Impunidadviolencia

En Michoacán van 229 casos de abuso sexual y 199 de violación en el 2022

365 Vistas
  • Lo grave de estos casos es como la cultura termina arremetiendo contra las niñas que son víctimas de violaciones y no contra los abusadores.
  • Sigue siendo un tabú los temas de educación sexual y existe ausencia de la familia en procesos tan “terribles” que viven en la cotidianidad.

América Juárez Navarro

SemMéxico, Morelia, Michoacán, 24 de agosto del 2022.- Eran estudiantes de segundo y tercer grado de secundaria en Michoacán que comparten una historia común, el abuso sexual, sin embargo, mientras una de ellas, vivió la invisibilización de su caso, el estigma y la protección de su familia al abusador, la otra joven logró contar con una red de apoyo que le permitió denunciar los hechos.

Los casos de estas dos menores ubicadas en los municipios de Tacámbaro y Huiramba, forman parte de los datos de la Fiscalía General del Estado de Michoacán, que establecen que en el 2022 se han denunciado 229 casos de abuso sexual, 199 de violación, tres de violación en grado de tentativa y 118 violación digital a la intimidad sexual. En el 2021 cerró con 375 casos de abuso sexual, violación 321 casos, violación en grado de tentativa seis, violación digital a la intimidad sexual 143.

Los casos de las alumnas de Fernando G. (guardamos su identidad a petición de la parte), profesor de educación de Telesecundaria en Michoacán, forman parte de esta estadística. El profesor accedió a contar estas vivencias de las que formó parte activa en el acompañamiento y apoyo a las menores que eran sus alumnas, así como sus familias, donde se identifica un factor que persiste, la estigmatización de la víctima y protección del abusador o abusadores.

Reveló que ambos casos ocurrieron a dos de sus estudiantes, que vivían en una comunidad rural, y donde una de ellas no quiso presentar denuncia, menos su familia, a diferencia de la otra joven que tuvo no solo el apoyo familiar para denunciar, sino para acudir a terapia, y además de contar con una red de apoyo desde la escuela secundaria.

El maestro de una zona rural en Tacámbaro y Huiramba, municipios donde ocurrieron estos hechos en dos periodos diferentes, señaló que su información intenta ser un mensaje para lo que viven los adolescentes hoy, como profesor de telesecundarias, sostuvo que en esta etapa los adolescentes se sienten abandonados y abandonadas, pero, además, sigue siendo un tabú los temas de educación sexual y también una ausencia de la familia en procesos tan “terribles” que viven en la cotidianidad.

Fanny a sus catorce años de edad empezó dejar de asistir a las clases de educación física, que además narró el profesor, era una alumna destacada por su disciplina en el deporte, se aisló, pero al paso de los días, al ver que su uniforme le quedaba ajustado, buscó a la mamá de la menor para platicar con ella, sin embargo, la mamá se rehusó abordar a profundidad el tema.

Fernando reconoció que no existen mecanismos para que desde las aulas se pueda identificar y acompañar en este tipo de casos donde hay violencia contra las menores, además se enfrentan con la protección que desde casas hace la propia familia para el abusador, fue el caso de Fanny, donde el abuso ocurrió en su hogar y presumiblemente se cometía por parte del padre, el primero que tenía un historial de abuso contra la madre.

“En dos meses se presentó hablar conmigo la mamá, quise hablar con ella para ver si habría una interrupción del embarazo, entonces no pude hacer nada, la señora se cerró que no había nada que hacer”, dijo, al exponer que incluso busco que pudiera la niña continuar con su curso desde casa, para evitar que perdiera la secundaria, pero finalmente abandonó su educación secundaria.

Se les propuso no solo denunciar, sino también tomar terapia y buscar las estancias donde se pudiera apoyar a la menor; aun así, no quisieron. “Esa parte fue muy complicada, porque la niña fue abusada en su propia casa, y el abusador, siguió viviendo en la propia casa, el niño nació como parte de esta familia, no quisieron hacer un tratamiento para sanar esta situación”, mencionó, al señalar que, en zonas rurales, la gente está más preocupada porque van a decir los demás, que por la propia violencia contra las menores, y que atribuyó a la falta de formación de los habitantes, en temas como son los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

A diferencia de Fanny, el otro caso ocurrió en una zona indígena, una de las alumnas que estaba en segundo de secundaria acudió a una fiesta, sin embargo, estando en el lugar, fue abusada por cinco jóvenes, le dieron una bebida que después se presume tenía algo, lo que le impidió tener consciencia de sus actos, nadie se percató de la situación.

“Por fortuna, si se tomó cartas en el asunto, puso denuncia, y están dos personas detenidas por este abuso, la autoridad propuso un arreglo, porque eran menores de edad”, señaló al recordar que todos supieron de la situación, porque además grabaron un video y lo compartieron en la comunidad, por lo que la niña tomó terapia, lo que le ayudo a mejorar mucho.

Recordó que era una estudiante destacada y logró salir adelante, pero lo grave, dijo, fue que la comunidad “inicio la transmisión de rumores”, ella lo sabía, lo asimiló; sin embargo, lo cruel, explicó es que uno de los jóvenes tuvo problemas con ella, y la discusión se salió por el conocimiento que tenía la comunidad, y fue agresivo con ella en la escuela y la menor se derrumbó, pero este caso, declaró fue sancionado, desde la escuela, se concilió, se trabajó con padres de familia de ambos y al joven se le concientizó.

Para el profesor, lo grave de este caso es como la cultura termina arremetiendo contra las niñas, no contra los abusadores, que siguen en la comunidad, nadie los señala como a esta niña. La cultura que impera es complicada, en lugar de apoyar a las víctimas es arremeter contra ellas. Pese a este escenario, el profesor reconoció que la menor ha logrado salir, no por la comunidad, sino por su mamá y papá, pero es un caso excepcional, donde los padres se activan y hacen todo para que su hija salga adelante.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad