Mujeres

El derecho a la muerte digna, la última lucha de Adriana Luna Parra

2.290 Vistas

Homenaje a la incansable activista por la dignidad humana. 

Elda Montiel

SemMéxico. Cd. de México. 27 de agosto de 2019.- Existe la coyuntura en el país para que la muerte digna sea un derecho, pues existe la voluntad política y el apoyo social para lograrlo, al aprobarse por el Senado de la República la reforma al artículo 4º constitucional, que establece los cuidados paliativos en pacientes en situación terminal, limitante o amenazante a la vida.

Actualmente, esta reforma se encuentra en la Cámara de Diputados para su dictamen, pero el gran reto será la armonización legislativa en los congresos locales coincidieron la senadora Patricia Mercado y la especialista en Derecho, Leticia Bonifaz.

En el conversatorio sobre la Muerte Digna a un año del fallecimiento de Adriana Luna Parra, se destacó la importancia de que exista el marco legal para morir dignamente, ya que, en México por el aumento en la esperanza de vida y el deterioro de la salud, mucha gente está muriendo mal, pasando sufrimientos innecesarios. 

Se recordó que Adriana Luna Parra, era una luchadora incansable y su última causa por la que lucho y ejerció fue la muerte digna, ya que padecía de una enfermedad incurable, por lo que tomo su tiempo para despedirse de sus amigas y amigos, compañeras de lucha y familiares.

Dejó todo un legado en su despedida: “La independencia y autodeterminación han sido en mi vida un valor fundamental que he defendido para mí y otras. La voz para exponer ideas y defender posiciones, la capacidad de moverme sin límites han sido herramientas de contacto con el mundo… Me dije: “Mientras pueda puedo, cuando no… Adiós”.

La senadora Patricia Mercado, dijo que, a un año de su partida, no hay mejor manera de recordarla que haciendo el compromiso para impulsar el reconocimiento del derecho a la muerte digna. 

La integrante de las comisiones de Salud y Seguridad Social, señaló que en la reciente aprobación en el Senado de la reforma al Art. 4 constitucional sobre cuidados paliativos, reforma en la que se cedió al conservadurismo al quitar el término «muerte digna», “sabemos muy bien que, aunque sea gradualmente, vamos a avanzar en la ruta del reconocimiento a las diferentes formas de bien morir, todas bajo la perspectiva del Estado laico”.

Por su parte, la doctora Leticia Bonifaz, señaló que técnicamente tendrá que trabajarse la armonización legislativa en los congresos locales, ya que la Salud es un tema de Ley general, pero lo más importante es la voluntad política, recogida de la voluntad social y de quienes, dijo, “nos comprometimos después de la muerte de Adriana hasta el fin de nuestros días a cumplir con su legado”.

Sobre la reforma al Artículo 4º. Constitucional, también se mencionó que era importante analizar los cuidados paliativos en las zonas indígenas. 

Nasheli Ramírez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, indicó que Adriana dejo como ultima tarea no soltar el tema de la muerte digna, “clamaba que se había dedicado su vida a la dignidad a ser una rebelde en las luchas feministas y a las luchas sociales y está también, hasta el último día era su rebeldía, formaba parte de lo que eran las luchas por la dignidad humana”. 

Por otra parte, la coordinadora del Centro de Estudios de Trabajo Social sobre Gerontología (CETSGE), Graciela Casas Torres, señaló que el tema de cómo queremos morir se tiene que abordar en las familias, en la sociedad, sin temor, sin pudor, porque es una situación normal que después de la vejez lo que sigue es la muerte.  

Que tiene que ser una decisión personal, no lo que nos digan la iglesia o el estado, si merezco estar en una cama, que me cuiden, que la iglesia me acompañe o no, tarde o temprano nos vamos a ver ante esta situación. 

Mencionó la encuesta en México realizada por la Asociación del Derecho a morir dignamente (DMD) que señala que la mayoría de los mexicanos está a favor de la eutanasia y del suicidio medicamente asistido, y quisieran que se modificaran las leyes para normar su práctica y evitar tanto dolor y sufrimiento imposibles de paliar por otros medios.

Por otra parte, Julián Cruzalta experto en Bioética, señaló que estamos en una situación muy difícil del país, ya que al parecer regresa un lenguaje muy moralino, que no tiene nada que ver con los derechos humanos ni con la ética. Cuando una persona tiene razones para ya no vivir debe tener opciones éticas sobre su propia vida, es una decisión individual. 

Precisó que la ética es hablar con razones y que hay que separar las creencias de los derechos.   

Yolanda Ledezma del grupo de personas mayores “Canas Dignas”, dio lectura a un texto de Adriana Luna Parra con el título “Reconocimiento del derecho a una muerte digna”, en el que señalo que se requiere priorizar la dignidad de la persona de manera integral, biopsicosocial y no sólo como un cuerpo orgánico.

Agregó que los derechos básicos requieren políticas públicas que garanticen su acceso, y que, así como toda persona tiene derecho a vivir con bienestar, también tiene derecho a morir con dignidad.    

Al termino del conversatorio se pasó una video con la trayectoria de Adriana Luna Parra, en el que estuvieron presentes su hija Mariana y su hijo Enrique. En el que participaron algunas de sus colaboradoras, amigas y compañeras de diversas luchas. 

“El derecho a vivir con dignidad incluye el morir. He vivido intensamente abriendo camino a la libertad de decidir por el derecho a la felicidad. (…) Gracias a ustedes que hemos entretejido sueños y caminos.” Adriana Luna Parra. 

Comment here

Accesibilidad