Botella al MarCOLUMNAS

Botella al Mar| Es urgente un periodismo distinto

129 Vistas

Martha Canseco González

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo, 4 de octubre, 2021.-Hace algunos años escribí en esta misma columna que son las mujeres periodistas de México las que le están dando un rostro distinto al pobre periodismo que se hace en este país. Y eso está ocurriendo no sólo en tierras aztecas, sino también en otros lares, las mujeres estamos hartas del periodismo machista y misógino que es tan común en la mayoría de los medios.

Y cómo no, sí, los medios son la caja de resonancia de los roles y los estereotipos de género del sistema hegemónico y patriarcal, sí, los medios de comunicación son el brazo ideológico de este sistema que pone en un nicho de santo a todo lo masculino y a los hombres, por más mediocres que sean y se burla, desvanece, oculta, invisibiliza, todo lo femenino y lo que hacemos las mujeres.

Fíjese lo que está ocurriendo en Argentina, hay una campaña que se llama, “Cultivar el debate” que busca que los comentarios que se dan en las redes sociales tomen altura, sean más inteligentes, más informados y busquen elevar la consciencia. El comunicólogo italiano Umberto Eco, dijo no hace mucho, “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas”, una más de él “Las redes sociales generan una invasión de imbéciles”.

En este contexto, mí querida amiga Sandra Chaher, directora de Comunicación para la Igualdad y sus amigochas, lanzan su podcast “Germinar la Nube”, que busca mejorar el contenido en las redes sociales.

En España, la periodista Pepa Bueno, es a partir de agosto pasado la directora general del conocido diario El País y en su campaña por conseguir suscriptoras, describe así el periodismo que impulsa: “Afronto ahora, un reto apasionante, con muchas ganas y con el objetivo de seguir haciendo un periodismo cada vez más relevante. Un periodismo comprometido con la fiscalización del poder y con el progreso.

Con los avances sociales, con la igualdad, con la crisis climática, con la salud pública global, la ciencia, la educación, el impacto de la tecnología en nuestras vidas, la cultura en español, las vanguardias, las nuevas formas de vivir la vida”

No nos vayamos tan lejos, el periodismo que impulsa la misma Sara Lovera, con sus 72 años recién cumplidos en SemMéxico. Por supuesto diferente a lo que ocurre en la mayoría de los medios en el país, que, si bien es crítico con el actual gobierno, sobre todo en lo que refiere a su política misógina hacia las mujeres, adolescentes y niñas, no fomenta el odio. Como los otros que se van contra todo lo que les parezca diferente a la pobre concepción de sí mismos.

Y todo esto, porque de casualidad escuché la entrada del noticiero de Heraldo Radio del martes 28 de septiembre que conduce un tal Jesús Martín Mendoza.

¡No cabe duda!, es privilegio masculino hablar de lo que no se sabe, desde la ignorancia. Ya pasó el tiempo en que a las y los periodistas nos la sentenciaban, estar detrás de un micrófono o una cámara, conlleva una responsabilidad muy grande, ahora cualquier idiota, como dice Eco, tiene acceso.

Grabé las pendejadas de Jesús, no las voy a reproducir aquí porque sería darle coba, ¡jamás! Sólo decir qué de acuerdo a la ley general de Radio y Televisión, este mentecato violó varias normas y leyes.

Hizo apología de la violencia, difamó, mintió y sobre todo dio su pobre opinión personal que, la verdad, a nadie le interesa y mucho menos cuando está cargada de un machismo aldeano, misógino y primitivo, es un noticiero, no una columna, como la que estoy escribiendo aquí, ¿sabrá Jesús la diferencia?, ¿habrá estudiado periodismo?, me pregunto.

La secretaría de gobernación tendría que intervenir, claro, se supone que es la encargada de vigilar que en los medios no se cometan crímenes, como los que este hombre cometió. No tengo muchas esperanzas al respecto, cuando el propio presidente es tan proclive a estas características y ha puesto ahí a su querido compadrito.

Sandra, Pepa, Sara, sigan con su labor, llegará el día en que recuperemos al verdadero periodismo, no al cooptado, al que responde a los intereses empresariales ávidos de enriquecerse hasta la náusea.

Recordar que la ley de medios más progresista y avanzada de Hispanoamérica es la de Argentina, por cierto, aprobada cuando Cristina Fernández fue presidenta de ese país, sí el menso de Jesús, estuviera en argentina, ¡ya lo habrían mandado a tomar cursos de género y periodismo y por supuesto ya lo habrían sacado del aire!

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad