COLUMNASJuego de PalabrasYaneth Tamayo Ávalos

Campañas electorales excluyentes

321 Vistas

Juego de Palabras

Yaneth Angelica Tamayo Avalos

SemMéxico, 25 de mayo, 2021.- El próximo 6 de junio, se llevarán a cabo las elecciones más grandes en la historia del país; 32 entidades tendrán elecciones concurrentes con la federal, por lo que, 21 mil cargos de elección popular estarán en juego.

En números más precisos, se encuentran registradas 101 mil 634 personas aspirando a un cargo de elección popular, candidaturas que representan las plataformas de 10 partidos políticos y de algunos candidatos independientes.

Lo que nos indica que, las candidatas y candidatos registrados se encuentran realizando campañas electorales con la finalidad de que un padrón electoral de 93 millones 676 mil 29 personas inclinen su voto para otorgarles el tan anhelado cargo de elección popular y la presencia mayoritaria en los congresos.

Campañas que, de acuerdo a los lineamientos de un proceso democrático deben ser incluyentes, libres de estereotipos y discriminación, y por supuesto apegadas al respeto de los derechos humanos.

De tal manera que, las campañas electorales sean una herramienta mediante las cuales la ciudadanía cuente con información necesaria sobre el partido o candidato que a su elección habrá de representarla; pero también, como una forma de hacerle saber que su participación, elección y decisión será fundamental para la ejecución de programas de gobierno, políticas públicas y acciones que impactarán la vida de todas las personas.

Por tal motivo, las propuestas que planteen los partidos políticos a través de sus candidatas y candidatos deben basarse en valores de la pluralidad, tolerancia y el reconocimiento de todas las personas a participar en los asuntos públicos.

Sin embargo, pareciera que estos valores y lineamientos han sido olvidados, ya que las propuestas no son incluyentes, son generalizadas y pensadas desde una visión androcéntrica e ideológica.

Si bien existen algunas candidatas y candidatos que de palabra han suscrito posicionamientos y agendas incluyentes a favor de las mujeres y otros colectivos, lo cierto es que, solo unas cuantas candidatas con trayectoria en la defensa por los derechos humanos y conocimientos en género han transversalizado su plataforma político-electoral.

Siendo precisamente estas, quienes desde sus propuestas electorales incluyen y visibilizan las necesidades de las mujeres, las cuales representan el 51% del padrón electoral y listado nominal.

Lo que resulta preocupante, ya que en un sistema democrático que aspira a un ideal basado en la justicia, la libertad y igualdad de oportunidades, resulta contradictorio que solo unas cuantas personas, tomen en cuenta la realidad social e histórica que atraviesa a más de la mitad de un país.

Y que aún, a sabiendas de que las circunstancias sociales pasadas y actuales han colocado a las mujeres y otros colectivos susceptibles de ser vulnerados, los partidos políticos y las personas candidatas sigan negándose a ver y a escuchar a una población que les grita el hartazgo de las mismas prácticas de gobernanza y de las mismas formas de hacer programas y políticas públicas. 

Y antes que generar campañas incluyentes y respetuosas de los derechos humanos, prefieran diseñar campañas electorales polarizando las preferencias ideológicas; ya sea criminalizando a las mujeres o estigmatizando los diversos tipos de familias o uniones.

Lo que claramente se aparta de la inclusión de toda la ciudadanía, posicionando la dignidad y los derechos de las mismas en segundo plano que no se contemplan en los planes de gobierno si es que ganan.

Por lo que, ante un panorama con poca certeza para un país que constantemente permite la violación a derechos humanos, la violencia contra las mujeres por razón de género, la discriminación en todas sus vertientes y el rezago económico de más del 49% de sus habitantes, en donde el 42.4 por ciento son mujeres.

Solo basta recurrir a la memoria histórica y no otorgar nuestro voto a quienes solo han hecho de nuestros derechos y luchas, un juego con el cual simulan su voluntad política y protegen sus intereses políticos.

Comment here

Accesibilidad