Soledad Jarquín Edgarviolencia

Arrojada desde un sexto piso, la justicia también cae al vacío.

521 Vistas

Soledad Jarquín Edgar

Segunda Parte

SemMéxico, 22 de enero de 2019.- Siete años después del asesinato de su hija, Evelia Pérez Audelo sigue esperando que la justicia llegue, paradójicamente el dolor que siente refleja la sensación de caer al vacío, tal y como sucedió con Leslie Wilson Pérez el 11 de noviembre de 2011.

Evelia Pérez Audelo como su hija son víctimas directas de un complejo sistema de (in) justicia, donde se castiga a las personas inocentes y se mantiene en libertad a quienes sí son culpables, dice mientras recuerda que en 2011 para darle la noticia su hermana tuvo que esperar a que un médico estuviera presente.

Leslie Wilson, de 25 años, fue arrojada desde un sexto piso en el fraccionamiento Punta Vizcaya en el Rosario, en el municipio conurbado a la capital oaxaqueña de San Sebastián Tutla, tras una discusión en la que habrían estado involucrados al menos siete personas, cuatro mujeres y tres hombres.

Salvo una de ellas, el resto de los involucrados huyeron del lugar, Lelie, aún consciente, fue trasladada al hospital del IMSS, donde horas después falleció.

Su madre sabe hoy por las investigaciones que Leslie trato de impedir que la mataran, que luchó con todas sus fuerzas por evitarlo pero resultó inútil. Las marcas de esos esfuerzos se quedaron en su cuerpo como testigos de un crimen que aún sigue sin castigo, derivado de una cadena de favores entre priistas y políticos.

Con las investigaciones detenidas por tres años, resultado de las influencias de familiares y conocidos de los implicados, Evelia Pérez Audelo ha tenido que afrontar expresiones como la hecha por el ex Procurador General de Justicia del Estado, Joaquín Carrillo, quien aseguró que no había recursos para ejecutar las órdenes de aprehensión.

Así que hizo todo lo necesario impulsada, explica, por el amor que una madre le puede tener a su hija.

De las siete personas implicadas un hombre y una mujer han sido absueltos por la justicia por falta de pruebas. Están prófugas Cecilia R.S., Eréndira R.S., y Abraham R.S. (las tres personas hijas e hijo de una connotada política oaxaqueña ya fallecida y una de ellas ahijada de Carlos Salinas de Gortari), así como su primo de estos Edel Javier S.V.

Evelia Pérez Audelo explica que Zuilma O.M., -esposa de Abraham R.S.- una de las autoras materiales fue detenida el pasado mes de junio, en Calputitlán Toluca de Lerdo, Estado de México, donde habría permanecido durante los últimos seis años; un año antes, en octubre de 2017, Cecilia R.S., fue liberada por las autoridades, sin embargo Evelia Pérez apeló y en noviembre pasado se giró de nueva cuenta orden de aprehensión y sentencia contra la ahijada del ex presidente de México, por 30 años de prisión, hoy permanece prófuga de la justicia.

Así con esa pena grande que siente, describe Evelia Pérez sigue exigiendo justicia para su hija, la única que le dio la vida, “mi sostén” y de quien por una injusticia estuve separada por 15 años, lo que dice la sigue llenando de rabia, indignación e impotencia.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad