Botella al MarCOLUMNASMartha Canseco

Botella al Mar

803 Vistas

Las Mujeres y la Naturaleza

• La mejor baby wrangler del cine nacional: Rebeca Rosette Canseco

Martha Canseco

SemMéxico, 29 octubre 2018.- El jueves pasado, fui invitada por la Universidad La Salle, a un conversatorio femenino sobre contaminación plástica, la relación con la alimentación y el papel de las mujeres en la preservación de los ecosistemas.

Me encantó reencontrarme con mi querida amiga la fotógrafa Alicia Ahumada, ahora chamana y ambientalista, ¡con que pasión habla de su reencuentro con la naturaleza! Mi amiga la Doctora Silvia Mendoza, como siempre poniendo el dedo en el renglón, precisa y filosa.

Ahí supe del trabajo de Kenia Montiel y de la Doctora Claudia Cárdenas muy interesante también. La participación de todas dejó en claro la urgencia de actuar, hombres y mujeres, literal, para salvar al planeta.

No puede ser únicamente la responsabilidad de las mujeres cuidar de la naturaleza, primero, porque no somos quienes le estamos haciendo más daño, y segundo porque no tenemos nosotras ningún control, ni político, ni económico, ni social ni cultural, eso, todo, está en manos de los hombres.

La nueva cara del machismo, ¡es el consumismo!, ése consumismo salvaje emanado del neoliberalismo, hijo pródigo del capitalismo, en suma, un sistema totalmente hegemónico.

Es completamente abusivo el argumento de que son las mujeres las que generan más desperdicio plástico. Si éste no se produjera ni se transformará ni se comercializará, se dejaría de usar, así de sencillo. ¿Pero están dispuestos los empresarios a dejar de ganar miles de millones de dólares?

Para el actual sistema, “el dinero es el dinero”, no importa si se obtiene acabando con el planeta, asesinando mujeres o robando a los más vulnerables.

Si se dan cuenta, en éste mundo patriarcal, las mujeres y la naturaleza estamos corriendo la misma suerte, hay una guerra no declarada contra nosotras en un absurdo afán de controlarnos.

Si queremos salvar a la naturaleza y a las mujeres, tenemos que deshacernos del paradigma masculino de la dominación y el control por la fuerza, demasiados hombres están rebasando la línea entre dominio y exterminio.

Hay que ser muy claras y claros, (porque también hay muchos hombres que coinciden  en que esto no puede seguir) y mandar el mensaje: ¡Detengan ésta locura, ustedes también terminarán perdiendo!

Cambio de tema totalmente, como decimos en mi familia ¡anuncio parroquial!

Miren, realmente hay muy pocos infantes genios, se dan muy de vez en cuando, por ejemplo niñas y niños actores. Charles Chaplin platicaba del caso de John Franklin, el pequeño actor que hizo el papel de su hijo en la película muda “The Kid”.

En la escena en que la policía trata de arrebatarle al niño, Chaplin decía que Franklin no estaba actuando, que el niño vivió en realidad la enorme angustia de ser separado de su ser querido, la escena quedó para la historia. Pero como la industria del cine no puede esperar a que surjan infantes genios se creó la figura del Baby Wrangler, literal, la o él domador de niños.

Las y los baby wranglers usan diversas técnicas para que las y los pequeños actores hagan lo que el director necesita, puede ser a través de sonidos, luces, gesticulaciones u órdenes directas, es una nueva y complicada especialización en el cine.

Varios miembros de mi familia estamos dedicados a los medios de comunicación. La mejor baby wrangler del cine nacional es mi sobrina, Rebeca Rosette Canseco, les estoy invitando entonces a que vean de qué se trata éste trabajo en la película “Tamara y la Catarina” de la directora Lucía Carreras.

Nos leemos la próxima semana.

Botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad