Mujeres

Defensoras de derechos humanos agredidas construcción de proyecto eólico en Unión Hidalgo, Oaxaca

491 Vistas

No se ha logrado la identificación de riesgos y no hay  medidas de protección 

Mujeres del Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC)  acompaña a la comunidad  desde el 2013

Proceso de consulta plagado de corrupción, información falsa y opacidad, piden suspenderlo

Elda Montiel

SemMéxico, Cd. de México, 9 de julio 2021.- La comunidad zapoteca de Unión Hidalgo pide apoyo a través de firmas para detener la consulta indígena que pretenden reactivar la empresa de energía estatal francesa, Electricité de France (EDF) y el gobierno de Oaxaca para la construcción del megaproyecto de energía eólica Gunaa Sicarú a pesar del riesgo sanitario que esto implica, por las muertes y contagios por el COVID 19.

La organización de mujeres Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC) que ha acompañado a la comunidad desde el 2013, señala que este proceso de consulta ha estado plagado de corrupción e información falsa por lo que la comunidad exige la suspensión de la misma hasta que no existan las condiciones adecuadas. 

En 2020 el gobierno municipal de Unión de Hidalgo y la Secretaría de Energía (Sener) planearon una consulta, pero se suspendió por la pandemia. Eso permitió que los unidalguenses se organizaran con otras comunidades oaxaqueñas que resisten contra los parques eólicos: Álvaro Obregón, La Ventosa, San Dionisio del Mar y San Mateo del Mar.

Además, el gigante trasnacional, EDF, de acuerdo a ProDESC sería responsable por contribuir a violaciones serias a los derechos de la comunidad, al fallar en la identificación de riesgos y la implementación de medidas de protección en el desarrollo de su proyecto eólico Gunaa Sicarú. 

Además, la subdirectora de la organización ProDESC, Verónica Vidal Degiorgis, aseguro que existe una correlación directa entre las agresiones a personas defensoras y el desarrollo de proyectos de energía eólica en el istmo de Tehuantepec en el 46 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en febrero de 2021.  

Acoto que de 2012 a 2018, Oaxaca fue la entidad que registro mayores agresiones a personas defensoras (79 del país) y los ataques se concentraron en la zona de Juchitán, mismas que se dieron en una imposición de parques eólicos.

Destacó que desde el 2011 defensores y defensoras de derechos humanos de Unión Hidalgo son beneficiarias de medidas cautelares humanitarias, mismas que se ampliaron en 2012 con la entrada de Electricite de France a la comunidad y el incremento exponencial de las amenazas y agresiones en su contra. 

Cabe destacar que el istmo de Tehuantepec es la región de México donde los vientos soplan con más fuerza: desde 36 hasta los 72 kilómetros por hora en los días más intensos, lo que atrajo a la industria de la energía eólica trasnacional y justo en esa franja se encuentra Unión Hidalgo, municipio de Oaxaca. 

De acuerdo a la investigación periodística de Javier Hernández Alpízar de Corriente Alterna de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) “el aire es tan fuerte, que los conductores inexpertos pueden volcar en sus autos y camiones”.

Detalla que el proyecto del Corredor Eólico en el Istmo de Tehuantepec abarca los municipios de Juchitán de Zaragoza, El Espinal, San Dionisio del Mar, Asunción Ixtaltepec, Unión Hidalgo y Santo Domingo Ingenio. Compañías como Demex o empresas que compraron los parques eólicos, como Bimbo, tienen aerogeneradores en todos estos lugares. 

Électricité de France proyecta instalar parques eólicos al oeste de Unión Hidalgo, mientras que Demex planea construir al sur, rumbo a la laguna.

A partir de un amparo presentado por personas defensoras, en octubre de 2018 un Juzgado Federal en México falló históricamente en favor de la comunidad de Unión Hidalgo y ordenó a las autoridades mexicanas el desarrollo de una consulta que cumpliera los más altos estándares internacionales. Lo cual no se cumplió.

Debido a la Ley del Deber de Vigilancia de Francia los miembros de la comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo, Oaxaca, presentaron en París en octubre del 2020 una demanda civil en contra del gigante energético Electricité de France (EDF) por violación a sus derechos humanos. 

Se trata de la primera acción legal de su tipo iniciada por una comunidad indígena de las Américas, y es acompañada por la organización mexicana Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A.C. ProDESC, y el European Center for Constitucional and Human Rights, ECCHR.

La empresa firmó contratos y acuerdos, desarrolló procesos paralelos de información y comunicación, y contribuyó a la ruptura del tejido social en Unión Hidalgo, afectando el carácter previo, libre e informado de la consulta desarrollada por autoridades mexicanas respecto a tal proyecto.

“Este es un llamado claro para que EDF termine sus abusos, cambie su mal comportamiento y deje de buscar imponer a toda costa su proyecto. El que un parque eólico se desarrolle violando los derechos humanos no es justo ni en México ni en Francia ni en ninguna parte del mundo”, dijo Rosalva Martínez, defensora de derechos humanos de Unión Hidalgo. 

Para empezar, las tierras comunales se hicieron pasar, irregularmente, como propiedad privada con el apoyo de notarios. Eso lo denuncia Juan Antonio López, coordinador de Justicia Transnacional del Proyecto Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Prodesc), organización no gubernamental defensora de derechos humanos es la que acompaña a los unidalguenses en el proceso legal interpuesto en Francia.

Comment here

Accesibilidad