8 de MarzoMujeres

Guerra no reconocida en México por crimen organizado provoca exterminio contra las mujeres: FFN

431 Vistas
  • Erradicar violencia, impunidad y guerra contra niñas y mujeres, exigen feministas de 18 entidades del país
  • “Barbarie patriarcal”, la guerra entre Rusia y Ucrania

Guadalupe López García

SemMéxico, Cd de México, 8 de marzo de 2022.- En México se vive una situación de guerra no reconocida, provocada por el crimen organizado, que afecta a la población civil con graves consecuencias de exterminio contra las mujeres, las niñas y las ancianas, así como un retroceso de sus derechos, estableció el Frente Feminista Nacional (FFN) en su “Pronunciamiento 8M”, por el “Día Internacional de las Mujeres”.

Feministas de los estados de Aguascalientes, Baja California Sur, Colima, Chihuahua, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas dijeron que se debe reconocer esa situación y exigieron a las autoridades de los tres poderes de la Unión y órdenes de gobierno una respuesta oportuna para erradicar la violencia, la impunidad y la crueldad estructural de dicha guerra.

Las activistas, integrantes de 97 colectivas de 18 entidades del país que agrupa el FFN, pidieron asignar y ejercer de manera transparente crecientes presupuestos para fortalecer los mecanismos, las instituciones y programas que trabajan en favor de la igualdad entre mujeres y hombres y en favor de la paz, además de cumplir los acuerdos internacionales, las legislaciones federal y estatales para garantizar el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres a la igualdad sustantiva, el desarrollo y a una vida libre de violencia.

Para el FFN, es responsabilidad de quienes gobiernan establecer mecanismos y estrategias que cambien esas condiciones de inseguridad y violencia que viven las mujeres en comunidades, colonias, territorios, municipios y entidades del país.

Su llamado se extendió a las autoridades de los países de Rusia, Ucrania y a los países aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para que cese de inmediato “la barbarie patriarcal” tanto capitalista como comunistas que ha causado la destrucción de vidas humanas y dolor a miles de niñas y mujeres y personas enfermas y en situación de vulnerabilidad.

En su análisis de la situación de los derechos humanos de las mujeres, el FFN estableció que la violencia estructural patriarcal se ha recrudecido con “un aumento aterrador” de casos de violencia sexual, trata, prostitución y feminicidios. Con las niñas hay violaciones, matrimonios forzados, embarazos no deseados y trata con fines de explotación.

La violencia del crimen organizado, añadió, ha causado desplazamientos forzados en comunidades enteras y despojos de territorios, casas, maquinaria y terrenos agrícolas, en tanto que el aumento exponencial de la violencia digital contra las defensoras de los derechos de las mujeres y periodistas se suma a las agresiones físicas y asesinatos que sufren en total impunidad. Por las acciones sanitarias durante la pandemia, el cierre total o parcial de juzgados, refugios y oficinas de atención dejó a las mujeres y niñas sin acceso a la protección ni a la justicia.

Los intereses económicos, el poder y la falta de escrúpulos ha generado conductas criminales, al permitir la explotación del cuerpo de las mujeres a través de la práctica extractiva de usar vientres de alquiler, así como la de promover y promulgar iniciativas de ley para legalizar la prostitución, como si fuera un trabajo formal, denunció en su documento.

Aseguró que un principio constitucional vulnerado reiteradamente desde los poderes ejecutivo y legislativo es el Estado Laico, violación a los derechos humanos que se exacerba con los pactos de gobiernos antiderechos, afectando gravemente —sobre todo— los derechos sexuales y reproductivos.

El FFN destacó el incremento de las cargas de trabajo doméstico y de cuidados para las mujeres, el deterioro de la salud física y mental, la pérdida de empleos, la disminución de ingresos y el empobrecimiento generalizado de las mujeres. Los daños al medio ambiente por la minería a cielo abierto, los megaproyectos extractivistas, el uso de agrotóxicos, el despojo del agua a comunidades y pueblos indígenas han afectado especialmente a las mujeres.

Las integrantes del FFN consideraron que la guerra es un acto de barbarie patriarcal. Los intereses económicos geoestratégicos y políticos están provocando dolor, destrucción y muerte en mujeres, niñas, niños y personas ancianas y enfermas, además de que niñas y niños comercializados han quedado abandonados con un incierto futuro. “Las feministas estamos contra la guerra. Las feministas defendemos la paz”, apuntaron.

SEM/glg

Comment here

Accesibilidad