Internacional

Dominicana: situación parturientas extranjeras en el país preocupa ante aguda crisis en Haití

236 Vistas

Mercedes Alonso

SemMéxico/Semlac, Santo Domingo, República Dominicana, 20 de septiembre del 2022.- La crisis que vive el vecino pueblo de Haití se ha agravado en los últimos días, debido a los conflictos territoriales entre bandas y la incapacidad de la Policía Nacional para lograr el orden, en una sociedad donde el terror que acunan los secuestros, violaciones y asesinatos ha provocado el desplazamiento de familias enteras, que intentan por todos medios escapar de esa terrible realidad.

Y aunque se trata de una verdad contemplada a través de los años, la inestabilidad, ingobernabilidad y extrema violencia que se vive actualmente, agudiza la vulnerabilidad de niños y niñas, adolescentes y mujeres en general; sobre todo las embarazadas, quienes intentan cruzar la frontera para ser atendidas en hospitales dominicanos y poder salvar al bebé que traen en sus vientres, hecho que las sitúa a merced de inescrupulosos e inhumanos traficantes.

El mayor porcentaje de madres extranjeras no residentes en la República Dominicana, que arriban a los hospitales del país para recibir los servicios médicos en ese periodo final de la gestación son haitianas, tal y como subraya un estudio del Observatorio Político Dominicano, adscrito a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (OPD-FUNGLODE).

Según la publicación, titulada: “Situación de las parturientas extranjeras en el Sistema de Salud Pública de República Dominicana 2010-2021”, que se presentó en agosto pasado, entre esos años “la cifra aumentó a 23 por ciento, si se compara con la primera edición de dicho informe publicado en 2019, en el que se establece que el 18 por ciento de los partos realizados entre 2010 y 2017 en los centros seleccionados correspondió́ a extranjeras”.

Plantea, además, que en ese período (2010-2021), de 1,277,378 partos y cesáreas realizados, más de 292,081 fueron a extranjeras, y resalta que la cifra pasó de 13 a 51 por ciento en la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia, y de 13 a 46 por ciento en la Maternidad San Lorenzo de Los Mina, dos de los más importantes y concurridos centros asistenciales gineco- obstétricos de la capital; no obstante, la autora del estudio, María Teresa Morales, aclara que también hubo una situación similar en el resto de las provincias del país.

No solo haitianas

Desde principios del actual año, el Gobierno dominicano declaró que se observaba un significativo aumento de los partos que se hacían en hospitales, correspondientes a madres haitianas, y señaló que dicha situación representaba una gran carga para el gasto de las autoridades en el área de salud. Un segundo lugar lo ocupan las parturientas venezolanas, seguidas de las españolas, estadounidenses, y finalmente las de origen chino, refleja el texto, cuyos datos ofrece la Junta Central Electoral.

En relación con la proyección del gasto del presupuesto del Ministerio de Salud Pública, se refleja que cada parto vaginal practicado a extranjeras, le costó al Estado dominicano, en 2019, un promedio de $8,200 pesos (unos 43 mil dólares aproximadamente); en tanto que cada cesárea ascendió a $16,700 pesos (alrededor de unos 80 mil dólares). Añade que estas cifras no reflejan las complicaciones y tiempo promedio de asistencia a la paciente, lo cual podría encarecer dichos servicios médicos.

Recomendaciones y opiniones

Las recomendaciones finales de la investigación, llevada a cabo por el OPD-FUNGLODE acerca de la “Situación de las parturientas extranjeras en el Sistema de Salud Pública de República Dominicana 2010-2021”, concluyen que resulta “indispensable revisar y evaluar de forma integral los programas de vigilancia y fiscalización destinados para el control de las inmigraciones irregulares, además de reforzar los controles en la frontera dominico-haitiana, que es la vía utilizada comúnmente para las y los indocumentados acceder al territorio dominicano”.

Para Senén Caba, presidente del Colegio Médico Dominicano (CMD), la situación que viven las embarazadas haitianas y su arribo al país, se debe a una verdadera  “mafia” que opera entre los dos países: «Las extranjeras haitianas llegan aquí porque son traídas, y es de conocimiento público de las autoridades, porque lo saben, y de toda la población, que existen cárteles, mafias, para ser un poco más ríspido, mafias haitianas que operan con sus pares de este lado”, dijo el facultativo, opinión que predomina en la sociedad dominicana.

Unido a ello, preocupa el alto riesgo obstétrico de las madres haitianas y el estado en que llegan a los hospitales al final del embarazo. En un trabajo publicado por Diario Libre el pasado 25 de febrero, la  directora del hospital Materno Infantil de la provincia La Altagracia (ubicada en la parte más oriental de la República Dominicana, a unos 145 km al este de la capital), Bélgica Méndez, narró: “A veces llegan al centro sin sangre, la mayoría tenemos que estar transfundiéndolas, algo que se puede evitar con la consulta prenatal y muchas vienen sin saber que su bebé ya no vive”.

Por su parte, el director de Emergencia de la Maternidad Nuestra Señora de La Altagracia, del Distrito Nacional, Justo José Nicasio, mencionó las altas cifras de la mortalidad materna infantil que sostiene el país. La tasa de mortalidad materna y neonatal en República Dominicana aumentó en el 2021. Según el presidente de la Sociedad Dominicana de Medicina Perinatal, Francisco Thevenin, el porcentaje de mujeres fallecidas durante el estado de gestación subió un 23 por ciento, al pasar de 137 decesos en el 2020 a 169 en 2021. Hasta este noveno mes del actual año, las cifras continúan siendo preocupantes.

El defensor de los Derechos Humanos, Virgilio Almánzar, considera que “la República Dominicana no puede sola con el problema de las parturientas haitianas, que es fruto de la falta de servicio en la vecina nación”, e invitó a las grandes potencias a no dejarlas solas ante la situación.

¿Soluciones?

La situación de la inmigración haitiana hacia el país ha sido tratada indistinta y multifactorialmente durante lustros. En tal sentido el Gobierno dominicano ha adoptado regulaciones a través de la resolución 04-2021 emitida por el Consejo Nacional de Migración,  a fin de evitar el ingreso de extranjeras embarazadas de seis meses o más de gestación y a limitar solo a casos de emergencia el acceso a los hospitales públicos de inmigrantes indocumentadas.

Entre las posibles soluciones, el Gobierno ha planteado la posibilidad de construir hospitales en la frontera dominicohaitiana; pero hasta la fecha, nada ha sucedido al respecto, pese a que el mundo entero conoce de la carencia de centros asistenciales en Haití.

La Dirección General de Migración en la República Dominicana, a raíz de la crítica situación presentada con el vecino país, aplicó los controles migratorios establecidos y la frontera ha recibido contingentes militares para fortalecer las líneas fronterizas.

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha recomendado a la República Dominicana ponerle fin de inmediato a las deportaciones de mujeres embarazadas de origen haitiano y llamó a “asegurar su protección contra la violencia de género y la discriminación, así como que se otorguen permisos permanentes de residencia a mujeres haitianas cuyos hijas e hijos nacieron y se criaron en el país, con el fin de mantener su derecho a la vida familiar, de acuerdo a las convenciones internacionales”, plantea el documento.

En tal sentido, la ministra de la Mujer en República Dominicana, Mayra Jiménez, enfatizó: “El Estado dominicano ha realizado grandes esfuerzos para fortalecer los mecanismos de acceso a justicia por parte de las mujeres desde una mirada interseccional, priorizando grupos en mayor situación de vulnerabilidad, como mujeres con discapacidad, mujeres de ascendencia haitiana y mujeres adultas mayores. Estos esfuerzos comprenden varios programas, proyectos y ampliación de servicios”. 

A su vez,  el entonces ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, aclaró que las parturientas que llegan a República Dominicana no son maltratadas, “porque se les ofrece atenciones que no se les brinda en su país de origen”.

Otra opinión al respecto fue la del director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Mario Lama, quien aseveró que en los hospitales dominicanos se les da asistencia a todas las personas, independientemente de su estatus migratorio, preferencia sexual o condición religiosa. Añadió que anualmente los centros asistenciales prestan atenciones médicas a más de 30 mil gestantes de procedencia extranjera, cuya mayoría es de Haití.

“Estamos hablando que de cada diez, tres fueron extranjeras haitianas, eso representa una gran carga (…), a pesar de eso nuestro sistema de salud está comprometido a dar servicio y así lo está haciendo con todas y  todos los seres humanos que acuden a nuestros hospitales”, concluyó Lama.

Lamentablemente, las potencias que durante decenios sacaron de lo más profundo de la tierra haitiana recursos y riquezas, permanecen hoy en silencio total, volteando el rostro y dejando que sea la vecina nación quien se ocupe de algo que, potencialmente, deben ayudar a resolver también, y cuanto antes, los países más poderosos comprometidos, sin duda alguna, con la historia y la realidad haitiana.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad