COLUMNASIsabel Ortega MoralesVioleta del Anáhuac

“Félix, y la ley”

634 Vistas

Violeta del Anáhuac

Isabel Ortega Morales

SemMéxico, Chilpancingo, Guerrero, 29 de marzo, 2021.- Cuando Félix Salgado Macedonio se accidentó en su moto en la autopista del sol, fui a visitarlo al hospital. Solo estábamos tres periodistas ahí, dos varones y yo, entramos, nos saludó, y nos comentó que había derrapado su moto. Tras unos momentos de acompañarlo y ver que su estado de salud estaba bien, de acuerdo al diagnóstico médico, nos retiramos. Al día siguiente él decía que había sufrido un atentado. Sonreímos y solo dijimos “ay Félix es Félix”.

Hay que reconocer que es de esas personas que tienen suerte. Haga lo que haga cae parado, y hasta favorecido cuando a cualquier mortal una de las acciones que le puedan señalar habría bastado para borrarlo de la vida pública. Y sigue en pie a pesar de que hay dos señalamientos en su contra que pesan en dos aspectos de la ley: en la norma legal y en la norma moral.

El primer señalamiento aún no clarificado por la ley se encuentra en la transgresión de la norma moral que habría sido suficiente para no sostenerle la candidatura. Y el jueves, el INE, en el Pleno, revisó el planteamiento formulado por el área de Fiscalización que sancionó a diversos actores políticos en los ámbitos local y federal y retiró la candidatura a la gubernatura a dos candidatos de MORENA.

Y Félix, ante el señalamiento de violación, guardó silencio. No movilizó a nadie. No levantó públicamente la voz. En otros, el silencio habría sido parte de aquel dicho “el que calla otorga”.

Tras conocer que su candidatura había sido retirada, Félix no suspendió su recorrido por la Costa Grande, levantó la voz, y arengó a la población, en ese discurso que le sale bien, que ha practicado mucho, el de la presión social. No sorprendió a las y los guerrerenses, Félix, no ha cambiado. Y ahora, nos hace sentir a los habitantes de esta entidad, que las calles estarán nuevamente tomadas, y convoca para este miércoles 30, previo al fin de semana largo por los días “santos” que han sido útiles para vacacionar, a realizar bloqueos. Es decir, cuando los hoteleros y restauranteros de Acapulco -lugar que gobernó- agradecen la oportunidad de una leve recuperación económica, él se encargará de que la sonrisa se les borre, porque primero está su derecho.

Y lo más increíble de esto es que ese mismo día empezó una movilización para bloquear las Juntas Distritales del INE y las Centrales en Chilpancingo. Cuando ninguna y ninguno salió al menos a decir a las mujeres que presentaron denuncia en su contra, que lamentaban lo sucedido y que pedían a las autoridades otorgar justicia.

Así, lo que se ve es una doble moral que anda suelta. Donde la ley es también violentada por la presión social y frente a ella, lo que queda es una preocupación: ¿si todo se va a resolver de esa manera, la ley sale sobrando?

Comment here

Accesibilidad