Opinión desde CLADEM

Desde CLADEM| Día Internacional del Trabajo Doméstico

233 Vistas

Aurora Natalia Rojas Ramos

SemMéxico, Guadalajara, Jalisco, 01 de julio del 2022.- El 02 de Julio se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico, el cual fue instaurado durante el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe. Esta conmemoración coloca en las agendas públicas de todos los niveles la erradicación de las desigualdades estructurales entre mujeres y hombres respecto al trabajo dentro de los hogares.

Si bien el trabajo doméstico comprende el trabajo no remunerado y el remunerado, en ambos casos se trata hoy de una labor mayoritariamente realizada por mujeres, niñas y adolescentes, rodeada de estigma, largas jornadas laborales, poca o nula retribución económica, desvaloradas e invisibilizadas material y simbólicamente en la sociedad, como son las tareas de cocinar, limpiar, barrer, fregar, coser, hacer las compras, tender las camas; lavar, planchar y guardar la ropa; cuidado de personas ancianas o niños, resguardo de la casa, acompañamiento de niños a la escuela, etc.

A nivel mundial, según la ONU, las mujeres realizan al menos 2,5 veces más trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que los hombres, lo cual revela lo arraigado de la división sexual del trabajo, que sigue reforzando el papel subordinado de las mujeres en la cultura, economía, sociedad y política.

En México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante 2018 las mujeres destinan 25 horas más a la semana que los hombres a las labores domésticas y de cuidados. Igualmente, la Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México 2019 revela que el 74.8% del tiempo que los hogares destinaron a las labores domésticas y de cuidados lo aportaron las mujeres. El trabajo doméstico no es considerado como actividad económica, debido a la falta de remuneración. Sin embargo, en 2018 las labores domésticas y de cuidados registraron un nivel equivalente a 5.5 billones de pesos, lo que representó el 23.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Ante el fenómeno universal de la feminización de la responsabilidad de cuidar y limpiar, las mujeres feministas han cuestionado la asignación de estereotipos sexistas que encasillan a las mujeres como cuidadoras “naturales” desde el régimen patriarcal a partir del fortalecimiento de la heterosexualidad obligatoria. La frase de Silvia Federichi «Eso que llaman amor es trabajo no pago” abrevia un sistema económico que existe gracias a la red de cuidados y tareas del hogar que realizan millones de mujeres día con día sin recibir pago alguno.

Por todo lo anterior, este 02 de Julio es importante visibilizar cómo las mujeres a lo largo de la historia nos hemos rebelado ante los mandatos del sistema patriarcal de asumir el trabajo doméstico como destino y obligación, luchando por reivindicar desde distintas narrativas, experiencias y exigencias el reconocimiento de nuestra vida, dignidad y libertad, así como el reconocimiento igualitario y digno de nuestro trabajo dentro y fuera de los hogares.

Hoy más que nunca hacemos un llamado a las mujeres, la sociedad en general y  a los gobiernos de México y el mundo a implementar política pública integral centrada en las relaciones y dependencias de la vida humana, en prácticas éticas de las labores de cuidado y reproducción, en donde la redistribución de las tareas del hogar entre mujeres y hombres sean un punto central para construir sociedades más justas, libres y plenas.

Comment here

Accesibilidad