Ejecutivo

Disminuyen los matrimonios y aumentan los divorcios.

2.045 Vistas

Lorena Vaniezcot

SemMéxico, Aguascalientes, 12 febrero 2019.- En México la mayor parte de la población de 15 años y más está unida a otra persona: casi tres quintas partes (57.6 %) se encuentra en esta situación conyugal, mientras que 31.7 por ciento está soltera y 10.7 por ciento separada, divorciada o viuda.

De igual forma, hay una tendencia a la unión libre entre las personas, menor número de matrimonio y mayor cantidad de divorcios.

Así lo indica la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) en el tercer trimestre del 2018, que da a conocer el INEGI a propósito de la festividad social de San Valentín que se celebra en buena parte del mundo el próximo 14 de febrero.

Otro dato importante que revela la encuesta es que el “estado civil” cambia radicalmente dependiendo de la edad de la población. Así entre el grupo de entre 15 y 29 años, el 67.8 por ciento permanece soltera.

Sin embargo, cuando la comparación se hace por sexo, dice el INEGI, resulta que, entre ese mismo grupo de población, es mayor la proporción de hombres unidos (59.7%) que en las mujeres (55.8 por ciento). La diferencia es de prácticamente cuatro puntos porcentuales.

La proporción de mujeres unidas (casadas y en unión libre) aumenta hasta 71 por ciento entre el grupo de edad de entre 30 y 59 años, pero se conserva una proporción menor con respecto a los hombres que alcanzan el 78.8 por ciento. La diferencia es de casi ocho puntos porcentuales.

También entre las personas de más de 60 años de edad y más que se encuentran separadas, divorciadas o viudas, es mayor el número de mujeres (41.8 %) y en los hombres 18.2 por ciento.

También se observa que las mujeres se unen a más temprana edad, pues 35.7 por ciento de las jóvenes (de 15 a 29 años) se encuentran casadas o en unión libre (10.6 puntos porcentuales más que los hombres).

Cambio en las tendencias

Analizando la situación conyugal de las personas, es posible identificar múltiples contextos de vulnerabilidad, lo cual resulta importante en el diseño de políticas públicas encaminadas a mejorar su nivel de vida.

Un ejemplo de ello son las mujeres que ejercen su maternidad estando solteras. De acuerdo con la ENOE, 9.6 por ciento de aquellas de 15 y más años de edad con al menos un hijo o hija nacida viva son solteras. 

También se observa que entre las mujeres de 15 a 29 años de edad unidas hay una disminución en la proporción de las casadas, ya que pasó de 59.7 a 42.8 por ciento, del 2008 al 2018. Esto refleja un cambio en las tendencias del tipo de unión a lo largo de estos 10 años.

En contraparte, en quienes declararon estar en unión libre las cifras pasaron de 40.3 a 57.2 por ciento, en el mismo periodo; prácticamente 17 puntos porcentuales más.

Al revisar esta información por grupo de edad, el cambio más significativo se da en el grupo de 15 a 19 años. El indicador de quienes declararon unión libre presenta un incremento de 21 puntos porcentuales. En la siguiente gráfica se observan tendencias similares en los tres grupos de edad, aunque en el de mayor edad la variación es menor en el lapso.

Matrimonios

En los años recientes la información de matrimonios derivada de registros administrativos muestra que hubo un aumento anual de 2010 a 2012. A partir de este año empezó a descender la cifra, aunque en forma moderada en los siguientes dos años, pero de 2014 a 2017 el decremento es de entre 15 mil y 20 mil anualmente.

De acuerdo con la UNICEF, otro aspecto de relevancia es el matrimonio infantil, pues trae consecuencias desfavorables a las personas: la separación de la familia y los amigos; la falta de libertad para relacionarse con quienes tienen su misma edad; la participación en las actividades comunitarias; e incluso una reducción de oportunidades para seguir recibiendo educación.

Con datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, resulta que, del total de mujeres de 20 a 24 años, 21.4 por ciento (poco más de un millón) se unieron desde antes de cumplir los 18 años.

Sin embargo, al observar las cifras de las mujeres de 20 a 24 años actualmente unidas, que representan cerca de 2.2 millones, resulta que, de ellas, 42.5 por ciento tuvieron su primera unión antes de los 18 años de edad.

Se casan más hombres con hombres

Por otra parte, de los 528 mil 678 matrimonios registrados en 2017, un total de 526 mil ocho fueron uniones entre hombres y mujeres (99.5%) y dos mil 670 (0.5%) corresponden a matrimonios entre personas del mismo sexo. En 2010 se registraron 689 matrimonios entre personas del mismo sexo. Cabe aclarar además que el entonces Distrito Federal fue la única entidad donde se registraron estos eventos.

El monto registrado en 2017 conlleva a un incremento en este tipo de uniones legales. En total se registraron mil 264 matrimonios entre hombres y mil 406 entre mujeres, y ya ocurre en diversas entidades del país, donde destacan cuatro que concentran 84.4 por ciento del total de matrimonios: Ciudad de México (54.8 %), Jalisco (17.3 %), Coahuila (6.2 %) y Chihuahua (6.1 %).

Divorcios

Con base en registros administrativos, contrario a la tendencia hacia la baja de los matrimonios en los últimos años en México, en lo referente a los divorcios el indicador ha ido al alza: en 2010 fueron 86 mil, en 2013 la cifra fue de aproximadamente 109 mil y en 2017 el dato se acerca a los 150 mil (147 581).

De éstos, 147 mil 368 casos son relativos a personas de diferente sexo y 213 disoluciones corresponden a cónyuges del mismo sexo. Es importante acotar que, sobre estas últimas, fue en 2014 cuando se registran los primeros casos (41 eventos).

Otro dato indica que en 2017 la edad promedio de los hombres al momento de la disolución es de 41 años, y de 38.4 en las mujeres, considerando sólo los divorcios entre personas heterosexuales.

Por otra parte, se aprecia que en los últimos años el número de divorcios ha aumentado en relación con los matrimonios, al pasar de 15.1 divorcios por cada 100 matrimonios en 2010 a 28.1 en 2017; es decir, la proporción casi se duplica, y ello se debe, como ya se ha señalado, a que un mayor número de personas deciden vivir en unión libre, lo que deriva en un menor número de uniones legales.

También se aprecia que, por tipo de trámite, los divorcios se clasifican en administrativos y en judiciales. Los primeros se dan cuando son tramitados en el Registro Civil, existe mutuo consentimiento de los cónyuges, son mayores de edad, no tienen hijos o que la mujer no se encuentre embarazada y de común acuerdo hayan liquidado la sociedad conyugal. Mientras que los judiciales son aquellos en los que interviene algún juez de lo familiar, civil o mixto, independientemente de que se trate de un divorcio necesario o voluntario.

En 2017 el 90.9 por ciento de los divorcios fueron judiciales, y de éstos: en 40.6 por ciento de los casos no tienen hijos menores de 18 años, en 27.6 por ciento sólo uno y en 21.2 por ciento hay dos. Sólo en 8.3 por ciento de los casos tienen tres o más hijos.

Ha de destacarse también que de 2010 a 2017 ha disminuido la proporción de divorcios administrativos, al pasar de 14.1 a 9.1 por ciento. Incluso, a partir de 2011 el indicador ha tenido una disminución constante.

Las principales causas de divorcio son: voluntario unilateral (54.5 %), por mutuo consentimiento (36.3 %), y la separación por dos años o más, independientemente del motivo (3.4 %). En suma, estas tres causas representan 94.2 por ciento del total de divorcios entre personas de distinto sexo, registrados en 2017.

Comment here

Accesibilidad