COLUMNASEnriqueta Burelo MelgarPor la Cuarta

Del voto a la paridad

687 Vistas

Enriqueta Burelo

SemMéxico, 12 de octubre, 2020.- A 67 años que Adolfo Ruiz Cortines, entonces presidente de México, promulgó el 17 de octubre de 1953 las reformas constitucionales para que las mexicanas gozaran de la ciudadanía plena, de qué logros pueden presumir tanto las mujeres que desde la sociedad civil han impulsado medidas legislativas para promover la presencia de mujeres en los cargos de elección popular como quienes militan en los partidos políticos.

Podemos estar contentas por la presencia numérica de mujeres en los Congresos Locales y en el Congreso de la Unión, así como, un mayor número de presidentas municipales, que era el techo de cristal o piso pegajoso, un espacio casi vetado para las mujeres, primero regidoras o sindicas y a golpe de trabajo político, se logrado incrementar la presencia de mujeres en los espacios municipales.

Sin embargo, la presencia en número no basta, es esencial la llegada a estos espacios de mujeres empoderadas en el estricto sentido de la palabra, que sean capaces de incidir y tomar decisiones, llevar a cabo alianzas; por citar un ejemplo, recientemente en Chiapas se hizo la votación para elegir al presidente de la Junta de Coordinación Política y de la Mesa Directiva en el Congreso Local, repitió en el primer cargo el diputado Marcelo Toledo y en el segundo espacio que estaba ocupado por una mujer la diputada Elizabeth Bonilla, le correspondió a un hombre, el diputado José Octavio García Macías, que nos muestra este hecho, que 22 diputadas que son mayoría en el Congreso Local no pudieron ponerse de acuerdo para hacer un frente común para lograr que una mujer ocupara el cargo que era un espacio ganado.

Por otro lado, el problema general de la violencia política de género en Chiapas es la simulación y la usurpación de funciones, en el proceso electoral de 2015 un total de 34 credenciales de elector de mujeres fueron sustituidas por varones a la hora del registro de candidatos a puestos de elección y en el 2018, de 33 municipios gobernados por mujeres el 75 por ciento ocurre el mismo fenómeno, expuso la Doctora Ruby Araceli Burguete Cal y Mayor, investigadora, docente y actualmente directora en la unidad sureste del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), con sede en San Cristóbal de Las Casas.

Este fenómeno no es una particularidad de los municipios indígenas, tiene que ver con la instauración de la paridad de género y la responsabilidad institucional del cumplimiento de los derechos de las mujeres y la falta de la fuerza del Estado Mexicano que no garantiza la aplicación de la ley.

Estas declaraciones se dieron durante la presentación virtual del Cuadernillo de Divulgación No. 3:” Paridad y violencia política en razón de género en municipios indígenas de Chiapas (2015-2018) publicado por el IEPC.

Lo que es particular de los pueblos indígenas, es cómo esta violencia política de género y usurpación de funciones se manifiesta, estamos frente a una situación donde la semilla del problema está en que los partidos políticos buscan nombres para cumplir con la paridad, enfatizó.

El problema son los partidos políticos y coaliciones, reside que, a la hora de elegir candidatas a puestos de elección en la paridad horizontal, buscaron hombres, incumpliendo así con el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos les entregó como prerrogativa la obligación de cumplir con la paridad de género.

Se crearon presidencias municipales de parejas presidenciales, tanto en municipios indígenas como mestizos, incluso, las campañas no la realizaron las mujeres registradas, sino los hombres, tanto por partidos políticos ganadores y los que no son ganadores, en la propaganda política en busca del voto del electorado figuraron hombres, no las mujeres contendientes, denunció.

En este evento, también hizo uso de la palabra a través de un video testimonial Elena López López, síndica municipal de San Andrés Larráinzar, la cual señaló que las transformaciones positivas en cuanto a la equidad de género en su municipio, han sido un proceso de mucha concientización por mucho tiempo, y dijo que se tiene la esperanza que pueda servir como ejemplo a otros municipios indígenas. “Si dejamos a un lado la costumbre de ver solo a hombres en la toma de decisiones y nos acostumbramos a compartir las responsabilidades en ambos géneros, podremos erradicar la discriminación y cerrar la brecha de la violencia política y todas las demás violencias”.

Para que finalmente podamos hablar de avances sustantivos en el tema de paridad es importante señalar que no solo es la igualdad numérica, es esencial conformar una masa crítica de mujeres para forjar cambios estructurales que faciliten y promuevan un horizonte paritario, en los municipios de la región indígena es necesario continuar trabajando para que el respeto a las mujeres sea la costumbre. Asimismo, el Observatorio de Participación y Empoderamiento Político de las Mujeres puede jugar un papel relevante como el espacio de coordinación institucional, ya que tiene la ventaja de que incluye a las representaciones de los partidos políticos e instituciones electorales.

Comment here

Accesibilidad