ExtraordinariasMujeres

Flora Tristán, precursora del feminismo y de los derechos de los obreros

289 Vistas

Adelantada a su tiempo, filósofa, escritora y precursora feminista.

Luchó por los derechos de la mujer y de los obreros, ambos temas eran considerados causas radicales en su época.

También se opuso a la esclavitud, al oscurantismo religioso y a la pena de muerte.

Mónica Muñoz*

SemMéxico, Ciudad de México, 17 de julio, 2022.- Una de sus obras más emblemática fue “La emancipación de la mujer” publicada en 1846. En esta obra Flora sentaba las bases del feminismo moderno, ideas que tendrían una gran repercusión en el siglo XX. A ella le tocó vivir los prejuicios sociales y legales de ser mujer, hija ilegítima y esposa separada. Por lo tanto, Flora se dedicaría a luchar por los derechos de los cuales ella nunca pudo disfrutar.

Flore Célestine Thérèse Henriette Tristán Moscoso Laisnay nació en París el 7 de abril en 1803. Fue hija de Marino Tristán y Moscoso, un Coronel de origen peruano de la armada española, y de Therese Laisnay una mujer francesa. Sus padres se conocieron en Bilbao sin embargo se fueron a vivir a la Francia napoleónica. Lamentablemente su padre falleció cuando Flora tenía cuatro años. Aunque sus padres estaban casados legítimamente por la Iglesia, el estado francés revolucionario no reconoció el matrimonio por lo que los bienes y derechos tanto de la viuda como de sus hijos les fueron negados. Flora no pudo heredar de su padre, pues el matrimonio entre Mariano y Therese no había sido certificado con un documento legal.

Infancia pobre

Desde muy pequeña, ella y su madre vivieron años muy difíciles primero trabajando en el campo después en la zona más pobre de París. Pronto logró trabajar en un taller de litografías, y al poco tiempo después con tan sólo diecisiete años se casó por necesidad con André Chazal, el dueño del taller.

Su matrimonio de conveniencia no duró demasiado. Tuvo tres hijos, uno de los cuales no sobreviviría, y una de sus hijas Aline sería en el futuro la madre del gran artista fauvista Paul Gauguin. No obstante, Flora consiguió separarse, y aunque logró alejarse de una situación insostenible de malos tratos y celos, se convirtió en una persona que perteneció a la clase pobre, una “paria” como se denominaría. No sólo era hija ilegítima, sino que además de todo, era una mujer separada en una época en la que el divorcio era totalmente ilegal en Francia.

Sin embargo, Flora no logró librarse de su esposo el que, en su obsesión, llegaría incluso a intentar asesinarla. Al final André se quedó con Ernest, su hijo mayor, mientras Flora se quedaría a cargo de su hija pequeña Aline.

Después del matrimonio

Flora se fue de Francia tratando de buscar una vida mejor en Perú, donde tenía parte de sus raíces y algún familiar que la podía ayudar. Pero las cosas no salieron como ella esperaba y sólo consiguió la pensión mensual que uno de sus tíos le pudo proporcionar por un tiempo. Su condición ilegítima amparaba al hermano de su padre quien no estaba obligado a facilitarle parte de su herencia. Sus experiencias vividas en tierras americanas quedarían inmortalizadas en su obra “Peregrinaciones de una paria”. (Valero, 2020)

Decepcionada de Lima Flora se fue a Londres junto con su hija Aline, allí fue testigo de la horrible existencia que tenía la clase obrera, unas vivencias que plasmaría en su obra “Paseos en Londres”. Después de su difícil y desagradable estancia en tierras inglesas, regresó a Francia donde se volvería a encontrar con André y éste le dispararía en plena calle, pero por suerte, sólo la dejó malherida; André fue condenado a 20 años de trabajos forzosos sólo así pudo librarse de él.

Comienza la lucha

Gracias a todos esos sufrimientos y vivencias, hicieron de Flora una mujer fuerte, valiente, que lucharía por las causas del partido socialista. Su obra “La Unión Obrera”, publicada en 1840, ponía el acento en la necesidad de trabajar por los derechos de los trabajadores. Posteriormente, seis años después publicaría “Emancipación de la mujer”, en la que reclamaba para las mujeres el mismo acceso a la educación que los hombres y una situación más igualitaria dentro del matrimonio.

Flora Tristán murió el 14 de noviembre de 1844 en Burdeos a la edad de 41 años. En ese momento se encontraba activa en plena lucha por los derechos de los obreros y de las mujeres. Pero el tifus terminó con su vida, aunque su legado permaneció gracias a sus obras. Flora Tristán sería un punto de partida importante para la lucha por los derechos femeninos en el siglo XX. (Valero, 2020)

Reflexión final

Es muy importante conocer la biografía de Flora Tristán pionera del feminismo, una mujer valiente que aportó y luchó por los derechos de las mujeres, y los obreros y que su pensamiento irradió con fuerza a otras muchas mujeres que levantaron la voz a principios del siglo XX. También nos invita a reflexionar el trabajo que hace falta por hacer en México como por ejemplo la realización de estudios más profundos sobre la estructura de las familias y la dinámica de las relaciones en los hogares.

Hoy en día pese a que la mujer cuenta con acceso a la educación y al mundo laboral sabemos de todas las dificultades por las que se siguen luchando. Y ni hablar de los asesinatos y feminicidios que están a la orden del día. ¿Cómo nos condiciona el entorno? Y si ese contexto está arraigado en la violencia podemos imaginar lo terrible y el mal que aportará… La violencia extrema que se perpetra en contra de las mujeres se ejerce de distintas maneras; la más extrema, sin duda, en el homicidio, y más aún, en los casos en los que el motivo por el que se da la agresión homicida son fundamentalmente el odio o la discriminación en contra de las mujeres. Y ni hablar de la violencia que viven los niños y niñas… Lo más importante es preguntarnos cuánto hacemos nosotros por cambiar esa alarmante realidad, ¿cuál es nuestra lucha diaria? ¿somos valientes?

*Publicado por México Social julio2022

Comment here

Accesibilidad