Claudia AlmaguerCOLUMNAS

El feminicidio en México, una historia larga y terrible

665 Vistas

Desde la Mano Izquierda

Claudia Almaguer

SemMéxico, San Luis Potosí, 10 de abril, 2021.-De acuerdo a la Información sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, hasta el 28 de febrero de 2021 se habían iniciado 142 carpetas de investigación por el delito de feminicidio y 447 por homicidio doloso en donde la víctima es una mujer. 

Con todo y sus fuertes áreas de oportunidad, acceder a esta información era imposible a principios de 2015 aunque para entonces los delitos de feminicidio ya llevaban 5 años de vigencia jurídica en los códigos penales de México. Una aclaración previa: aunque homicidio y feminicidio impliquen el acto de privar de la vida, sus circunstancias son bien distintas, por eso son figuras separadas y la existencia de este último es un logro feminista.

Antes de convertirse en delito, el término feminicidio fue utilizado para unificar diversas formas de asesinatos de violencia extrema contra mujeres. Al comenzar a identificarse desde el periodismo y el activismo hecho por feministas, ellas definieron las primeras variables para sustraer de los diarios estos sucesos como fue el caso de Ciudad Juárez en 1993 donde la defensora Esther Chávez Cano decía: “son mujeres jóvenes, son mujeres pobres y algo me dice, da un mensaje que las mujeres somos desechables, nos usan y nos tiran”. 

Estas circunstancias de maltrato y exhibición de los cuerpos de las mujeres, de misoginia, fueron parte esencial de las noticias nacionales primero dadas a conocer por periodistas feministas como Sara Lovera y posteriormente retomadas por otros medios de comunicación que dieron con la trascendencia internacional reflejada en documentos como el informe de Naciones Unidas de 2002, o los de la Organización de los Estados Americanos y de Amnistía Internacional en marzo y agosto del año 2003. 

De hecho, en los 27 años de distancia entre el primer asesinato violento de mujer ocurrido en Ciudad Juárez que trascendió por sus características brutales en 1983 y el primer delito de feminicidio publicado en un periódico oficial en México en 2010, hay distintos momentos históricos y políticos de enorme relevancia, incluyendo la sentencia en el caso del Campo Algodonero en 2009 y la solicitud formal del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer para crear un tipo penal con estas características.

Así, el primer delito de feminicidio se publicó el 21 de diciembre de 2010 en el artículo 108 Bis del Código Penal de Guerrero en el que había una pena de 30 a 50 años de prisión para quien privara de la vida a una mujer bajo lo que actualmente conocemos como razones de género. A esa voluntad política le siguieron Colima, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Estado de México, Morelos, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz con sus propias figuras creadas en 2011 y finalmente luego de seis años de discusión legislativa se tuvo en 2012 el delito en el artículo 325 del Código Penal Federal. 

Desde luego resumo aquí una trayectoria mucho más amplia, sin embargo, es labor esencial del feminismo reconocer y documentar la lucha de generaciones anteriores de mujeres gracias a las cuales hoy no sólo hay un delito sino el deber de registrar desde las instituciones, de investigar con perspectiva de género los asuntos, aunque insisto, estas obligaciones continúen enfrentando resistencias graves y profundas. 

Finalmente, algo que debe ser inolvidable: desde 2015 se tienen 4678 feminicidios, pero también 15335 homicidios de mujeres, pero hubo otros miles antes, invisibles, impunes. Los crímenes de esta categoría deberían ser la excepción, no es una forma común de morir y no es normal nuestra colectiva conformidad con ello. A más ver.  

Twitter: @Almagzur

Comment here

Accesibilidad