Mujeres

El aborto legal la justicia para las mujeres

1.986 Vistas
  • Una demanda que está cumpliendo 83 años
  • La decisión en Oaxaca, un hito en la historia

En recuerdo y honor de nuestras ancestras.

Sara Lovera

SemMéxico. Ciudad de México. 25 de septiembre 2019.- La decisión del Congreso de Oaxaca de modificar su Código penal y abrir paso a la Interrupción Legal del Embarazo,  12 años después del acuerdo de la Asamblea de Representantes en la Ciudad de México, (2007)  donde por primera vez se liberalizó el aborto,  es un nuevo hito en la historia de la lucha de las mexicanas. Una demanda por la libertad y la justicia para las mujeres.

Lo es también  en América Latina, porque  sucede alrededor de la campaña del  28 de septiembre por la despenalización del aborto en la región. Sucedió en un día 25, además, el día Naranja, campaña mundial de la ONU para  cerrar el paso a la violencia contra las mujeres y la que  revela que las niñas que son madres antes de los 15 años,  y se documenta que muchas  han sido abusadas. Sólo los oídos sordos pueden explicar cómo  el Congreso de Oaxaca, votaron en  contra los y las diputadas del Partido Revolucionario Institucional PRI, contra toda su historia y antecedentes.

Los argumentos a lo largo de 83 años han sido, como en 2007, contundentes.  El derecho a la Interrupción legal del Embarazo ILE es por todas las razones, dar  libertad, hacer  justicia para las más pobres; es además un problema de salud pública y también reconocer a todas  ellas que han sembrado de cuerpos inertes nuestras tumbas.

Cuentan todas las movilizaciones y los argumentos. Las recientes y potentes  movilizaciones, protestas y  campañas de mujeres de todas las edades y condiciones sociales, expresadas en la protesta mundial de la Marea Verde inspirada en las activistas  argentinas.

Pero hay que saber. En 1936, se realizó la Convención de Unificación del Código Penal para subsanar las diferencias entre los ordenamientos de las entidades federativas y la capital,  aunque ya  existía desde 1931 un Código Penal avanzado, que decía que el aborto no es delito cuando una mujer se embaraza como resultado de una violación. Fue Ofelia Domínguez Navarro quien presentó una ponencia titulada «Aborto por causas sociales y económicas», basada en el trabajo de la doctora Matilde Rodríguez Cabo, ambas mujeres argumentaron a favor del aborto en México. En 1936,  tiempos de la presidencia de Lázaro Cárdenas. Eran muy fuertes las mujeres del  Frente Único pro los Derechos de la Mujer y como antecedente  estaba en un baúl casi olvidado  el discurso de Hermila Galindo que habló de la libertad sexual en 1916, durante el Primer Congreso Feminista celebrado en Yucatán, México.

Cuarenta años después el gobierno de Luis Echeverría  en 1976  convocó a  un debate, mismo que entre sus principales conclusiones recomendó al gobierno la supresión del castigo a las mujeres y al personal médico que  practicara un aborto. En ese debate  participó inclusive, un cura jesuita. El debate fue una respuesta a  las movilizaciones de la Coalición de Mujeres Feministas, donde el papel de  Esperanza Brito  fue central. Entonces  la abogada feminista Mireya Toto,  armó la primera iniciativa de Ley para eliminar la prohibición.

Así fue. Treinta y cinco años después, a partir de la tercera  ola feminista surgida en la década de 1970, la demanda de despenalización adquirió una presencia pública más fuerte y documentada. Surgió  un discurso distinto. La necesidad de modificar la legislación vigente fue planteada públicamente desde sus inicios por Mujeres en Acción Solidaria (MAS) y por el Movimiento Nacional de Mujeres (MNM), que luego  formó la Coalición.  Las primeras conferencias públicas sobre el tema (realizadas en 1972, 1973 y 1974) enfrentaron a las feministas con sus compañeros de la izquierda, que las acusaron de ser «agentes del imperialismo yanqui» y de promover una medida maltusiana, una exigencia del Primer Mundo «ajena a la realidad mexicana», decían

En 1972, en una de las primeras conferencias públicas de las feministas, se  difundió por primera vez la expresión «maternidad voluntaria», y así se llamó esa iniciativa que encabezó la izquierda. La promovió en 1978 en  la Cámara de Diputados  Arnoldo Martínez Verdugo, secretario general, entonces, del Partido Comunista Mexicano. Luego de varias jornadas en el Monumento a la Madre, donde las mujeres marcharon con los féretros, ellas de luto, aludiendo a las mujeres que morían por aborto, tanto como las que mueren ahora. Quién no recuerda la fotografía  de Ana Victoria Jiménez  eternizando a aquéllas feministas protestando en las escalinatas de Donceles.

En las marchas al Monumento a la Madre, se inauguró un verdadero  ritual del feminismo mexicano: manifestaciones  de mujeres enlutadas, cargadas de coronas fúnebres. En 1977 se creó el Frente Nacional de Lucha por la Liberación y los Derechos de las Mujeres (FNALIDM), que convocó a integrantes  de partidos y sindicatos universitarios y que los sumó al proceso de lucha por la despenalización del aborto. A pesar de sus diferencias, la Coalición y el FNALIDM trabajaron conjuntamente para reformar el proyecto presentado por las organizaciones feministas en 1976. La reforma política de los 80, que por primera vez legalizó el Partido Comunista,  además creó el clima adecuado para presentar la iniciativa de ley, que conservó el nombre de Proyecto de Ley de Maternidad Voluntaria.

Desde entonces no cesó la movilización. Hubo toda clase de estrategias. Tardamos otros 35 años en lograr  la tan anhelada despenalización, sólo en la Ciudad de México. En 2007 parecería que casi todo México se volcó y opinó sobre el tema, durante unos pocos pero intensos meses. Se habló en las casas, los medios, los templos, en  reuniones sociales, en las escuelas y las universidades (documenta  Gire). Pocos mostraron indiferencia. En el Distrito Federal (DF)  el debate del aborto “estuvo” en todos lados y, en cierta medida, también se puede decir que éste traspasó las fronteras de la ciudad capital y llegó, sobre todo, a algunos estados gobernados por el PAN que hoy en día patrocina aún la oposición, en Oaxaca acompañado por el Partido Verde Ecologista (PVE) y el PRI en Oaxaca.

Gire sostuvo  hace algunos años que estábamos ante un cambio legislativo que refuerza la construcción de una transformación cultural de envergadura: la libertad de las mujeres para decidir cuándo ser madres o, incluso, no serlo. El proceso de despenalización del aborto en la Ciudad de México por  justicia social y de salud pública, se fue imponiendo. Es sabido que en general son las mujeres más pobres quienes arriesgan su salud y su vida cuando deciden realizarse un aborto al margen de la ley, en la clandestinidad.

La pelea se mantuvo sistemáticamente. Se fueron generando alianzas y preocupaciones. De modo de que la demanda cobró fuerza. Hoy están por discutirse  al menos 3 iniciativas en el Congreso, que buscan a modificar la  Constitución y el Código Penal Federal;  hay iniciativas en los estados de la República, se realizan  foros de discusión. La  Marea Verde ya cobró identidad, y  en este sexenio ha dejado huellas en la Cámara de Diputados, donde un día todas portaron el pañuelo verde.

Ya no hay duda, se trata de un asunto de salud pública, de justicia para las más pobres y de la libertad de todas las mujeres. El derecho a decidir. Por eso hoy, Oaxaca ha dado un jalón a la pelea. Este  viernes otra vez, se realizará un foro en la Cámara; el lunes 30 se  entregan las  conclusiones de los foros por la ILE realizados en 22 entidades. Esto apenas retomó el comienzo.

Los hitos más relevantes en la historia de la despenalización del aborto en México

1922- Durante el gobierno de Felipe Carrillo Puerto, se modifica el Código Penal en Yutacán, donde se liberaliza el aborto para las mujeres o familias con más de 4 hijos.

1920- 1936 – En 1936 un grupo de feministas presentaron el documento «El aborto por causas sociales y económicas» que fue la primera propuesta sobre la despenalización completa del aborto, aunque las  primeras propuestas datan de  1920, sobre  el Código Penal Federal y del Distrito Federal.​ Por ello en 1931 se hizo la primera excepción, y hoy en toda la República el delito de aborto no es punible por violación.

1972 – 1974 – Una convención de 100 mujeres  explora esta posibilidad. En 1974 se reconoce la igualdad entre hombres y mujeres en la Constitución y se plantea el derecho a decidir el número y espaciamiento de los hijos. Paralelamente se reforma de fondo la Ley de Población que hace legal el uso de los anticonceptivos.

1976 – En 1976 se inicia la primera jornada para que las mujeres pudieran acudir a cualquier institución pública de salud a realizarse un aborto seguro exigiendo información y accediendo  a los  métodos anticonceptivos  para toda la población femenina.

1979 – En 1979 se efectúa una marcha fúnebre en memoria de todas las muertas por abortos clandestinos. El 10 de mayo de este mismo año se reconoce el día de la maternidad libre y voluntaria.

1988 – El 28 de mayo de 1988 se instituye el Día Mundial contra la Mortalidad Materna.

1996 – En 1996, en Chiapas, el gobernador Patrocinio González promueve legalizar el aborto por motivos económicos solo en casos de planificación familiar cuando la pareja lo busca de común acuerdo o en madres solteras que no pudieran hacerse cargo económicamente de su hijo. Sin embargo, la Iglesia Católica, la organización Pro-vida y el PAN se opusieron a esto logrando la suspensión de la reforma .

1997 – En 1997 se logra nuevas excepciones de aborto no punible  en 21 de las 32 entidades federativas de la República Mexicana  en los siguientes casos: Cuando el embarazo es producto de una violación. Cuando hay peligro de muerte para la madre. Cuando haya inseminación artificial no deseada. Cuando exista un grave daño a la salud de la mujer.

2005-  Se aprueba la Norma Oficial Mexicana 046-SSA2-2005 Violencia familiar, sexual y contra las mujeres. Criterios para la prevención y atención, que reglamente la ILE en caso de violación, como un derecho a las mujeres violentadas sexualmente. Recomendada para el sistema de salud.

2007 – El 24 de abril de 2007 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprueba las reformas necesarias a la Ley de Salud y al Código Penal donde se permite la interrupción de la gestación no mayor a las doce semanas.

2008 – El 28 de agosto de 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinó la constitucionalidad de las reformas que despenalizan la interrupción del embarazo en el Distrito Federal antes de la semana 12 de embarazo. Esto significa que en el D.F., interrumpir un embarazo a libre demanda de la mujer es legal bajo el amparo de la Constitución mexicana.

2019- 5 de agosto la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en sesión de su Tribunal Pleno, desechó dos proyectos que proponían invalidar la “Modificación a la Norma Oficial Mexicana. Acordó en cambio que: Para acceder a la interrupción voluntaria del embarazo, sólo será necesaria la previa solicitud por escrito de una mujer que  bajo protesta de decir verdad, de que dicho embarazo es producto de una violación. Esto conforme a los casos permitidos por ley y disposiciones jurídicas de protección a los derechos de las víctimas.

• En el caso de niñas menores de 12 años, la solicitud, se realizará por conducto de su padre y / o madre, o a falta de estos, de su tutor.

• El personal de salud está obligado cuando se presente el caso, a realizar  el procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo no y  estará obligado a verificar el dicho de la solicitante.  Se elimina el requisito de la autorización previa de la autoridad competente. Lo que ahora se negocia estado por estado entre gobernadores y congresos.

Comment here

Accesibilidad