Bellas y AirosasCOLUMNASElvira Hernández Carballido

Bellas y Airosas| Revisión a publicaciones feministas de los 70s y 80s

121 Vistas

Despenalización y legalización del aborto… una lucha constante

Elvira Hernández Carballido

“Me declaro absolutamente cobarde para enfrentar otra vez el reto maternal. Me declaro absolutamente egoísta porque en este momento pienso en mí y en mi desarrollo profesional. Me declaro absolutamente pecadora porque no quiero cumplir con los sagrados mandamientos. Me declaró absolutamente herida porque mi decisión no puede hacerme feliz. Me declaró absolutamente traicionada porque yo no elegí esta situación. Me declaro absolutamente deprimida porque preferiría no tener que decidir. Me declaro absolutamente inmoral porque no cumplo la ética patriarcal. Me declaro absolutamente valiente porque pese a todo dije no. Me declaro absolutamente responsable de mi cuerpo porque es mío. Me declaro absolutamente una mujer que está segura de interrumpir un embarazo no deseado…”

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo. 28 de septiembre, 2021.- Hace tanto tiempo que escribí esta declaración personal e íntima en una historia de vida que mereció Mención Honorífica en los concursos que Documentación y Estudios de la Mujer (DEMAC) convoca para mujeres que se atreven a contar su historia, ¿Cuántas más ayer y hoy seguimos enfrentando esta decisión? Es cierto, hoy tres entidades lo han legalizado, pero eso no garantiza el respeto ni tampoco la sensibilización de la sociedad mexicana. Todavía falta, pero esta lucha es constante.

Así lo observo al revisar publicaciones clásicas de los años setenta donde el tema era expuesto y debatido.

“La Revuelta”, publicación fundada por el Colectivo Feminista la Revuelta conformado, entre otras, por Eli Bartra, Berta Hiriart, Lucero González y Ángeles Necochea, en diciembre de 1976 dedicaron todo su número al tema titulando la primera página con una frase reiterativa en esa época: “El aborto no es por gusto, es un último recurso”. Uno de los primeros ensayos se afirmó: “El aborto voluntario no sucede por crueldad sino como una defensa de la vida. El derecho al aborto voluntario significa recobrar nuestras propias vidas y las de nuestros hijos; es una forma, no solo de dignidad, sino de amor. Los datos estadísticos que presentaron, denunciaron que: De cada 100 mujeres que abortan, 34 recurren a médicos, 20 a comadronas, 19 se lo autopractican, 8 recurren a parteras y 5 a enfermeras. Denunciaron que, en 1973, el aborto mal practicado constituyó la quinta causa de mortalidad femenina del país. Que el 86 por ciento de mujeres que tuvieron que practicarse un aborto se habían declarado católicas. En su texto “Contra la ley sobre el aborto”, señalaron: “Queremos el aborto libre y no condicionado”.

Por su parte, revista FEM, durante sus treinta años de existencia abordó la temática desde diferentes ángulos y tipos de textos como el ensayo, el artículo, testimonios, reportajes, notas informativas y géneros literarios. Un referente obligado para comprender la perspectiva feminista nacional en torno al aborto es el número dos, publicado en marzo de 1977, los títulos y autoras pueden ar una aproximación a la importancia de este ejemplar:

  • El aborto y la legislación mexicana. Mireya Toto.
  • El aborto en una colonia proletaria. Concepción Arroyo.
  • El aborto y el psicoanálisis. Diana Rozenfaig.
  • La moral y el aborto. Graciela Hierro.
  • ¿Abolición de las leyes del aborto? Iván Illich.
  • El aborto en zonas rurales e indígenas. Elena Azaola.
  • Por un aborto gratuito. Ilda Elena Grau.
  • Aspectos sociales del aborto. Clara Elena Molina.
  • Legislación mundial y aborto. Carmen Lugo.
  • La opinión pública y el aborto. Nora Landau.

En su editorial, la revista apuntó:

“Fem apoya la legislación del aborto.

El aborto clandestino se practica en México, según datos confiables, en más de un millón de casos cada año. Veinte por ciento de la mortalidad femenina es por abortos.

Fem opina que la mujer tiene el derecho de terminar un embarazo no deseado que afectaría su propia vida y la de su hijo desfavorablemente.

El aborto debe ser libre y gratuito para que esté al alcance de todas las mujeres.

Fem pide que sea modificada la legislación sobre el aborto. Que se escuche a las mujeres y que las legisladoras se comprometan a elaborar las nuevas disposiciones.

El aborto no es un delito: es un grave problema de salud pública. Una quinta parte de las mujeres que recurren al aborto clandestino mueren y muchas quedan afectadas en su salud física y psicológica.

Fem considera urgente una campaña de educación sexual, así como una difusión amplia de métodos anticonceptivos que pueden evitar un aborto.

El aborto no es un método anticonceptivo. No es un medio: es un recurso.”

En mayo de 1977 apareció Cihuat (mujer en náhuatl), fundada por la Coalición de Mujeres. El grupo advertía desde su primer número que sus colaboradoras no eran pasivas ni abnegadas y que a través de sus contenidos demostrarían su rebeldía, a veces agresiva cuando fuera necesario, pero siempre combativas.

En la revista el tema del aborto fue tratado prácticamente en todas sus ediciones. En el número dos se denunció que el nuevo Plan Nacional de la Salud ignoraba el problema de la legalización del aborto,

En los números tres y cuatro, hicieron referencia a las “Actividades en Pro del Aborto” que ellas habían organizado, específicamente a través de la repartición semanal de volantes que eran entregados a mujeres de cualquier sector social para sensibilizarlas sobre la problemática

El número cinco presentó un gran encabezado que advertía el tema principal: “Aborto en México”. Ofrecieron cifras sobre la situación que se vivía en torno a dicha problemática: Un millón doscientos mil mujeres se practican al año. Otros artículos fueron: “El Aborto y la Legislación Mexicana. Aborto: Problema Político”, “Aborto y Política” y señalaron que los métodos empleados en esa época eran:

De cada 100 mujeres que abortan:

24 lo hacen por legrados o raspados.

23 por introducción de cuerpos extraños.

15 por ingestión de fusiones.

14 por inyecciones.

6 por medicamentos orales.

3 por ejercicios bruscos o golpes.

Sin duda, en la década de los ochenta y noventa el suplemento Doble Jornada, coordinado por Sara Lovera, marcó una pauta del periodismo feminista y el tema de aborto fue abordado a través de reportajes y artículos. Destacó el número publicado en mayo de 1989 donde se abordó totalmente el aborto. Entre algunos textos están “Historias naturales”, Carlos Welti; “La posición de la iglesia”, Sara Lovera; Nueva Píldora y… Nueva Política, Laura Fraser; y, El RU 486, Perla Oropeza. En octubre de 1989, la cuestión fue otra vez tratada con texto como “Aborto o Esterilización”, Aborto en América Latina”, “Apropiación femenina de la técnica abortiva”. En 1991 Marcela Lagarde escribió “El aborto, derecho humano de las mujeres” y Rosa Rojas “La interrupción voluntaria del embarazo, un derecho a la salud”. En diversas notas y relatos fue un tema que siempre destacó:

“Mientras el Papa Juan Pablo II oficiaba una misa ante 750 mil zacatecanos, Leonor Aída Concha, religiosa católica, denunciaba, en la ciudad de México, que la ley moral no puede estar por encima de la vida humana: “No es posible que un grupo de señores decida lo que es bueno o malo para un conjunto global de personas. En el caso del aborto, un grupo de señores deciden qué es malo, pero sin consultar a la globalidad, es decir, a las mujeres.”

Durante la segunda y tercera ola del feminismo en México, las publicaciones feministas no dejaron de abordar el tema, hoy las redes sociales hacen posible que el aborto sea discutido en más escenarios y miradas. Se ha legislado en tres estados, hay ciertos avances, el aborto, una lucha constante.

Comment here

Accesibilidad