COLUMNASHallazgosRocío Fiallega

Hallazgos| Más divertimentos

265 Vistas

Rocío Fiallega
Encrucijada
SemMéxico, Ciudad de México, 09 de julio del 2022.- La encrucijada es una cruz multidimensional, dijo Clara como si supiéramos de qué hablaba; así es que echamos un volado para decidir hacia dónde caminar: águila o sol, izquierda o derecha, todo binario; Raúl sugirió caminar sobre nuestros pasos e ir hacia atrás, pero no le hicimos caso. Hoy estamos a dos metros del infierno y nada es lo que parece; si hubiéramos ido al lado contrario, no sé si estaríamos en el cielo, o si quizá volviendo al punto de partida seríamos más felices. Todos aprendimos que lo que ha de ser será.


Panorama
Odio tomar las cosas con cautela, porque cuando estoy a punto de derrumbarme las personas se hacen a un lado, como si yo fuera un edificio con explosivos que ahora cae, convirtiéndome en espectáculo. De alguna manera tendré que sacar el coraje, romperlo todo, no asirme de nada, ni siquiera de la cuerda de rescate o quedarme sobre la red. Odio mis labios apretados, y la intolerancia de los días. Ya no quiero llorar. Me desespero conmigo. Entonces definitivamente no hay futuro ni porvenir, sólo este presente. ¿Cómo convertir esto en poesía?


Beso
Suspendido en el ahora, ese beso lo tiene todo: saliva, amor, desprecio, ansiedad, emoción, pasión, duelo, carisma y anhelo. Toma el tiempo preciso para llegar al clímax y regresar. Bizancio, Constantinopla y Estambul en un mismo momento; el tiempo no existe. No hay espacio para nada más, labios entreabiertos y la vida abriéndose paso, por única vez.


Movimiento
La música se esconde en el resquicio de la puerta. El laberinto sonoro es móvil; cada sensación se complace en una nota mientras caminas sin mirar; ahora observas tu propio paso antes de encontrar una ventana, saltas al edificio de tu alma, el vacío atrae tu cuerpo y te detienes para comprender a los que no pueden volar. El amor incondicional está presente, no se mueve, sólo canta y escuchas; ahora estás sentada frente al espejo y ves el cielo dentro tuyo.


Lluvia
Luna sin nombre, tarde sin despedida; el consuelo de un aroma. Las calles se llenan de una lluvia necia que humedece la ciudad hasta estremecerla. Los pasos se desencuentran y la presencia queda abarcándolo todo, con un dejo de nostalgia. Una mano se queda hueca esperando, mientras los párpados siguen luchando por su libertad.

Comment here

Accesibilidad