Internacional

En Colombia, desde la vice presidencia se diseña la política de igualdad, como uno de los cuatro ejes del nuevo gobierno

351 Vistas
  • Francia Márquez, la primera afrocolombiana y feminista va por los derechos de las mujeres, y se le reconoce como sobreviviente de la lucha contra las mineras.
  • La mirada para el futuro, la plantea María Claudia Caballero Badillo, integrante de Mujer y Futuro

Micaela Márquez

SemMéxico, Ciudad de México, 11 de agosto del  2022. “Vamos a crear el Ministerio de la Igualdad. Yo vengo de un pueblo y una región históricamente olvidada. Mi tarea es dar garantía de derechos a esos territorios excluidos y marginados, garantizar derechos a poblaciones afrodescendientes e indígenas,” anunció en su cuenta de Twitter la vicepresidenta de Colombia  Francia Márquez.

“El objetivo es generar condiciones de igualdad para las mujeres, somos el 52 por ciento  y hemos tenido muchas dificultades. Hoy todavía la mayoría de las colombianas no tienen condiciones de dignidad”, continua el hilo de Francia Márquez, quien no es la primera vicepresidenta en Colombia, pero sí la más aguerrida y feminista.

Gustavo Francisco Petro Urrego, un político y economista colombiano, ofreció un gobierno en  cuatro grandes  líneas estratégicas, no como un populista, sino como de izquierda democráticas. Esas líneas son: reforma fiscal, para redistribuir la riqueza, una  política transversal feminista o de género y la cuestión del medio ambiente.

Ahí el triunfo que suma a Francia Márquez, como vice presidenta en funciones desde hace 4 días, según la líder feminista María Claudia Caballero Badillo, integrante de Mujer y Futuro, es el reconocimiento claro y directo del movimiento feminista en Colombia, tras muchas luchas, demandas y programas. Hoy será posible.

El Nuevo gobierno colombiano inició sus funciones el 7 de agosto, ha puesto en el centro, una política de alianzas y sumas, de todas las izquierdas, no ve para atrás, sino para adelante.

La entrevistada destaca que Francia Márquez, nacida en Yolombó, confirmó  el triunfo, no sólo de las izquierdas, sino de las feministas. Ella ahora asumida como vicepresidenta, será la encargada, entre otras cosas, de desarrollar  la política de igualdad.

Del movimiento de cimarrones, a la Guajira o al Cauca y criada por su abuela, en Popayán hoy mantiene el espíritu por mantener la libertad. Y ha hecho historia junto a las mujeres feministas.

Los medios colombianos e internacionales esas semanas han dado cuenta del hito histórico: una mujer negra, activista contra la minería sobrevivió a todo para convertirse en la vicepresidenta y dirigir, desde ese poder, el nuevo Ministerio de la Igualdad.

En su cuenta de Twitter el presidente Gustavo Petro, explicó, las prioridades para ese nuevo ministerio son  “Lograr igualdad salarial entre el hombres y  mujeres, reconocer el tiempo de trabajo en el hogar válido para la pensión, ingreso vital: medio salario mínimo, a la madre cabeza de familia, hacer en la reforma agraria y en la economía popular a la mujer como titular de propiedad y como sujeto de crédito de fomento para emprender”.

La tarea la llevará adelante la abogada,  Francia Márquez, titulada con un trabajo sobre racismo estructural, madre soltera de dos hijas y quien en 2019 sobrevivió a un intento de asesinato por parte de hombres que portaban armas de fuego y granadas, por su lucha a favor del ambiente en el Cauca.

Las mujeres apoyan a Márquez hoy como cuando en 2014 se lanzó una vez más contra la minería ilegal de oro. Como parte de esa campaña, Márquez encabezó la Marcha de los Turbantes a cientos de mujeres en una marcha de 563 km (350 millas) de 10 días desde La Toma, Cauca, hasta Bogotá, exigiendo el fin de las operaciones mineras.

Cuando fue nominada para al cargo en mayo pasado dijo en conferencia de prensa: “Este es un momento de justicia racial, de justicia de género, justicia ecológica y un momento de justicia social”.

La apuesta más fuerte del presidente electo Petro, es lograr el respeto a los acuerdos de Paz. Y Márquez ha participado en esos diálogos de Paz, además de ser ganadora de varios premios por su defensa ambiental, destacando Premio Ambiental Goldman en 2018 viene del Cauca, una región afectada por el conflicto en el suroeste de Colombia.

Una feminista mira el proceso de Francia desde la ciudad de Bucaramanga.

Sobre ella habla María Claudia Caballero Badillo, integrante de Mujer y Futuro, la primera organización de mujeres y feministas de Bucaramanga y del oriente colombiano.

Ella es feminista, militante de izquierdas y docente de la Universidad Industrial de Santander. Coautora de La violencia sexual contra las mujeres. Un enfoque desde la criminología, la victimología y el derecho.

Afirmó que las colombianas están muy felices de tener por primera vez a una mujer negra feminista con un movimiento que denominó “soy porque somos”.

Es una mujer que hay que admirar por su trayectoria nunca es de la elite, no es de trayectoria política tradicional. Militante desde pequeña, campesina minera logró que la industria minera extractivista respondiera.

Lo que ella representa en los movimientos de mujeres, feministas y de derecho, no tiene palabras solo se siente, maravilloso en la medida de poder ver la construcción de la democracia en el mediano plazo. Lo que es una democracia inclusiva de respeto de derechos, con la campaña hasta que la dignidad se haga costumbre.

Explica que Petro hizo una alianza nacional con todos los movimientos de izquierda para que los excluidos pudieran tener voz y estar reconocidos en un Estado que los ha matado y maltratado. Veremos  los resultados de la Comisión de la Verdad, como han superado todos esos pendientes.

Francia, como vicepresidenta, representa el rompimiento de una sociedad clasista y racista y de una sociedad feudal, machista, muy evidente  en los últimos 40 años.

Las condiciones inhumanas de pobreza en Colombia.

Hace más o menos cinco años el movimiento feminista o de mujeres cuando en 2016 perdió el plebiscito,  hubo un movimiento de mujeres en las que ellas mismas lo definen “no va haber a mediano plazo la posibilidad de tener democracia, se pensó. Porque es el poder de sus reglas.”

Pero dijo que están listas para tener una concejala en Medellín, para entrar a jugar en los escenarios del poder político  de una manera feminista, en realidad tres o cuatro mujeres como Dora Zalrradiaga. En esa movimiento ya juntas y preparadas, mujeres que  no son de la elite política, son mujeres populares que han logrado hacerse  profesionales, especialistas.

A finales de 2021 se amplió, ese movimiento al país, se consideró que “estábamos listas para llegar a mayor poder desde una mirada feminista. No logramos una senadora pero en un encuentro Francia Márquez y Ángela Robledo juntas, dijimos ustedes tienen posibilidades de candidatearse a la presidencia. Luego  determinaron que por la historia machista del país para votar, entonces cada una se afilió a un movimiento político.

A Ángela Robledo la acusaron de doble militancia y no pudo participar para ser presidenta con los Verdes. Con Francia trabajamos fuertemente para que primero fuera elegida por mandato popular. Juntamos 800 mil firmas y luego trabajamos para que fuera una lista  y la eligieron como vicepresidenta. Nada se le fue concedido, lo trabajamos las mujeres.

Francia es una persona íntegra. No quedará mal parada, comenta.  El hablar de los nadie, nunca tenidos en cuenta, los que llevaron a miles a las guerras, serán reivindicados. Estamos muy felices porque la vicepresidente  nos represente en términos de su formación, lo que va a cambiar en el imaginario colectivo los nadie, su militancia feminista,  su inteligencia y su manera de ver la vida, son garantía.

La campaña que se hizo fue estética, amorosa, mostrando rincones del país que no se habían visto. Es la primera vez que se recorrió los lugares de los nadie conocía.

Cambiar el status de las mujeres, dijo, no va ser fácil pero se van a hacer los cambios legales e institucionales que se requieren una democracia genérica.

Estamos listas, dijo la experta, porque  no solo hay  un proyecto de presidencia,  sino porque estamos cerca por una mujer que hace eco en el movimiento feminista, sino  además porque “estamos conscientes que la fortaleza de una  mujer barrial, porque camina por la  vereda “la entrevistada señala que  el movimiento en el mediano plazo tendrá resultados y dice verá “que en dos año en elecciones de gobiernos locales,  alcaldías, concejos y asamblea las concejalías serán feministas.

Y las alianzas para cambiar el imaginario feminista empezarán por  la inversión en el cuidado, lo que profundizará  la democracia considerando que el acuerdo de Paz se desarrolla con el impulso a la igualdad tendremos  así el  mejor terreno para las concejalías feministas. Se verá, finalizó.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad