Mujeres

Entender y no perdonar, derecho de víctimas de violencia de género: criminóloga

718 Vistas
  • La justicia poética no puede subsanar todos los daños
  • Poder punitivo: aparato de control social violento, legitimado con el discurso de la prevención

Redacción

SemMéxico, Ciudad de México, 26 de noviembre de 2022.- Desde la perspectiva del Derecho, las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia tienen el derecho a entender la situación, pero no a perdonar a sus agresores, consideró Lucía Núñez, criminóloga crítica e integrante del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las víctimas tienen derecho a alejarse para tratar de entender lo que les pasó, a cuestionar los hechos, a que haya reconciliación con ellas mismas y a enfrentarse con el proceso de dolor y —en algunos casos— de vergüenza o sentimientos de venganza en espacios seguros y acompañadas, si no de feministas, al menos de personas sensibles y empáticas con su dolor, detalló la autora de El género en la ley penal: crítica feminista de la ilusión punitiva.

En entrevista con la revista Gaceta UNAM, en el marco de los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género; rumbo al 10 de diciembre: Día Internacional de los Derechos Humanos, la investigadora reflexionó sobre las pocas alternativas efectivas a la justicia penal y al uso de la cárcel como una vía para proporcionar reparación, tranquilidad y paz a las víctimas de violencia de género.

Justicia penal o justicia poética

La investigadora del CIEG refirió que existen varios caminos jurídicos como las leyes administrativas, civiles y de derechos humanos con procedimientos más sencillos que pueden resarcir —de manera menos complicada que la penal— ciertos agravios provocados por la violencia de género. Sin embargo, la ley penal provoca la ilusión de ser más efectiva para garantizar el acceso a la justicia a las víctimas de este tipo de violencia, porque en este momento la justicia poética no puede subsanar todos los daños. 

La académica admitió que, aunque la filosofía, la sociología, la economía, la psicología, el arte, la literatura y el teatro coadyuvan en la reconstrucción de la idea de una manera alternativa de entender la justicia más allá de lo penal y el castigo, así como a fortalecer los lazos de solidaridad social, también se requiere de propuestas operativas que promuevan transformaciones institucionales aterrizadas a nuestros contextos sociales y a la realidad que vivimos.

La académica recordó que desde su experiencia como penalista se ha dedicado a hacer una crítica al punitivismo, porque su apuesta como feminista es política, lo cual no la hace insensible, sino respetuosa con los procesos de duelo de las víctimas que encuentran en el castigo penal una esperanza de justicia, aunque sea de cárcel. 

“Se nos enseña en las facultades de derecho desde la teoría clásica penal que el sistema punitivo garantiza reparación y justicia”; no obstante, aseguró que “el poder punitivo no contiene a la criminalidad, no previene, ya que opera post factum. Es decir, hay una sanción y hay un castigo siempre y cuando se haya transgredido la norma”.

Continuó: “El poder punitivo es un aparato de control social violento y se legitima con el discurso de la prevención”, de ahí la importancia de solucionar los problemas sociales desde otros abordajes epistemológicos que evadan la ilusión preventiva y reparadora del discurso penal. 

La especialistadetalló que la violencia empieza con historias de vida marcadas por la desigualdad de género, de origen étnico, de clase y de orientación e identidad sexo genérica. En ese contexto, lanzó la pregunta para saber si ya existen las condiciones para el cambio de paradigma de acceso a la justicia, con el fin de que no se quede solo en un discurso o en una ilusión.

SEM/ glg

Comment here

Accesibilidad