Ejecutivo

Anuncia la consejera Carla Humphrey Jordán compromiso del INE para que violentadores no sean candidatos

2.207 Vistas
  • Lorenzo Córdova dijo que para 2021 la meta es que la paridad sea efectiva 
  • Participan en la presentación de la Agenda Paridad Total en Querétaro

Argelia Guevara

SemMéxico. Cd. de México. 19 de agosto de 2020.- En las elecciones de 2021 deberá consolidarse la paridad entre mujeres y hombres que en números es mantener el 48.2 en la Cámara de Diputados; el 49.7 en los congresos locales y multiplicar por dos los ayuntamientos presididos por mujeres, es decir el 27.2 por ciento.

Así lo dijo el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello hoy en Querétaro, tras señalar que la apuesta es pasar de la paridad en las candidaturas a la paridad en los hechos, “esta es la gran apuesta” en el proceso del próximo año en que se celebrarán comicios en todo el país.

A su vez, la Consejera Electoral, de la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación del INE, Carla Humphrey Jordán, habló que por mandato de la Sala Regional se está  creando  un padrón de personas que violentan a las mujeres en el ámbito político, quienes no podrán formar parte de las listas electorales, lo que será público y conocido por todas las autoridades.

También habló de las inercias que atentan contra los derechos políticos electorales de las mujeres como el mal uso de los recursos para fomentar los liderazgos femeninos, obligación de los partidos políticos.

Destacó que la encomienda es garantizar la paridad horizontal y vertical, en todos los municipios donde habrá elecciones. Afirmó que ello emana de la reforma constitucional que garantiza la paridad, por lo que habrá de hacerse en los tres órdenes de gobierno y en los tres poderes de los estados. No obstante, advirtió es un reto parar la violencia política contra las mujeres en campaña o en funciones. 

Ambos participaron en la presentación de la Agenda 2020 Paridad en Todo celebrado en Querétaro.

Lorenzo Córdova dijo que esta vez se trata de consolidar el porcentaje de mujeres legisladoras a nivel local, por un lado, y de alcanzar la paridad en los ayuntamientos. 

Destacó que hay algunos legislativos, como en el estado de Morelos y reiteró que la gran apuesta es que, en septiembre de 2021 estemos celebrando que se logró la paridad total en la toma de legislaturas y en todos los cargos del país.

Comentó que estamos a escasos 18 días de que inicie el proceso electoral que volverá a ser, una vez más, el más grande de nuestra historia. Será por mucho, el mayor desafío técnico y logístico que haya enfrentado el andamiaje institucional que nuestra nación se ha dado para la recreación de la democracia.

Luego dimensionó lo que ello significa: el próximo 6 de junio de 2021, más de 95 millones de votantes podrán elegir más de 3 mil 526 cargos federales o 21 mil cargos, si se toma en cuenta todas aquellas posiciones al interior de los cabildos, de los organismos municipales que estarán en disputa. Además de 500 diputaciones federales, de 15 gubernaturas, de más de mil 60 diputaciones locales, de más de mil 900 ayuntamientos. 

Y esta competencia democrática nunca antes vista, por la cantidad de cargos que se definirán en las urnas es un reto frente a la complejidad del contexto en el que transcurrirá el proceso electoral., en medio de niveles de desempleo que no se habían visto en décadas, y en medio de una inédita incertidumbre, a propósito de la convivencia en espacio públicos a causa del COVID19. 

El Consejero Presidente del INE, dijo que esta es una oportunidad inmejorable para que superemos la última frontera en materia de paridad sobre todo en ayuntamientos, en donde la representación política todavía dista mucho de alcanzar lo que hemos visto en los ámbitos legislativos, tanto a nivel federal como a nivel local.  

 PADRON DE VIOLENTADORES

 La consejera electoral Carla Humphrey Jordán destacó que en Querétaro la legislatura está integrada con el 52 por, y que seis son jefas de ayuntamientos.

Hizo notar la importancia de la constitucionalización del principio de paridad electoral en la constitución en 2014, y dijo que eso que ahora se vive con cierta normalidad antes parecía una concesión graciosa de quienes legislan y de los partidos políticos.

Pero, advirtió que existen inercias buscando parar la legislación tanto local como nacional. Puso como ejemplo  cómo se escatima  el 3 por ciento de los recursos de  los partidos para capacitar y formar liderazgo de mujeres; la que deja desarrollar la violencia política contra las mujeres agudizada con el COVID19, para lo que es necesario prepararse en las próximas elecciones.

Ello, porque reflexionó que la violencia contra las mujeres ha aumentado mucho en el ámbito intrafamiliar, pero hay casos desafortunados donde se anuncia más violencia en el ejercicio de los derechos político electoral de las mujeres. Abogó por crear un cerco como Instituto, como autoridades electorales, en todo el país para prevenirla y erradicarla, con acciones y responsabilidades de las autoridades, pero también de las personas que integren el padrón de personas que violenten políticamente a las mujeres. 

Consideró que además de generar estos lineamientos, el padrón de violentadores  tiene la  misión de inhibir públicamente a las personas que cometan  violencia política y explicó que  la Sala Superior “nos mandata tener este registro para, en su caso, resolver cuáles son las consecuencias jurídicas de cada una de estas personas, como el limitar su acceso a una candidatura a un cargo de elección popular, fue cuando anunció  el registro público de las personas que ejercen violencia  y  que podrá  ser consultado por diversas autoridades,. El padrón se constituirá con personas condenadas en una sentencia firme por un tribunal electoral, o bien por una autoridad jurisdiccional, cuya resolución no fue impugnada. 

El tema de la violencia política de género sucede también en el mundo de las OPLES y el Consejo General, asuntos todavía no resueltos. En primer momento tendremos que acatar en sus términos la sentencia del Tribunal, ser un piso mínimo respecto de las condiciones de violencia que viven o vivimos las mujeres en el ejercicio de nuestros derechos y, quizá ampliarlo en primer lugar obviamente, aquéllos que tengan una condena penal por violencia política. Tener una interacción con la Fiscalía de Delitos Electorales y también, por qué no, pensar en otros ámbitos. 

Textuales:

Ya hay una iniciativa por parte de diputadas de diversos partidos políticos, en el sentido de que también las personas que sean condenadas por violencia de género, tengan una consecuencia, o pueda tener una consecuencia en caso de que quieran postularse a un cargo de elección popular. 

Además, el INE tiene un desafío importante, porque tenemos que emitir lineamientos para que los partidos políticos prevengan, atiendan, sancionen, reparen y erradiquen la violencia política contra las mujeres en razón de género; tienen que tener en sus estatutos todas estas medidas que garanticen un acceso a la justicia partidaria, pero también sanciones y elementos de reparación en contra de las acciones de violencia política. 

Y, además, junto con otra sentencia de la Sala Superior que, me parece muy relevante, respecto a la omisión de un Congreso local de armonizar su legislación en materia de paridad de género, pero también de violencia política, mandata directamente a ese Congreso a legislar de manera inmediata, pero, sin embargo, para que las mujeres no se queden sin este parámetro de protección y de garantía de sus derechos, establece que los Organismos Públicos Locales, o ese en concreto, tenga que emitir unos lineamientos para cumplir estos parámetros respecto a la reforma constitucional y legal en esta materia. 

Y esto ofrece también una ruta muy clara para que cualquier Congreso del estado sepa que, sin importar que ellos no legislen en el tiempo correspondiente o adecuado para que las reformas se apliquen en el siguiente proceso electoral, habrá una serie de medidas que garantizarán que esa reforma en materia de paridad y de violencia política, se cumpla. 

Finalmente, uno de los retos más importantes que tendremos enfrente y para el que estaremos trabajando, es buscar la auténtica igualdad sustantiva, erradicar la violencia política, como ya lo había dicho, y tenemos tres semanas para tener claro el panorama, generar todos estos lineamientos que se nos obligan desde instancias jurisdiccionales, pero también que es una misión que, desde el INE se ha abanderado ya por muchos años, de generar condiciones igualitarias y libres de violencia para la participación política de las mujeres. 

La paridad de género es un principio constitucional que busca la igualdad entre hombres y mujeres, en el acceso a puestos de participación y representación política; es decir, no busca ni más, ni menos que una igualdad de derechos. 

La normativa indicada y la ley busca asegurar dicha participación igualitaria en candidaturas en el Legislativo, pero ya también en otros poderes del Estado, por ello, resultan fundamentales todo este marco que nos podemos dar como autoridades electorales y, desde la academia, para generar estas condiciones de participación igualitaria, en primer lugar, pero en condiciones seguras. 

La Paridad en Todo debe ser una garantía, no sólo normativa, sino también debe seguir permeando en los diversos actores políticos, para que la misma se materialice con hechos y que, con ello, logremos al fin ser una sociedad con igualdad de derechos entre hombres y mujeres. 

Y me permito concluir con la frase de una escritora estadounidense Francés Wright que dice: “La igualdad es el alma de la libertad; de hecho, no hay libertad sin ella”. 

Muchas gracias y cuenten, desde luego, con el doctor Córdova, con mi participación también desde la presidencia de la Comisión de Igualdad de Género y No Discriminación y con todas nuestras compañeras y compañeros, para acompañarlas en esta Agenda Paridad 2020 y, por supuesto, para generar todas las sinergias, las acciones necesarias para garantizar la participación de las mujeres en condiciones igualitarias y de seguridad. 

Comment here

Accesibilidad