Lupita Ramos Ponce

Coordenada

766 Vistas

¿A quién se le ocurre?

• Alfaro gobierno sin mujeres

Lupita Ramos

SemMéxico, 4 octubre 2018.- Recientemente se dio a conocer por el gobernador electo de Jalisco Enrique Alfaro sus propuestas de conformación del próximo gabinete con el que se acompañará en su administración.

Lo primero que resalta es su decisión de no conformar un gabinete paritario, contrario a lo que ocurre a nivel nacional en donde ocho mujeres y nueve hombres integrarán las 17 secretarías de Estado del gabinete de Gobierno del presidente electo de México, incluso, una de las Secretarías más importantes, la Secretaría de Gobernación, será dirigida por una mujer, la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero.

En Jalisco, parece no importarle al gobernador electo que la Paridad genera las condiciones para el avance hacia una sociedad más justa, incluyente y democrática, él prefiere seguir gobernando a la antigüita: rodeado de hombres con el pretexto de que se elige a los mejores perfiles sin importar el sexo.

Pues flaco favor hace con esas expresiones a las mujeres jaliscienses que según el planteamiento de Alfaro no son lo suficientemente capaces para ser convocadas a su gabinete, de los 24 puestos anunciados, solo en siete están asignadas mujeres.

Desde el año 2014 que se reforma la Constitución Política de México para garantizar la paridad en las candidaturas, se genera una tendencia progresiva para la inclusión de las mujeres en los espacios de decisión en todos los niveles de gobierno.

La paridad contribuye, sin duda, a  eliminar la exclusión estructural de las mujeres en la sociedad. Ojalá que alguien se lo pueda explicar al próximo gobernador. Por otra parte, se anuncia la “refundación” del Estado con algunas propuestas que pudieran ser novedosa y algunas otras que pudieran resultar ocurrencias que surgen de la ignorancia y del desconocimiento, tal es el caso de la intencionalidad de desaparecer el Instituto Jalisciense de las Mujeres para que quede inserto en la nueva Secretaría de la Inclusión Sustantiva.

La historia de creación de los Institutos de las Mujeres es de larga data y escapa a lo nacional y lo local. La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer se reunió por primera vez en Lake Success, Nueva York, en febrero de 1947, poco después de la creación de las Naciones Unidas. Desde su nacimiento, la Comisión contó con el apoyo de una dependencia de las Naciones Unidas que más tarde se convertiría en la División para el Adelanto de la Mujer, dependiente de la Secretaría de las Naciones Unidas.

A mediados de los años setenta, la Organización de las Naciones Unidas impulsó una serie de cumbres mundiales y de iniciativas para orientar las acciones de los gobiernos para promover el desarrollo humano sostenible incluyendo la participación activa de las mujeres. Entre estas cumbres destaca la IV Conferencia Internacional de la Mujer celebrada en Beijing, China en 1995, porque en ella se definió una Plataforma de Acción que debía orientar la acción gubernamental en 10 ejes fundamentales y lo más importante esta conferencia también definió la creación de Mecanismos Institucionales para el Adelanto para las Mujeres, es decir los Institutos y Oficinas de la Mujer que apoyan el desarrollo de las Políticas y acciones que mandató la IV Conferencia Mundial. Por eso pregunto

¿A quién se le ocurre que desaparecer el instituto Jalisciense de las Mujeres y fusionarlo en una Secretaría de la Inclusión es una buena opción para las mujeres? Se equivocan. No solo es una ocurrencia que parte de la ignorancia y el desconocimiento de la historia de lucha y creación de estos mecanismos de adelanto para las mujeres, sino que contraviene los mandatos internacionales en materia de Derechos Humanos.


lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponce

Comment here

Accesibilidad