Ejecutivo

El feminismo es mi cosmovisión general y así goberné: Tania Meza Escorza

1.749 Vistas
  • El 14 de diciembre culmina su gestión como presidenta del  Municipio en Pachuca; 100 intensos días de cambios desde otra mirada y otro camino
  • Junto a su gabinete conformó el primer gobierno feminista en la historia del país: la Transición Violeta
  • El reto para la siguiente administración es que ya no va haber pretextos para no entregar resultados: si se puede

Lorena Piedad

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo, 12 de diciembre de 2020.- Tania Meza Escorza, presidenta del Concejo Municipal de Pachuca – alcaldesa-, rindió este 10 de diciembre su informe de resultados de los 100 días de gestión donde puso por alto su idea feminista de gobernar.

En plática con  SemMéxico contó lo que significó para esta ciudad hidalguense tener por primera vez en el país un gobierno feminista que se  llamó, junto al gabinete municipal, la Transición Violeta.

“Lo nombramos así porque desde el principio decidimos dar esa visión feminista, no solo era transversalizar los derechos humanos, sino también el feminismo y transición porque están dados los instrumentos legales desde 2011, con la reforma constitucional en materia de derechos humanos, para transversalizarlos con esa característica que es irreversible. Decidimos que íbamos a cambiarlo todo para que posteriormente quien viniera no pudiera dar marcha a atrás a los derechos humanos en la médula del municipio”.

La historia de Tania Meza Escorza  con el feminismo comenzó a los 14 años junto al  inicio del movimiento en Hidalgo,  cuando llegó a la televisión local, la pionera en el tema Martha Canseco Gonzáles quien dio cobertura al caso de Carmen Rincón Cruz quien vivió violación a sus  derechos reproductivos y por el cual se organizó la primera manifestación feminista en el estado, una marcha de solo 20 mujeres que fueron agredidas verbalmente con el eslogan machista de cajón “viejas locas”, eso fue lo que la marcó para que a la edad de 20 años comenzará su labor como activista desde su trabajo  periodístico que con el tiempo se convirtió en acompañamiento a las víctimas. Tania Meza Escorza vio fortalecida su militancia  al estudiar durante seis años, la antropología feminista con quien ella llama su maestra, Marcela Lagarde y de los Ríos, “me hizo deconstruir mi historia”.

Hoy, puntualizó, el feminismo es el eje rector de su vida, desde la ética y la filosofía, incluso tan es de  vida que es la  forma de criar a su hija, “en este momento es mi cosmovisión general, y de ahí se ha sumado el tema de los derechos humanos, pero siempre por delante el feminismo, ya no concibo otra forma de ser y de vivir”.

“Como activista me marcó mucho el acompañamiento a las víctimas porque ha sido lo más fuerte, te cala el alma, ahí te das cuenta que a lo mejor la teoría no aplica tanto, porque una ley puede ser muy bonita o cuando diseñas un modelo de intervención, pero cuando ya vas con la víctima y te enfrentas, te das cuenta que hay cosas chicas, medianas y grandes que le faltan a esas leyes, y en 25 años que tengo de activismo todos esos casos de acompañamiento me han marcado de alguna manera”.

Su llegada al Concejo Municipal de Pachuca – como se llama el gobierno municipal teóricamente, porque está formado por una planilla- sucedió, dijo, “porque no cabe duda que cuando algo es para ti, así será”, ya que en el momento en que se aplazaron las elecciones por la pandemia de Covid-19, la Constitución Política del Estado de Hidalgo dicta que deben crearse esos órganos internos. Anteriormente existieron tres o cuatro en la historia de la entidad, pero fue la primera vez que los 84 ayuntamientos debían tenerlos, “había mucha presión política para que no fueran de partidos políticos o al menos no tan vinculados y fue complicado para el Congreso, a mí me llaman un mes antes para saber si estaba interesada, dije que sí y de ahí no volví a saber nada hasta el día en que asumíamos, a la una de la mañana, vi la sesión del nombramiento y no salía Pachuca, y a esa hora me llamaron del Congreso, esperamos hasta las 5:30 de la mañana y vi mi nombramiento por internet, entré a tomar protesta y salí, Pachuca estuvo cinco horas sin gobierno”.

“Así comencé, sin dormir, sin tener claridad de lo que iba a encontrar, no conocía a nadie de los compañeros que iban a ser regidores, la administración anterior tuvo comentarios misóginos como ‘ay, vienes a una beca de tres meses, aquí nosotros te resolvemos’, pero decidí tomar el toro por los cuernos y cambiarlo todo porque si quería dar resultados, demostrar que había una forma distinta de gobernar, la vida me dio 100 días para hacerlo y lo iba a aprovechar y se conformó el gabinete con el mejor equipo del activismo, de la sociedad civil, y de la academia, ahí está el resultado de este gobierno feminista y activista”.

Explicó que recibió un municipio endeudado con aproximadamente 120 millones de pesos y una baja recaudación por la pandemia y que uno de las principales actividades  fue auditar todo lo que se entregó y reportaron a la Auditoría Superior del Estado todas las acciones indebidas que se encontraron de la administración anterior;  ante esta situación, detalló, el equipo de trabajo tuvo que crear una estrategia de recaudación en materia medioambiental para juntar el dinero suficiente que alcanzara para la gestión, “no solo fue ‘ahí vienen las feministas a trabajar por las mujeres’ porque lo hicimos por la ciudadanía en general con visión de derechos humanos y si bien no dejamos presupuesto adicional, tampoco dejamos deuda, solo se queda la que nos heredó la administración anterior”.

Dentro de los logros más importantes del Concejo, mencionó que se hicieron  muchos cambios, pero los más visibles y trascendentes,  fueron la creación de la primera Oficina de Atención a la Diversidad Sexual para que entre al presupuesto del próximo año “la dejamos tan bien amarrada que cerrarla sería revertir un derecho que está prohibido por la Constitución”.

La reforma al DIF, que se convirtió en el Desarrollo Integral de las Familias y es el primero en todo el país que armonizó su nombre y toda su estructura a la reforma constitucional de 2011. El tema de manejo de individuos no humanos que son los animales que están a cargo del municipio en dos grandes áreas el Centro de Control Canino Metropolitano y la Unidad de Rescate para Fauna Silvestre Exótica y Endémica de México, “le dimos un trato a partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

Sin embargo, una de las acciones que generó más ruido en el Cabildo fue el cambio de instituto a Secretaría de las Mujeres porque, reveló, que en un contexto como Hidalgo esto le dará más poder político y financiero a la dependencia, ya que una secretaría debe entrar forzosamente en el presupuesto municipal, “no va a restar transversalidad, al contrario, cuando llegamos el Instituto Municipal de las Mujeres de Pachuca era el de menor presupuesto porque contaba solo con 2 millones para todo y no quedaba nada para defender a las víctimas de violencia, era un cascarón vacío. Nosotras llegamos en el peor momento presupuestal del año porque el de 2020 se había acabado y el de 2021 aún no se podía utilizar y sin embargo logramos muchos cambios a favor de los derechos humanos”.

Apuntó que, sin duda, la pandemia fue el reto más grande al que se enfrentó porque todo cambió a partir de eso, ya que encontró a una población sin dinero, enfrentó los contagios del personal, pero también existieron situaciones que consideró fuertes y que no son visibles como el trato con ambulantes o narcomenudistas, “cuando hablamos de que las feministas llegamos al poder hay cosas que no puedes obviar ni mostrarte débil frente a ciertos sectores poblacionales que están esperando que te quiebres porque eres mujer, porque no vienes de la política y te quieren ver la cara y no te debes dejar, es muy complicada esa parte”.

No obstante, la contraparte fue la sororidad en su gabinete, un tema que le resulta emotivo por el compromiso que implica y externó que en Hidalgo las activistas se hacen llamar las “actimismas”, debido que siempre son las mismas y desde hace mucho tiempo han acompañado a víctimas y se han capacitado en diversos temas, “que seamos pocas es un área de oportunidad porque nos ha permitido profesionalizarnos, nunca habíamos estado así en la administración pública y menos todas juntas, pero la sororidad ya lo traíamos hasta la médula”.

Respecto a lo que recibirá la siguiente administración de parte del Concejo Municipal, expuso que cada gobierno tiene derecho a traer su propia estrategia y a dejar su sello, por lo cual no pueden dejar propuestas aunque sí muchos compromisos, principalmente que el trabajo de la municipalidad se haga desde los derechos humanos y que ahora ya no podrán justificar que las acciones no pueden llevarse a cabo por cuestión de recursos, “el reto para la siguiente administración es que ya no va haber pretextos para no entregar resultados”.

CIEN DÍAS RETO Y EJEMPLO

“Estos 100 días de trabajo me dejan un reto y un ejemplo, algo muy bonito que la gente me dice y sin ánimo de presunción es ‘ojalá se quedaran cuatro años es que si esto hicieron en 100 días qué podrían hacer en ese tiempo’. No se trata de una utopía porque sí se pudo trabajar con voluntad y creo firmemente en que la clave del éxito se basa en dos puntos, el primero es rodearte del mejor equipo y dejarlos trabajar porque no debes supervisar, ya que saben más que tú de sus respectivos temas y por eso las y los elegiste; el segundo punto es no robarse ni un peso y solo con eso todo fluye”.

A días de culminar su trabajo como presidenta del Concejo Municipal de Pachuca, Tania Meza Escorza envío un mensaje a la ciudadanía y a las feministas, “gracias a los barrios y colonias que creyeron en nuestra labor y se sumaron a los proyectos de mejora, gracias por permitirnos trabajar desde una perspectiva distinta de derechos humanos y feminista que nunca se había tenido en un municipio y gracias por no dudar que podíamos hacer algo diferente sin ser de la política”.

“A las feministas decirles que es importante ocupar los espacios porque estamos acostumbradas a la lucha, a abrir espacios, a picar la piedra para que otras u otros pasen y los ocupen; algo que tuvimos perfectamente claro en estos 100 días es que en la sociedad civil nos habríamos tardado 20 años en lograr el trabajo que conseguimos en tres meses porque estábamos en el poder, podíamos  tomar las decisiones, muchas  se quedan y son trascedentes porque ya no serán reversibles. Algunas jóvenes feministas son antisistema y piensan que si tomas el poder es porque ya te vendiste, así que las invito a que reflexionen en todo lo que podemos hacer si estamos al mando, hay que llegar a esos espacios para darle otro modo de ser a la política, ya no esa sucia, corrupta y violenta que ha ahuyentado a mujeres y hombres de buenas intenciones de los espacios. Hay que estar listas para cuando llegue la oportunidad y debemos tomar la oportunidad de tomar el poder no por el poder mismo sino el poder para tomar las decisiones para que avance la causa”, finalizó.

Te recomendamos leer… #TransiciónVioleta

Comment here

Accesibilidad