COLUMNASEntresemanaMoisés Sánchez Limón

Entresemana| Los caprichos de Su Alteza Serenísima

154 Vistas

Moisés Sánchez Limón

SemMéxico, Ciudad de México, 2 de septiembre del 2022.- Y que me dice y que le digo y que me contesta y que le contesto…

Las cuentas no le cuadran a Su Alteza Serenísima Andrés Manuel I.  El escenario de la sucesión se le complica y dos nombres de quienes no son sus alfiles lo acompañan en su penúltimo año de mandamás. Año clave, porque después será después.

Ajenos a la democracia vertical del licenciado Presidente, Santiago Creel Miranda y Ricardo Monreal Ávila se instalaron en la agenda de alta prioridad del Duce, quien por supuesto no está solo y cuenta con los integrantes de la Mafia del Joder, oficiales y oficiosos. Pero…

A Ricardo Monreal, desde hace rato le ponen el pie para tumbarlo, riegan chismes de lavadero con el objetivo ruin y perverso de descalificarlo y estigmatizarlo. ¿Y?

Ricardo se defiende solo; incluso el acto pueril en el que incurrieron los secretarios de la Defensa Nacional y de Marina, de Gobernación y de Seguridad y Protección Ciudadana haciéndole el vacío en la reunión plenaria de la bancada de Morena, le dio mayor estatura. 

Tiraron a Monreal para arriba. Lo dicho, el licenciado Presidente es el mejor publirrelacionista de Ricardo.

A Santiago, la bancada oficialista en la Cámara de Diputados pretendió sorprenderlo con una iniciativa que se anunció preferente y apareció con calidad de propuesta de reforma con proyecto de decreto a leyes secundarias pero violatoria de un mandato constitucional en materia de la Guardia Nacional.

A Ricardo, el grupo lopezobradorista que, en 2019 quiso reelegir a Martí Batres Guadarrama en la presidencia senatorial, buscó tumbarlo del cargo y desbarrancar al candidato natural, el poblano Alejandro Armenta Mier, en la sucesión de Olga Sánchez Cordero.

Higinio Martínez hizo el papelazo reclamándole haber asistido a la presentación de un libro que critica al licenciado López Obrador y le indignó que se haya sentado junto a Joaquín López-Dóriga. José Antonio Álvarez Lima quiso pontificar y se quedó entre los duros y los blandengues.

Y, mire usted como es de ingrata la vida, en esta batahola morenista en el Senado, la oposición pretendió subirse al carro del oportunismo e invocó equilibrio legislativo en busca de un espacio en la dirección senatorial.

Hubo quienes de plano propusieron a Ricardo para la Presidencia de la Mesa Directiva. Propuesta atractiva pero de suyo despreciable por todo lo que entrañaba: deslealtad y traición a la palabra, términos que no están en el diccionario político de Monreal.

Así que, Los caminos de la vida –rola que tanto gusta a Su Alteza Serenísima– se manifestaron in situ y con toda la cruda realidad del destino: “no son como yo pensaba, no son como imaginaba, no son como yo quería”. ¿A poco no, Andrés Manuel?

Usted dirá: es una referencia simplista que linda en la politiquería –Andrés Manuel I dixit—o de plano populista y chaira. Pero, qué le vamos a hacer si le ajusta como anillo al dedo y le pesará por siempre; ha dicho que no es rencoroso pero no olvida. ¡Recórcholis!

En el lienzo del último día de agosto de 2022, en el Congreso de la Unión se pintó la realidad de la pugna entre quienes, desde 2018, se asumen convidados al banquete encabezado por el licenciado Presidente, el dueño del poder.

Seguramente usted ha escuchado a Su Alteza Serenísima declararse respetuoso de la división de poderes y, sobre todo, de no tirar línea a sus huestes del Corporativo Morena en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República.

Seguramente, también le conoce las muletillas “con todo respeto” y, para minimizar el insulto, “con honrosas excepciones”.

Bueno, usted estará de acuerdo en que el respeto presidencial hacia la división de poderes implica una enorme mentira; es el referente cotidiano de como juega a ser demócrata y se apoya en una supuesta popularidad superior al 60 por ciento en opinión de encuestadas y encuestados por empresas que navegan en la mar de la incredulidad.

¿Usted ha sido encuestada/encuestado?

Veamos. El licenciado presidente anunció que enviaría a la Cámara de Diputados la iniciativa preferente que, por ley y con carácter prioritario, le corresponde y, por ende, se debe analizar, dictaminar y votar fast track al inicio del período ordinario de sesiones. El tema es la Guardia Nacional.

En la conferencia de prensa ofrecida la noche del miércoles 31 de agosto, Santiago Creel dijo desconocer no solo que la iniciativa había sido enviada sino que ya estaba publicada en la Gaceta Parlamentaria y se encaminaba para ser aprobada, este viernes en proceso legislativo sin reservas.

Un verdadero albazo. Santiago evitó calificarlo de esa forma; los morenos presumen de grandes estrategas políticos, pero la ambición por el poder los divide y enfrenta. El mejor enemigo de Morena es Morena.

Bueno, Santiago desconocía la existencia del Oficio No. 100.-250 que, con fecha 31 de agosto de 2022, firmado por el “Lic. Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación”, y remitido al “Dip. Sergio Carlos Gutiérrez Luna, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados”, lo recibió con fecha 31 de agosto de 2022 Teresa Juárez Haro en la oficina que todavía ocupaba Gutiérrez Luna.

Se trataba ni más ni menos que de la iniciativa de reformas, adiciones y derogación de diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; de la Ley de la Guardia Nacional; de la Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, y de la Ley de Ascenso y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea.

En pocas palabras, un mecanismo leguleyo para darle vuelta a un ordenamiento constitucional vía leyes secundarias dizque para “fortalecer la consolidación institucional de la Guardia Nacional como un cuerpo policial permanente, profesional y disciplinado, adscrito a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), bajo el control operativo y administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA)”.

¡Vaya burda maniobra de tinterillo! ¿Y qué ganó Gutiérrez Luna?

Hay prisa para cumplir el capricho de Su Alteza Serenísima y, el 16 de septiembre, en la ceremonia previa al desfile Militar en el Zócalo, anuncie que, pues sí, señoras y señoras, el mandato previsto en el párrafo noveno del artículo 21 constitucional vale para lo que se le unta el queso y, con el aval de la mayoría oficialista en el Congreso de la Unión, la Guardia Nacional estará bajo control de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Lo de la adscripción a la SSPC es una vacilada. ¡Total!, hay que cumplir el deseo de Su Alteza Serenísima, a quien el sabor del poder cambió hasta el modo de andar. ¿Recuerda usted cuando declaró a reporteros de La Jornada que si por él fuera desaparecería al Ejército y a la Marina, pero “no puedo”? Estaba al pie del poder.

Y, ¡claro que puede! Y que no le vayan a salir con que la ley es la ley porque la ley es él. Y la prisa es tal que, por lana no se detiene; en el oficio firmado y enviado por Adán Augusto se puntualiza:

“Asimismo, con fundamento en el artículo 18 de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, acompaño al presente copia simple del oficio 315-A-3496 de la Dirección General de Programación y Presupuesto “A” y 353.A-1060 de la Dirección General Jurídica de Egresos, ambas de la (sic) Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mediante el cual se emite el dictamen de impacto presupuestario”.

Tratándose de leyes secundarias cuya reforma no requiere mayoría calificada, la bancada oficialista las aprobará, aunque por inconstitucional en automático el tema se irá a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Pero el licenciado Presidente hasta rindió su cuarto informe de gobierno, el real, el que ordena la Constitución. Acto deslucido en un corredor de Palacio; mensaje corto y salpicado de mentiras y lugares comunes, de ataques a sus opositores que ya le agarraron la medida.

El predecible Andrés Manuel. Las obras que costarán el doble porque, aduce, olvidaron enlistar unos materiales, pero que no se piense mal porque él es honesto, sus cuates y compadres y comadres y amigotes también.

El licenciado Presidente miente como respira y anda con mal fario. Sus operadores fallaron en la embestida contra Ricardo Monreal; el diputado Gutiérrez Luna le jugó al vivo para engañar a Santiago Creel; y el gerente del Corporativo Morena, Mario Delgado se ausentó de la plenaria senatorial y… Digo.

sanchezlimon@gmail.com    www.entresemana.mx    @msanchezlimon    @sanchezlimon1

Comment here

Accesibilidad