Ejecutivo

En violencia contra las mujeres, no podemos volver a la normalidad: CDHEG; inequidad, injusticia y desigualdad es la verdadera pandemia

1.124 Vistas
  • De enero a abril de este año, se registraron 613 mil 651 delitos cometidos contra mujeres.
  • Guerrero ocupa el lugar 16 a nivel nacional en el delito de feminicidio

Josefina Aguilar Pastor

SemMéxico. Chilpancingo, Guerrero, 07 de junio de 2020.- Después de la pandemia por Covid-19, no se puede volver a la misma realidad, la violencia contra las mujeres, es una realidad que se tiene que atajar, coincidieron expertas en el tema, que participaron en el conversatorio, «la otra pandemia»: la violencia de género”, organizado por la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG).

Las panelistas fueron, Josefina Martínez García, Coordinadora del Servicio Civil de Carrera de la CDHEG, quien participo con el tema “Análisis, Reflexión y Autoconciencia de las Violencias de Género”; Violeta Carolina Parra Reynada, Coordinadora de Vinculación con Instancias Públicas y Sociedad Civil, quien expuso “Cómo y por qué las mujeres deben defenderse de las violencias”, la tercera y última, Fanny Ruth Lara Figueroa, delegada regional de la CDHEG en Acapulco, quien habló sobre “El derecho de las Mujeres y Niñas a una Vida Libre de Violencia, como una Obligación Impostergable del Estado Mexicano”. 

 «No podemos volver a la misma normalidad»

En su exposición, Josefina Martínez García afirmó que una vez que termine la pandemia de Covid-19, las y los mexicanos no deben regresar a la misma normalidad».  Sostuvo que debe existir un cambio en la conciencia, en la sociedad misma y en las instituciones para reconocer la violencia de género, prevenirla y atacarla. 

«La pandemia nos obliga a construir una normalidad diferente; regresar a lo mismo sería volver al mismo terreno de inequidad, injusticia y desigualdad», advirtió Martínez García. 

Detalló que el sistema patriarcal educa a las mujeres en desigualdad, de tal manera que desde el nacimiento se asignan roles de género y se gestan estereotipos sobre lo que debe ser una mujer. Reprochó la falta de capacitación de los servidores públicos para atender a las mujeres con perspectiva de género y enfoque feminista. 

«Es necesario que se entienda que el camino tiene que ser de paz, no hay otro; se trata de visibilizar a las mujeres, de abrirnos camino, porque somos nosotras las que construimos ese camino de paz», sostuvo. 

“Violencia de género, la verdadera pandemia”

Violeta Carolina Parra Reynada afirmó que la violencia de género es ‘otra pandemia’ que enfrenta el país. «Es como una rueda de molino, quienes la viven, están en un giro inacabable por años, que va del romance a la agresión, luego al arrepentimiento y a la reconciliación, para iniciar otra vez y así pueden pasar años, una y otra vez, hasta llegar al resultado final que a veces puede ser la muerte». 

Afirmó que todas las personas viven la violencia de manera distinta, pero en todos los casos es necesario reconocer y aceptar que se padece, pedir ayuda y recuperar la vida; se trata de un proceso que no es fácil. Indicó que no existe una estadística real sobre violencia de género, porque no todos los casos terminan en muerte o en lesiones que se puedan contar, «también existen violencias sutiles, pero no menos dañinas», anotó. 

Las estadísticas

En su disertación, Parra Reynada presentó estadísticas nacionales sobre la violencia de género del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

Dijo que de enero a abril de este año, se registraron 613 mil 651 delitos cometidos contra mujeres, de los cuales, 47.95 por ciento fueron contra su patrimonio; 12.89 por ciento contra la familia; 7.85 por ciento lesiones dolosas; 2.98 contra la libertad y la seguridad sexual; 1.59 por ciento homicidio doloso; 1.08 contra la libertad personal; 0.05 por ciento feminicidios; 0.03 por ciento por trata de personas y 4.10 por ciento a otros bienes tutelados de la sociedad, la vida y la integridad personal. 

Señaló que Guerrero ocupa el lugar 16 a nivel nacional en el delito de feminicidio, con una tasa de 0.42 por cada 100 mil mujeres por debajo de la media nacional.

También subrayó que en la lista de los 100 municipios con más feminicidios del país aparecen seis de Guerrero: Acapulco y Coyuca de Benítez en los lugares 27 y 28, con dos casos cada uno; Azoyú, Huitzuco, Taxco y Tecpan, en los lugares 92, 93, 94 y 95 respectivamente, con un feminicidio cada uno. 

En el periodo que comprende de enero a abril de 2017, agregó Parra Reynada, se registraron 235 feminicidios a nivel nacional.  En el mismo periodo, en 2018 la cifra fue ligeramente menor, de 277 casos; en 2019 la tendencia fue a la alza, con 305 feminicidios. De enero a abril de 2020, la cifra es aún mayor, con 308 mujeres víctimas de feminicidio en pleno confinamiento por la pandemia de covid-19.

En lo que respecta a las mujeres víctimas de homicidio doloso a nivel nacional, afirmó que «los números son realmente escalofriantes».

En el primer trimestre de 2017 se registraron 722 mujeres asesinadas; en el mismo periodo de 2018, la cifra ascendió a 861; en 2019 subió hasta 884 víctimas y en 2020 el número escaló hasta 987.  Tan sólo en abril de 2020 se registraron 267 asesinatos de mujeres a nivel nacional, la tasa más alta registrada en los últimos años. 

“Las mujeres son las principales víctimas de la violencia»

Parra Reynada sostuvo que, en México, tan sólo en 2019 se reportaron 116 mil 751 casos de lesiones por violencia intrafamiliar, el 92.59 por ciento dentro del hogar; por cada caso ocurrido fuera de la vivienda, 12.5 ocurrieron dentro. De estos últimos, el 95.71 por ciento fueron mujeres y 4.28 por ciento hombres; es decir que por cada hombre atendido por violencia familiar, 91 mujeres fueron atendidas en clínicas por esta misma práctica, «estamos lejos de aplanar la curva cuando hablamos de agresiones contra las mujeres», afirmó.

“Las leyes en favor de las mujeres no son un obsequio”

La delegada regional de la CDHEG en Acapulco, Fanny Ruth Lara Figueroa, subrayó que la construcción de leyes y políticas públicas en favor de las mujeres, no son un obsequio, sino una conquista lograda por las mujeres a través de la lucha por la igualdad y la equidad. 

A pesar del avance legislativo, advirtió que estas leyes no garantizan la seguridad ni el respeto a los derechos humanos de las mujeres, pues hace falta conciencia, cultura social y aplicación de la norma, a esto se suman la corrupción, impunidad y la ausencia del Estado de Derecho, que impiden mejores resultados en favor de las mujeres. 

Por ello, consideró que un marco jurídico construido para proteger a las mujeres, que no tiene efectos reales, es «una burla jurídica». Lara Figueroa señaló que las mujeres han sido fundamentales en la construcción del Estado Mexicano, y es necesario que se reconozca su aportación. 

Del contexto que se vive actualmente debido a la pandemia de Covid-19, afirmó que «el virus más dañino es el de la violencia que lleva más de mil años afectando a las mujeres». También destacó el compromiso institucional de la CDHEG para actuar en contra de los servidores públicos cuando cometen prácticas que atentan contra las mujeres. 

Sostuvo que dentro de las instituciones también se dan casos de violencia, acoso, hostigamiento, amenazas y represalias por razón de género, por lo que el Estado debe continuar las capacitaciones en materia de derechos humanos.

Al fungir como moderador, Ramón Navarrete Magdaleno, presidente de la CDHEG, advirtió que la violencia de género es una realidad que hay que atajar, refirió que  cada vez hay más formas de violencia, más estrategias de los violentos para someter a las mujeres, “y debemos contrarrestarlo, hacer suma de instituciones y abrir los canales de comunicación con las mujeres que son víctimas y están confinadas dentro de sus casas, ese es el gran reto», asentó.

SEM/ja/IL

Comment here

Accesibilidad