Internacional

Argentina: Retirada de Macri en tono celeste

633 Vistas

* La sociedad espera como mínimo: que se cumpla lo que dice la ley, pero truncan el protocolo

* A 17 días para que deje la presidencia, hace un guiño a los sectores opositores al aborto

Norma Loto

SemMéxico, Buenos Aires, 25 noviembre 2019.-Tras una vergonzosa jugada a favor de los movimientos que se auto atribuyen salvar las dos vidas, el gobierno nacional argentino puso freno a la actualización del Protocolo ILE, que había anunciado quien a hasta ayer era el secretario de salud, Adolfo Rubinstein.

Si bien Argentina posee un protocolo ILE (interrupción legal del embarazo), pero no todas las provincias están adheridas. Lo que Rubinsntein publicó en el Boletín Oficial, fue una actualización que se adapta al Código Civil y Comercial que rige desde 2015 e incorpora algunas de las recomendaciones internacionales (dosis de medicamentos y AMEU).

Según la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito: “otorgaba más claridad legal en las prácticas ILE, una protección hacia las mujeres y especialmente la adaptación del Protocolo al Código Civil y Comercial en resguardo de niñas y adolescentes menores de 15 años que prohíbe como regla, la sustitución del consentimiento. Y todo esto era obligatorio para provincias con o sin protocolos”. Este punto se basa en la Autonomía progresiva que de acuerdo al nuevo Código Civil a partir de los 13 años una adolescente decidir.  

En cuanto a la responsabilidad de los profesionales refería que éstos no debían pasar más de 10 días en realizar la ILE. A la vez que se les recordaba su responsabilidad civil y penal si se negaban o si trataban de cambiar la decisión de la paciente. Respecto a la objeción de conciencia refería que ésta no significa un incumplimiento de los deberes de los profesionales prestadores de salud, ni dañar a terceros en su salud, su autonomía y su dignidad, ni restringir el acceso a prestaciones de salud contempladas en la legislación vigente. También aclaraba que, si un profesional de la salud deseaba ser objetor de conciencia, deberá notificarlo a las autoridades del establecimiento de salud.

Esta iniciativa no solo quedó derogada, sino que también provocó que Rubinstein renuncie a la Secretaría de Salud. Desde el gobierno se dijo que el conflicto surgió a causa de que fue una medida inconsulta por parte de Rubinstein. Lo cierto es que no se trataba de una inconducta, sino que es evidente que no fue en sintonía con la visión antiderecho de la cúpula del poder y pone en riesgo alianzas del macrismo.

El peso político y social de haber dado marcha atrás al protocolo actualizado es inmenso en una sociedad que aún espera como mínimo: que se cumpla lo que dice la ley. Es que el protocolo está pensado para actuar en los casos en los que el aborto es legal. En este país, se puede abortar si es que el embarazo representa un peligro para la vida de la persona gestante; si el embarazo representa un peligro para la salud de la persona gestante o si el embarazo proviene de una violación (se trate o no de una persona con discapacidad intelectual o psicosocial).

El derecho está (escrito) pero muchas veces cuando la persona gestante llega a solicitarlo se encuentra con múltiples obstáculos que van desde la negativa del cuerpo médico, la judicialización y todo tipo de maltrato. También el cuerpo médico que se dispone a cumplir con la ley es perseguido.

Apenas faltan 17 días para que Mauricio Macri deje la presidencia y con este escándalo se evidencia un claro guiño a los sectores opositores al aborto. Que Macri no apoya la legalización del aborto no es noticia, de hecho, durante su campaña por la reelección presidencial no escondió su postura. 

Quizás su última decisión no fue sorpresiva ya que está en sintonía con la decisión de quitar rango ministerial a la salud para reducirla a secretaría. Si bien no es la primera vez que Salud deja de ser ministerio, pero resulta indignante en esta democracia que ya lleva 36 años cumplidos y que se supone que se sabe que los errores no deben repetirse.

El hecho de dejar sin efecto al protocolo actualizado ILE otorga a Macri un horizonte más firme que le garantizaría la alianza con los celestes para un intento de volver en 2024. 

Mauricio Macri se va así como llegó: ninguneando necesidades, no garantizando derechos, truncado un protocolo que garantizaba ni más ni menos que un trato digno para quienes necesiten abortar y habiéndose perdido la oportunidad de que su gestión fuera recordada como la que consiguió hacer legal, seguro y gratuito el aborto. Es que si bien, la decisión de legalizar y despenalizar el aborto fue legislativa, el presidente Macri no supo tener responsabilidad política frente a una de las deudas sociales más urgentes.

 Recuadro:

Durante el año 2017:

  • el 60% de las muertes por embarazo terminado en aborto correspondió a mujeres de 15 a 29 años. 
  • la muerte por embarazo terminado en aborto está entre las primeras causas de muerte materna. 
  • las muertes por embarazos terminados en abortos representaron el 14,85% del total de muertes maternas.

( Fuente: DEIS, 2018 )

Comment here

Accesibilidad