representado por políticas, políticos, medios de comunicación, etcétera.

Sí mostrar un poco de empatía y humanidad es malo, ¡a dónde vamos a ir a dar! Lo cierto es que todas y todos dependemos de todas y de todos. Sin embargo, me queda claro que aquellas y aquellos que se consideran agraciados del sistema, porque nacieron ricos, porque se hicieron ricos, porque no son ricos, pero lo simulan, porque son pobres, pero simulan ser ricos, porque son pobres y defienden a los ricos en espera de su limosna, están ansiando un ejército de servidumbre dócil que les siga permitiendo vivir como seres humanos y otros como medio seres humanos, pero no quieren ni buscan eso para todas y todos los demás.

Eso es fascismo, tal y como le señaló Saramago. Con sus discursos pretenden encubrir sus privilegios como si fueran derechos. ¿Sí saben ustedes la diferencia entre un derecho y un privilegio verdad? Lo reitero: Un privilegio es algo de lo que pocos gozan, salud, educación, calidad de vida, ocio, contemplación, plenitud, etcétera. Derecho es lo mismo, pero para todas y todos no sólo para unas cuantas, unos cuantos y de lo que se trata es de esto último, eso se llama civilización, avance, lo contrario es un regreso a las cavernas.

No permitamos que el odio se apodere de la humanidad, eso es lo que quiere el patriarcado y su hijo putativo el neoliberalismo. ¡Qué el amor y la humanidad se impongan!
Yo por lo pronto me quedo con la hermosa imagen de Luna consolando al joven migrante.

 

botellalmar2017@gmail.com

 

 

Comment here

Accesibilidad