Botella al MarCOLUMNASMartha Canseco

Botella al Mar

731 Vistas

“Dios los hace y ellos se juntan”

• El Trump que todos llevamos dentro

Martha Canseco

SemMéxico, 22 octubre 2018.- Creo que esta idea de la web de que te conectas con el mundo es equivocada, es muy limitada de hecho, por más amigos que tengas, por más publicaciones que hagas, será un reducido número de personas al que puedas llegar. Digo somos 8 mil millones de personas en el planeta, la enorme mayoría no sabe de mi existencia ni de la de ustedes.

“Dios los hace y ellos se juntan” dice el dicho, tengo como amigas y amigos a quienes he de tener, no más y eso depende de mí ideología, profesión, manera de ver la vida, gustos, etcétera. Poco nos animamos a entablar amistad virtual con personas que no comulgan con nuestras ideas. Formamos entonces aldeas planetarias, esas que describiera el sociólogo canadiense Marshall McLuhan en los años sesentas y de lectura obligatoria para quienes estudiamos comunicación.

Dos acontecimientos recientes hicieron reaccionar a mi aldea planetaria: La inclusión de Miss España (una mujer transexual) al concurso de Miss Universo y la llegada de más de cinco mil hondureños a tierras mexicanas con la intención de alcanzar la frontera con los Estados Unidos.

En el primero de los casos, las informaciones al respecto que circularon en mi aldea (que he decidido se llame Venus), hizo saltar decenas de comentarios transfóbicos, de personas, que incluso yo no creía que pensaran así. Es cierto hay una incipiente revolución del género, ¡imagínense cuando esté en su esplendor!

Al respecto sólo diré, como se concluyó al final, que el problema no es una mujer transexual en un concurso de belleza, sino el concurso en sí y lo que representa para las mujeres. Tenemos que dejar de concebirnos como mujeres para el sistema (para los hombres) y entendernos como mujeres para nosotras mismas, sólo así nos apreciaremos y nos querremos tal y como nos merecemos.

En la página de mi querida amiga Kika Fumero, donde participamos principalmente mujeres feministas, la polémica derivó sobre definir quién es el sujeto político del feminismo. El péndulo osciló entre: sólo mujeres cisexuales o todas las mujeres, al final triunfó la esencia del feminismo, ¡Todos los derechos para todas las mujeres!

Con respecto al segundo caso, la verdad me abrumó tanta xenofobia entre mis familiares y amigos, intuía que las y los mexicanos teníamos ahí un rasgo grande de discriminación en general, muestra de ello es la situación en la que se encuentran 25 millones de personas indígenas del país, pero esto me rebasó.

Ahora gracias al gobierno de Washington y a un indolente y dócil gobierno mexicano, tenemos una crisis humanitaria de enormes proporciones.

Me preocupan mucho las reacciones de la mayoría ante ambos acontecimientos, no me permiten hablar de manera optimista del futuro. Si seguimos así que no nos extrañe que en seis años tengamos en Los Pinos a un remedo de Donald Trump o a una caricatura de Jair Bolsonaro.

Lo que me alienta es la organización en las redes sociales con el fin de paliar un poco el sufrimiento de las y los hondureños, les invito a que estén atentas/os a esas acciones.

¡Yo soy migrante!

Por cierto, no he eliminado a nadie de mi aldea planetaria.

Botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad