Martha BarragánUncategorized

¿Bajar sueldos es avance o retroceso?

914 Vistas

¿Cómo vamos a avanzar si ganar dinero es un tabú y ser redentores de la economía es lo correcto?

Yo veo estos estudios y no me explico de donde sale que parte de la solución es bajar los sueldos

Martha Barragán

SemMéxico. Cd. de México. 5 de diciembre de 2018.-  Desde mi experiencia como asesora en desarrollo organizacional la falta de productividad de los trabajadores no se debe a que ganen mucho dinero unos y poco otros, ese es el resultado de otros factores como la falta de un diseño de carrera dentro de las organizaciones, la duplicidad de funciones, procedimientos ineficientes, estructuras no aptas para el desarrollo, falta de incentivos para los trabajadores, falta de habilidades para el liderazgo, misión confusa, visión a corto plazo, o corta para el desarrollo de toda la organización, falta de capacitación para el servicio público, falta de colaboración en equipo, entre muchas más posibilidades que se logran definir después de un diagnóstico con diversas metodologías que son específicas para cada tipo de organización. Desde luego también está la corrupción.

Pero la corrupción no sucede solo por ganar salarios bajos, es otro fenómeno multifactorial entre los más destacados está la impunidad ante los mínimos abusos dentro de las organizaciones.

Hasta el 2015 la OCDE ubicó a México en el primer lugar centre 5 de los 5 países que más bajos salarios mínimos pagan por hora.  Primer lugar México con 1.01 dólares, Letonia 1.46 dólares, Chile 2.22 dólares, Estonia 2.49 dólares y Hungría 2. 58 dólares. Desde luego algo estamos haciendo muy mal para obtener este lugar en el ranking mundial de salarios mínimos. Es decir, ya tenemos los más bajos salarios, ¿Cómo es que bajar salarios es un avance dentro de este contexto?

En un reporte publicado por Transparencia Internacional y Transparencia Mexicana, en el Índice de Percepción de la Corrupción 2017, la calificación de México empeoró por un punto, pasando de 30 a 29, en una escala que va de 0 a 100, donde 0 es el país peor evaluado en corrupción y 100 es el mejor evaluado en la materia.

Esto ubica al país en la posición número 135 de 180 países evaluados en materia anticorrupción. A nivel regional, México se encuentra entre las peores posiciones de América Latina y el Caribe, por debajo de Brasil, Argentina, y Colombia; y ocupando la misma posición que Honduras y Paraguay. Es, además, junto a Rusia, el país peor evaluado del G20 y el peor evaluado de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE).

En otro estudio publicado en el diario El Financiero en 2017, la corrupción se está convirtiendo en una carga para la economía nacional ya que es una práctica que parece ‘inofensiva’, pero que en realidad representa uno de los mayores costos para las finanzas del país.

De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, la OEA y el CEESP, el costo de la corrupción fluctúa entre el nueve y el 10 por ciento del PIB, esto es, de cada 100 pesos de riqueza que genera la economía, 10 se destinan a la corrupción.

Esta información y estos números tenemos dos grandes problemas confrontados por un lado unos los sueldos más bajos del mundo y por otros el primer lugar en corrupción. La corrupción les cuesta el 33% a los más pobres y apenas el 11% a los más adinerados. Otro factor más es el narcotráfico que con sus tentáculos toca muchas estructuras entre ellas las gubernamentales lo cual impacta en dos temas muy sensibles para la población la inseguridad, y lo encarecida que se vuelve la justicia por estar corrompida y si la cifra de corrupción la pone la delincuencia no sé qué tan bueno sea bajar los salarios para enfrentar a delincuentes bien pagados y asegurados por las mismas estructuras. Pareciera que estamos en una trampa sin salida.  Las personas con menos recursos son las más afectadas.

Yo veo estos estudios y no me explico de donde sale que parte de la solución es bajar los sueldos, o la austeridad del gobierno. Si entiendo que parte de la solución es hacer uso eficiente de las finanzas públicas, quitar privilegios como chóferes, escoltas sin necesidad, gastos discrecionales para lujos innecesarios.

Recuerdo también la filosofía de los administradores japoneses, si un alto funcionario quiere ganar más debe ser más creativo para que los trabajadores ganen bien ya que tienen una fórmula en la que el más alto puesto gana 7 veces más que el más bajo, entonces si el jefe quiere ganar más le toca ser creativo y lograr que el de abajo gane más y logre lo que proporcionalmente le corresponde.

Por último, en un país con ideología en su mayoría judeo-cristiana en donde ser rico es pecado.  Qué tan bien nos vienen creencias de que ganar más es corrupción o indigno, quien dice que ganar dinero por trabajar bien es negativo para la sociedad. ¿Por qué permitir que viejas creencias que nos juegan en contra y nos separan en nosotros los pobres (como los pobres buenos) y ustedes los ricos (ustedes los malos)?

Permitir que esas creencias avancen sin ningún cuestionamiento abona a la discriminación de clases y debilita la posibilidad de crear tejido intermedio para que la clase media crezca y le dé estabilidad al país.

¿Cómo vamos a avanzar si ganar dinero es un tabú y ser redentores de la economía es lo correcto?

¿No será mejor innovar en la administración pública para hacerla eficiente, transparente, limpia?

¿Aprovechar esta oportunidad de oro y proponer un nuevo modelo económico?

¿Atender las verdaderas causas de la corrupción?

¿Cómo estaríamos con nuevas creencias sobre prosperidad y riqueza?

Pero por favor seguir promoviendo ideas que ni en la revolución mexicana funcionaron, eso de quitar a los ricos para dar a los pobres, ideas de pobreza, de que por el buen trabajo se pague menos, de romantizar el pueblo bueno no son la solución que nuestro país necesita. Todas y todos lo sabemos y entre muchas cosas necesitamos ser más disciplinadas/os, tener más conocimientos sobre finanzas personales, en el pago de impuesto, en la administración empresarial, en la responsabilidad social para cuestionar a los corruptos.

Los ricos “malos” dejarán de operar solo con reglas claras en las contrataciones gubernamentales, con transparencia con órganos descentralizados que estén observando y castigando a los corruptos de ambos bandos.

Crear incentivos para aquellas organizaciones públicas y privadas que sí estén dentro de la legalidad, dando valor agregado cualitativa y cuantitativamente a la economía nacional.

¿Qué dicen, nos vemos más flacas si las otras engordan o mejor nos comprometemos con lo que de verdad nos pondrá en forma?

Comment here

Accesibilidad