Mujeres

Consejo de Género OEM: Empresas mexicanas tienen rezago en igualdad

336 Vistas
  • Solo una cuarta parte de las mujeres trabajadoras ocupan puestos de gerencia
  • Tenemos que hacer una labor titánica para acabar con el acoso, dice vicepresidenta de Coparmex

Juan Luis Ramos

SemMéxico/El Sol de México, Cd. de México, 2 de mayo, 2022.- A pesar de representar más de la mitad de la población en México y de demostrar aportación para el crecimiento de la economía, las mujeres siguen rezagadas en las actividades empresariales del país y su realidad en el campo laboral deja mucho que desear, coincidieron directivas durante la decimonovena sesión del Consejo con Perspectiva de Género de la Organización Editorial Mexicana (OEM).

La baja participación de las mujeres en puestos directivos, los impactos de la pandemia en el mercado laboral femenino y la falta de una agenda y recursos en materia de equidad de género, fueron algunos de los temas que abordaron las directivas.

Además, la directiva citó datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que indican que con la pandemia se perdieron 10 años de avances en equidad de género dentro del campo laboral de la región.

“Con la pandemia, la situación de la mujer del mundo del trabajo empeoró porque estábamos, la mayor parte de nosotras, trabajando en la informalidad y fueron de los sectores más afectados, porque tuvieron que dejar de vender en la calle o cerrar sus microempresas e irse a cuidar de los hijos y los enfermos”, señaló Flores.

Asimismo, indicó que en el caso del mercado formal, las mujeres están sobrerrepresentadas en los sectores más afectados por la pandemia, como el de los servicios en turismo, entretenimiento, bienes raíces o ventas en retail, que cerraron por el confinamiento; mientras que en campos de crecimiento como las tecnologías de la información, el comercio electrónico, la logística y la producción de de bienes y servicios las mujeres tienen poca participación.

Añadió que en los meses de la crisis sanitaria, una quinta parte de las empleadas buscó trabajar menos horas y 30 por ciento buscó un trabajo menos demandante para poder seguir con los cuidados.

De igual modo, subrayó que a pesar de representar más de la mitad de la población, solo una cuarta parte de las mujeres trabajadoras ocupan puestos de gerencia, cifra menor cuando se habla de cargos de dirección o de CEO.

Además, sostuvo que una de cada cinco de las empresas que operan en el país tiene mediciones sobre el número de mujeres en puestos de liderazgo, pero que en general son compañías extranjeras que tienen ese tipo de políticas de género.

Al respecto, Gabriela Ramírez, periodista del Centro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana, recordó que las mujeres tienen menos probabilidades de participar en el mercado laboral, pese a que está demostrado que aumentan la productividad de una empresa.

De acuerdo con un sondeo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a 13 mil empresas de 70 países, cuando las mujeres ocupan puestos directivos mejora el desempeño de las empresas y pueden aumentar hasta 20 por ciento su rentabilidad.

 “No obstante, son los hombres, y no las mujeres, quienes tienen más probabilidades de participar en el mercado laboral (…) la tasa media de participación global de las mujeres en el empleo era de 48.5 por ciento, mientras que la de los varones alcanzó 75 por ciento”, dijo.

Recordó que la Agenda 2030 de la ONU, a la que México se sumó, tiene entre sus metas el fortalecimiento de la participación plena de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo.

Seguridad y empatía

Una de las principales demandas de las mujeres a la sociedad mexicana es la seguridad. Lorena Jiménez, vicepresidenta nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), enfatizó que este tema es de suma importancia, tanto para la integridad física como para la confianza de las mexicanas.

Recordó que en México hay entre 10 y 11 mujeres asesinadas todos los días, lo que se traduce en una violencia sistémica hacia el género que se debe erradicar.

Desde las empresas, dijo, se debe hacer una labor titánica en materia de perspectiva de género para acabar con temas como el acoso, algo que combatió desde que tomó las riendas de Agacel Agregados y Asfaltos, empresa familiar que encabezó su padre.

“Hay que seguir impulsando que se acabe esta violencia sistémica, esta revictimización de las mujeres en general, y creo que aquí los medios juegan un rol fundamental, y necesitamos aliados, tanto hombres como mujeres, tiene que dejar de ser un tema solo de un género, eso también lo tenemos que erradicar, este es un tema de Derechos Humanos de una sociedad que está totalmente podrida”, dijo.

La directiva apuntó en que debe haber una gran inclusión de mujeres en puestos directivos, por lo que se debe hacer un amplio trabajo de capacitación, sobre todo a mujeres que no habían tenido jamás ninguna oportunidad.

Al respecto, Sofía Calvert, vicepresidenta nacional de Comités, Comisiones y Representaciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), sostuvo que resulta innegable que México es un país que sigue sin impulsar y aprovechar el talento de la mujer.

Recordó que la desigualdad salarial es una de las grandes barreras a la que se enfrentan las trabajadoras, ya que por cada cien pesos que gana un hombre, las mujeres perciben 73 pesos, y eso en puestos directivos, de acuerdo con datos de PwC.

La directiva apuntó que si para 2030 el país logra sumar a 8.2 millones de mujeres a la actividad económica se traducirá en un gran beneficio social como mayores ingresos y ahorros en los hogares, mejores ejemplos de esquemas familiares en el hogar, empresas más dinámicas y rentables, y por lo tanto, un mayor crecimiento económico.

Falta de agenda

Uno de los problemas de género en México es que hay muchos diagnósticos sobre la desigualdad para las mujeres; sin embargo, falta una agenda real que ataque el problema en el corto plazo, consideró Cintia Angulo, vicepresidenta de Power China en el país.

 “Yo no veo realmente una agenda, no veo una agenda que nos permita pensar que en el corto plazo estamos atacando los problemas que ya han sido diagnosticados y evaluados”, dijo.

Recordó que datos del Foro Económico Mundial señalan que para poder llegar a equidad de género en el mundo faltan 150 años, pero destacó que hay elementos suficientes para acelerar esta transformación.

Uno de ellos, apuntó, es el de la comunicación, ya que en los medios y en general se habla sistemáticamente en masculino, y debe haber más presencia femenina.

Asimismo, apuntó que si bien ha habido políticas de equidad, por ejemplo en el Congreso, esto no se ve reflejado en una agenda o en recursos para impulsar programas de igualdad.

“Esas mujeres deberían de tener una agenda transversal, sin embargo, no la estamos teniendo y lo único es que sirven para llenar la estadística que, insisto, es fundamental para la toma de decisiones, pero tenemos más de 10 años en la estadística y muy poco en la definición”, apuntó.

La directiva hizo un llamado a destinar más recursos para una agenda de equidad de género para reducir las brechas en menor tiempo.

Finalmente, la periodista Sara Lovera destacó que el salario no remunerado de las mujeres en el país, que equivale a 25 por ciento del PIB, serviría para salir de la crisis económica en la que México se encuentra.

Coincidió con las directivas en que el tema de la equidad debe abordarse, en principio, desde los medios de comunicación, y posteriormente trabajar en una agenda para acabar con la desigualdad.

SEM-SoldeMéxico/jlr

Comment here

Accesibilidad