COLUMNASIsabel Ortega MoralesVioleta del Anáhuac

“Día de la mujer mexicana”

597 Vistas

VIOLETA DEL ANÁHUAC

Isabel Ortega Morales

SemMéxico, Chilpancingo, Guerrero, 15 de febrero, 2021.-Es evidente que el siglo XXI aún no trae consigo para todas las mujeres el reconocimiento pleno a sus derechos políticos, y aún se tiene que movilizar y organizar para mover reformas que lo hagan pleno. Quiero pensar, no encontré el dato, que para los años 60’s Maruxa Vilalta -María Vilalta Soteras- observaba desde su análisis de los problemas contemporáneos con que nutría su trabajo de dramaturga y directora de Teatro, que a pesar de que habían pasado 7 años (1953) de que Adolfo Ruíz Cortines había escuchado el reclamo de la falta de ese reconocimiento e impulsado reformas para otorgar el voto a la mujer mexicana, y que habían pasado 5 (1955) en que las mujeres a nivel nacional acudieron a votar, hacía falta reafirmar algo en la sociedad.

Un algo que permitiera unidad, reflexión, empatía, simpatía, para dar paso a la necesaria igualdad de género como un elemento de valor social y no como una concesión graciosa a un género no atendido con plenitud en sus reclamos.

Si el 14 de febrero, por ejemplo, genera unidad en torno al amor y a la amistad, aún cuando no se recuerde que es en honor a San Valentín, médico y sacerdote religioso, decapitado en el año 496 por orden del emperador Claudio “el gótico” porque éste consideraba contraproducente el tema del matrimonio en la carrera militar, y el Papa Gelasio instituye ese día en su honor, en la defensa de una fe que no se quebrantó y en la esencia que defendía, tal vez Maruxa, y otras mujeres contemporáneas, consideraron que hacía falta impulsar una identidad entre las mismas mujeres que permitieran un punto de apoyo para defenderse como género.

Algo que sin duda no fue sencillo dado que estaba otra fecha, el 8 de Marzo, que tenía en el año 1910 un factor distinto, de lucha a favor de los derechos de las mujeres, que provenía de un factor de dolor e ideología que aún no era suficiente en el país para ser asumido por todas las mujeres, y que llevó a que ésta celebración del 15 de febrero llegara al punto de ser descalificada y preservada, según me parece, solo en el punto de identidad de la mujer mexicana y quedara en la conmemoración de marzo, la búsqueda de los ejes de transformación fundamentales para una sociedad con mejores condiciones para todas y para todos.

A 61 años de que se instituye el Día de la Mujer Mexicana en pos de la igualdad de Género, ha logrado sortear difíciles caminos para mantenerse en pie, y surge en éste día la imagen de la mujer mexicana en los regionalismos del país, en la mención de la fortaleza de sus potenciales, en el reconocimiento a la labor que realiza.

No ha logrado ser una fecha que haya reivindicado  los derechos políticos, como si lo ha logrado el 8 de marzo que aún se mueven en la amenaza de no ser asumido en su plenitud y permanece como un reclamo activo, y en los años recientes, hasta ignorado. De todas formas, me place ser mexicana y sentir que mi identidad es plena, como la defensa de mis derechos y que me lleva a considerar que el camino de la igualdad, del reconocimiento a los derechos políticos y hasta derechos humanos, aún tiene que ser recorrido, andémoslo pues, juntas, juntos.

Comment here

Accesibilidad