Internacional

Campaña ecuménica apuesta por el amor en la diversidad familiar

188 Vistas

De la Redacción

SemMéxico/ SEMlac. La Habana, Cuba. 31 de mayo 2021.- Mostrar el amor como denominador común de la diversidad de familias que existen en la sociedad cubana actual, de cara al próximo debate y referendo popular sobre un nuevo Código de las Familias en la nación caribeña, es el centro de una campaña que se abre paso hoy en las redes sociales.

«FamiliaS: Hasta que el amor sea ley» es el nombre de esta iniciativa, que tiene como singularidad el ser promovida por Voces Ecuménicas Cubanas, una plataforma colaborativa de inspiración religiosa.

En su lanzamiento en Facebook, el grupo resalta toda la gama de colores, formas y tamaños que tienen los entornos filiales en la nación caribeña y reafirma «la plena convicción de saber que Dios bendice cada hogar». Con esa premisa, apuesta porque «el próximo Código de las Familias sea lo más justo, inclusivo, renovador, propositivo y movilizador».

La campaña apela a acciones sencillas, como la creación de marcos para los perfiles en Facebook, que ya el colectivo de mujeres lesbianas y bisexuales Las Isabelas comparte; y la presentación de testimonios de familias diversas, como la de un niño de 11 años llamado Kevin, quien convive con su abuela.

El pasado 25 de mayo, durante el Día de África, también difundieron imágenes de familias interraciales, mientras que entre los contenidos que comparten se encuentran reflexiones que, tomando como base pasajes bíblicos, intentan sensibilizar sobre el derecho de todas las personas a constituir su propio núcleo filial.

«Hagamos de Cuba un lindo arcoíris donde todas las familias puedan sentir el abrazo de Dios», expresa uno de esos materiales y añade: «Seamos como Iglesia una laboriosa fábrica de arcoíris para todas aquellas personas que sienten que no son reconocidas como merecedoras de amor».

Entre las acciones que forman parte de la campaña, destaca igualmente la publicación de podcasts, en los cuales «voces desde una perspectiva teológica y pastoral» abordan la realidad cubana de cara al nuevo Código de las Familias.

«No existe un modelo de familia único porque tenemos diferentes maneras de relacionarnos y sentir», enfatizaba en uno de esos mensajes el pastor Luis Carlos Marrero Chasbar, quien señaló que la familia no se define solo por los vínculos de sangre y parentesco, sino que trascienden distintas formas de relaciones afectivas.

El religioso apunta que el llamado modelo de familia original o aceptable, basada en la familia divina conformada por María, José y Jesús, se convirtió durante años en un modelo parcializado que respondió a un discurso machista y arcaico, que buscaba afianzar el modelo patriarcal.

Puso ejemplos de familias diversas que aparecen reflejadas en el Antiguo y el Nuevo Testamentos, e insistió en que el amor y el afecto entre las personas es lo que debe primar. «Todos los derechos para todas las familias», agregó.

De las etiquetas que condenan y enjuician también dan cuenta otros testimonios, como el de Mailé Vázquez Avila, madre de una niña y un niño, teóloga feminista, quien labora en el Centro Memorial «Martin Luther King» y es miembro de Junta Mensual de la Habana, Iglesia de los Amigos Cuáqueros-Havana Quakers.

«Dentro de la iglesia una a veces se siente etiquetada: divorciada, decían. Pero después de un tiempo de procesar lo que había ocurrido, comencé a sentir que mi proyecto de familia no estaba perdido en absoluto. Un día me dije, el tren continúa, simplemente alguien se bajó del tren», comenta en uno de los materiales.

Agrega que la maternidad le cambió la propia imagen que tenía de Dios. «Fue la primera vez que me dije: Dios tiene que ser madre», dijo.

Cuba se prepara para llevar a discusión y referendo popular un nuevo Código de las Familias, en el cual se espera esté incluida la posibilidad del matrimonio igualitario y otros reclamos de las familias no heteronormativas.

La Constitución vigente desde 2019 contempla el matrimonio como una institución social y jurídica para la cual no hay más requisitos que el libre consentimiento de los cónyuges, la igualdad de derechos, obligaciones y su capacidad legal; sin embargo, precisa que la ley normará lo relativo al tema.

La carta magna también refrenda en varios artículos elementos que sirven de base para una decisión favorable sobre el particular, como el reconocimiento de la dignidad humana como valor supremo; la igualdad de todas las personas ante la ley; la garantía del goce pleno de todos los derechos para todos; así como el derecho de cada quien a fundar una familia y el reconocimiento y protección estatal a estas, sea cual fuere su organización.

Es por ello que la comunidad LGBTI y personas solidarias se movilizan para sensibilizar en torno al asunto y evitar que la influencia de extremistas religiosos y otros sectores contrarios a la aprobación del derecho al matrimonio igualitario logre escamotearlos durante la consulta popular.

En ese contexto, la iniciativa de Voces Ecuménicas Cubanas cobra mayor valía, al desmontar estereotipos y falsas creencias desde el propio conocimiento de las Sagradas Escrituras y la práctica de la fe.

Recientemente, han sido varias las iniciativas ecuménicas desplegadas en apoyo a la diversidad familiar, como la campaña «+amor, +derechos», del Movimiento Estudiantil Cristiano de Cuba (MEC-C), que defiende también la necesidad de un nuevo código de las familias inclusivo para Cuba, que garantice los derechos para todas las personas.

También «Cristo ama mis colores», iniciativa conjunta entre la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) en Cuba y el colectivo Abriendo brechas de colores (ABC), que pone en primer plano rostros y testimonios de personas cristianas de diversas orientaciones sexuales e identidades de género que asumen plenamente su sexualidad y su fe en Cuba.

Comment here

Accesibilidad