Internacional

Estudio sobre la Situación Social y Laboral de las Mujeres con Discapacidad en España

586 Vistas
  • Las mujeres con una discapacidad mental e intelectual son más propensas a presentar situaciones de discriminación y dificultades económicas
  • El informe busca conocer las dificultades que presentan estas mujeres con en la sociedad

Alina Rudel

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 3 de noviembre 2021. – El informe presentado por la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad (CEMUDIS), apoyado por la Fundación ONCE y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, permite conocer la situación en la que se encuentran las mujeres con discapacidad con el objetivo de desarrollar políticas públicas reales y efectivas enfocadas a sus necesidades.

El estudio ha sido realizado desde 2018 a 2020 en el que han participado un total de 10.153 mujeres con discapacidad de entre 16 y 65 años mediante una encuesta online autoadministrada, cuya finalidad es “dar visibilidad a la realidad que viven, analizar la situación desde varias perspectivas y conocer la realidad en el entorno”, según la técnica de proyectos de CEMUDIS, Ana Sánchez Pastor. Pero sin incorporar la variable de la Covid-19, a pesar de haber tenido unos efectos importantes, ya que alteraría los resultados del análisis.

Al final, “los datos son la mejor manera para tomar decisiones contra la desigualdad”, añade el director general de Derechos de las Personas con Discapacidad, Jesús Martín Blanco. Porque es necesario extirpar la discriminación sistemática donde el privilegio reside en los hombres blancos, heterosexuales, de clase alta y sin discapacidad. “Una estructura de dominio que excluye por ser diferente”, remarca Martín Blanco.

Por este motivo, el Gobierno está llevando a cabo una Estrategia Española sobre Discapacidad para 2022, “un instrumento que contribuya a erradicar cualquier forma sistemática de discriminación”, afirma el director general. También presta especial atención a las personas con discapacidad que viven en zonas rurales y a las personas mayores con discapacidad, colectivos más numerosos. Por ello, Jesús Martín Blanco ha lanzado este recordatorio, “la España no está vacía, está llena de hombres y mujeres que crecimos en los pueblos”.

En cuanto a los resultados presentados por la consultora técnica de Fundación Dfa, Isabel Calvo, se puede observar la gran desigualdad que sufren las mujeres con una discapacidad mental e intelectual. Por ejemplo, presentan unos salarios más bajos que las mujeres con una discapacidad física o sensorial. Esto se debe a su formación educativa, ya que solamente el 44,6 por ciento de las mujeres con una discapacidad intelectual y 41,1 por ciento con una discapacidad mental presentan estudios primarios y de Educación Secundaria Obligatoria. Por lo tanto, ocupan puestos de trabajo de carácter elemental.

En cambio, las mujeres con discapacidad física u orgánica son las que presentan mayores posibilidades para encontrar trabajo. La tendencia es que cuanto más aumenta el grado de discapacidad, menor es la inserción laboral. Sin embargo, “solo el 3 por ciento ocupan puestos de dirección”, ha remarcado Isabel Calvo.

Por otro lado, este informe ha permitido conocer cómo acceden al empleo. El 23,3 por ciento de las mujeres han indicado que trabajan gracias a una entidad para personas con discapacidad, el 13,9 por ciento contactó directamente con la empresa y el 13,6 por ciento gracias a una persona conocida o algún familiar. Sin embargo, la discapacidad es el mayor motivo para no encontrar empleo con un 38,3 por ciento. Por consiguiente, 4 de cada 10 llevan más de dos años sin trabajar.

Otro de los apartados relevantes del estudio son las dificultades económicas que atraviesan, ya que el 46,1 por ciento de las mujeres no pueden afrontar gastos imprevistos superiores a 650 euros. Además, las que no tienen un empleo se encuentran en situaciones más desfavorecidas como el 23,3 por ciento de las mujeres que no pueden mantener la vivienda con la temperatura adecuada, que el 53,8 por ciento no pueda ir de vacaciones una vez al año o que el 34,8 por ciento no pueda asumir los gastos relacionados con la vivienda.

En cuanto a la discriminación, el 64,1 por ciento de las mujeres con una discapacidad mental reconocen haberla sentido en alguna ocasión, ya que la mayoría presentan dificultades al interactuar socialmente. “Las mujeres con discapacidad mental señalan tener muchísima más dificultad para relacionarse con cargos superiores, amigas y familia, así como de pareja y sexual”, afirma Calvo

Sin embargo, uno de los datos que más preocupa es que una de cada cuatro mujeres con discapacidad ha sido víctima de violencia. El tipo de violencia más frecuente es de carácter psicológico, ya que “ocho de cada diez mujeres indicaron haber vivido una situación de violencia psicológica”, según Isabel Calvo, ejercida principalmente por su pareja o familiares. Pero el 68,2 por ciento de las mujeres se han negado a denunciar con respecto a las 29,8 por ciento que sí lo hicieron.

También, otra de las cuestiones que más preocupa es que las mujeres con discapacidad no presentan una plena autonomía para decidir sobre su vida. Esto se agrava en las mujeres con una discapacidad intelectual que no toman sus propias decisiones acerca de dónde trabajar, dónde vivir, cómo administras su dinero o sobre su maternidad. “Se nos aniña, se nos asexsua y no se nos concede la autonomía necesaria para decidir cómo mujeres”, denuncia la presidenta de CEMUDIS, Marta Valencia.

Foto: archivo AmecoPress.

Comment here

Accesibilidad