Mujeres

Hasta que no te pasa, no te enteras que en México hay desaparición de personas

240 Vistas
  • “Ojalá que nadie más tuviera que vivir ese dolor, la herida te rasga cada día”: Marisela Alvarado.
  • Seis mil carpetas de investigación en Nuevo León en seis años y solo seis agentes del MP para atenderlas.

Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, Oaxaca, 31 de agosto del 2022.- La desaparición de personas es un fenómeno que se presenta en todos los estados del país y “hasta que no te pasa no te enteras del dolor de otras personas”, dice Marisela Alvarado, madre de César Guadalupe Carmona Alvarado, desaparecido en el 2011, entonces tenía 34 años.

Integrante de la Red Buscadores-Buscadoras México, Marisela Alvarado señala que ojalá la desaparición de un o una integrante de su familia no lo tuvieran que vivir otras familias, porque cuando eso pasa no sabes qué hacer, “te vuelves loca”, se destruye toda tu familia, todos sufren.

“Pero, desgraciadamente no lo ves hasta que te pasa. Es una herida que te rasga día a día”, describe Marisela Alvarado de Buscadoras Nuevo León, un colectivo formado en 2019 e integrado por cien familias que buscan a sus seres queridos.

-Las cosas en Nuevo León son muy difíciles, el problema no ha terminado, seguimos recibiendo personas a quienes de manera reciente han desaparecido a una o un integrante de su familia y cuando estuvimos en pandemia esto no se detuvo, nosotras decíamos cómo es posible que esto esté pasando, que ni aún entonces se detuviera.

Alvarado, en Oaxaca a propósito de la Caravana Nacional Narrativas y Memorias de la Desaparición en México, que concluyó este martes, cuenta que en Nuevo León las familias “batallaron mucho” para que las autoridades les hicieran caso, pero algo se ha hecho.

Actualmente, dice, en esa entidad ubicada al norte del país, existen desde 2006, seis mil carpetas de investigación por desaparición de personas, pero solo seis agentes de Ministerio Público les dan seguimiento.

– ¿Entonces cómo vamos a encontrar a nuestros desaparecidos si para empezar no hay personal en la Fiscalía (General de Justicia de Nuevo León) para atender este problema? Cuestiona y es donde destaca la tarea que las familias desarrollan.

Señala que cada vez que una familia tiene que enfrentarse a la desaparición, el Colectivo les apoya orientándolos y acompañándoles para que acudan con las personas responsables de la búsqueda, a dónde tienen que dirigirse, “porque en esos momentos nunca se sabe a dónde se tiene que ir”.

Buscadoras Nuevo León también caminan, van a los cerros, al campo, pero no van a partir de nada. Esperan pacientes los indicios de alguna averiguación, que se den las circunstancias, incluso legales, que se requieren y eso a veces les lleva a esperan por mucho tiempo para que los procesos judiciales nos lo permitan.

Entre los obstáculos que encuentran es el miedo, uno que recorre no sólo a las familias sino a las personas que saben “dónde hay campos de exterminio”, pero la gente se niega a hablar. Otras veces, la posibilidad de encontrar cuerpos en fosas clandestinas está limitada porque éstas se encuentran en terrenos que son propiedad privada y no es fácil acceder.

Refiere que en otras ocasiones las familias dilatan hasta años para interponer una denuncia por desaparición, por el miedo.

Por eso hacemos campañas para invitar a la gente para que “den su ADN”, de esa manera será probable identificar los restos de las personas no identificadas, de esa manera volverán con sus familias, pero mucha gente no lo hace, tienen miedo.

A pesar de todo, en solo casi tres años, Buscadoras Nuevo León ha encontrado ocho cadáveres de personas desaparecidas.

Vivimos en un país inseguro, agrega Marisela Alvarado, quien sostiene que lo más grave es que no toda la gente entiende la gravedad y no lo hacen porque los medios no reflejan toda la realidad y no hay seguimiento a los casos. Un ejemplo de sus dichos lo da cuando habla de las desaparecidas, “cuando suceden los hechos publican una vez, pero nunca más volvemos a saber nada”. El caso de Debani Escobar fue una excepción.

Marisela Alvarado sostiene que cuando se trata de mujeres desaparecidas, hay varios patrones, pero hay uno que se repite. “Una chica que nadie conoce se acerca hace amistad con ellas, salen y después desaparecen”, como sucedió en varios casos en la población de Sabinas Hidalgo, al norte del estado. En el caso de los hombres, el patrón es quien les ofrezcan trabajo vía redes sociales.

Marisela Alvarado sostiene que es el dolor el que la hace fuerte. Solo así explica que hoy busque a su hijo y a otras personas.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad