Ejecutivo

Humanidad vive una cascada de crisis: ONU

218 Vistas
  • Antonio Guterres: la pandemia y el cambio climático revelan la fragilidad humana y del planeta
  • Llama a atender Nuestra Agenda Común, que establece cerrar la brecha de género

Lorena Vaniezcot

SemMéxico, Ciudad de México, 21 de septiembre 2021.- Antonio Guterres, secretario general de la ONU, dijo que hoy es el momento de la verdad, de cumplir, de restaurar la confianza e inspirar esperanza, ante la cascada de crisis que enfrentamos como humanidad, donde la pandemia y el cambio climático revelan nuestras fragilidades como sociedad y como planeta.

Al inaugurar el 76 periodo de Sesiones de la Asamblea General en la sede de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York, lo primero que dijo fue: “Estoy aquí para dar una señal de alarma: el mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y avanzamos en la dirección equivocada. Nuestro mundo nunca ha estado más amenazado. O más dividido”.

Tras un breve recuento en el que destacaron tres aspectos fundamentales: la pandemia de Covid 19 que ha sobredimensionado desigualdades flagrantes. La crisis climática que golpea al planeta, y la agitación de Afganistán a Etiopía a Yemen y más allá ha frustrado la paz, además de una oleada de desconfianza y desinformación polariza a las personas y paraliza a las sociedades.

“Los derechos humanos están bajo fuego. La ciencia está bajo ataque”, sentenció Guterres quien lamentó la desigualdad en el acceso a las vacunas. En tanto una fotografía muestra las vacunas en la basura, caducadas y sin usar: “Quizás una imagen cuenta la historia de nuestro tiempo” y eso sucede en tanto más del 90 por ciento de la población africana sigue esperando su primera dosis. “Esta es una acusación moral del estado de nuestro mundo”.

Alarmas climáticas

Con la expresión “debemos ponernos serios y actuar rápido” el secretario general de la ONU dijo que el informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático fue un código rojo para la humanidad y recordó algunas señales de advertencia en todos los continentes y regiones. “Ni siquiera esta ciudad, la capital financiera del mundo, es inmune”.

Afirmó que de acuerdo con la ciencia aún no es demasiado tarde. Pero se necesita reducir en 45 por ciento las emisiones para 2030. Sin embargo, un informe reciente de la ONU dejó en claro que, con los compromisos climáticos nacionales actuales, las emisiones aumentarán en un 16 por ciento para 2030.

“Eso nos condenaría a un infierno de aumentos de temperatura de al menos 2,7 grados por encima de los niveles preindustriales”.

Advirtió que, pese a las enormes fragilidades, en lugar de humildad frente a estos desafíos épicos, vemos arrogancia, destrucción y crece la enfermedad de la desconfianza y como nunca, los valores fundamentales están en la mira.

Nos enfrentamos a un momento de la verdad. Necesitamos fortalecer la gobernanza global. Necesitamos enfocarnos en el futuro. Necesitamos renovar el contrato social. Necesitamos asegurarnos de que las Naciones Unidas se adapten a una nueva era, dijo.

Nuestra Agenda Común, dijo, se basa en la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo Climático de París. Y tiene seis grandes divisiones, seis grandes cañones, que debemos salvar ahora.

Primero, debemos salvar la brecha de la paz. En este apartado se refirió lo que se tiene que hacer en los países en conflictos como Afganistán, Etiopía, Myanmar, Sahel, Yemen, Libia y Siria, así como Israel y Palestina, así como Haití y en muchos otros lugares que quedaron atrás, donde nos solidarizamos en cada paso para salir de la crisis.

Por lo que llamó ainvertir en prevención, mantenimiento y consolidación de la paz. Necesitamos avances en el desarme nuclear y en nuestros esfuerzos compartidos para combatir el terrorismo.

En segundo lugar, debemos salvar la brecha climática. Esto requiere tender un puente de confianza entre el Norte y el Sur. Pidió hacer posible crear las condiciones para el éxito el Glasgow y más ambición de todos los países en tres áreas clave: mitigación, financiación y adaptación frente a la emergencia planetaria.

En tercer lugar, debemos cerrar la brecha entre ricos y pobres, dentro de los países y entre ellos.  Eso comienza por poner fin a la pandemia para todos, en todas partes para reducir las desigualdades. Dijo que para lograrlo se hace necesario la inversión urgente de liquidez en muchos países, por lo que dio la bienvenida a la emisión de 650 mil millones de dólares en Derechos Especiales de Giro por parte del Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, advirtió que los DEG no son una solución milagrosa, pero brindan espacio para la recuperación y el crecimiento sostenibles.

En ese sentido, el secretario general de la ONU renovó su llamado a una arquitectura de deuda internacional reformada y más equitativa.

Cuarto, debemos cerrar la brecha de género. Cerrar la brecha entre mujeres y hombres no se trata solo de justicia para mujeres y niñas. Este es un cambio de juego para toda la humanidad. Las sociedades más igualitarias también son más estables y pacíficas. Tienen mejores sistemas de salud y economías más dinámicas, dijo tras hacer un balance de lo ocurrido con el confinamiento por la pandemia a las mujeres y las niñas.

La igualdad de las mujeres es esencialmente una cuestión de poder. Si queremos resolver los problemas más difíciles de nuestro tiempo, necesitamos con urgencia transformar nuestro mundo dominado por los hombres y cambiar el equilibrio de poder se requiere de más mujeres en los liderazgos parlamentarios, gabinetes ministeriales y juntas

Dijo también que los paquetes de estímulos económicos deben poder a las mujeres en el centro y pidió que se adopte un plan de emergencia para combatir la violencia de género en cada país.

En quinto lugar, para restaurar la confianza y reavivar la esperanza, debemos cerrar la brecha digital. En sentido afirmó que la mitad de la humanidad no tiene acceso a Internet. Necesitamos que todos estén conectados para 2030.

Esta es la visión de mi Plan de Acción de Cooperación Digital: aprovechar las promesas de la tecnología digital mientras me protege contra sus peligros. Guterres denunció que se está construyendo una vasta biblioteca de información sobre cada uno de nosotros. Y ni siquiera tenemos acceso a él, como tampoco sabemos cómo se recopiló la información ni con qué fines.

Los gobiernos – y otras entidades – pueden explotarlos para controlar o manipular el comportamiento de los ciudadanos, violando así los derechos humanos de individuos o grupos y socavando la democracia. Esto no es ciencia ficción. Ésta es nuestra realidad.

En sexto lugar, y por último, tenemos que salvar la brecha entre generaciones. Nuestra Agenda Común propone la celebración, el año que viene, de una Cumbre para la Transformación de la Educación con el fin de abordar la crisis del aprendizaje y ampliar las oportunidades al alcance de las y los mil 800 millones de jóvenes de hoy.

Anunció también la creación de una Oficina de la Juventud de las Naciones Unidas y el nombramiento de un Enviado Especial para las Generaciones Futuras.

Entre los datos que ofreció destacan que una investigación reciente realizada en 10 países demostró que la mayoría de los jóvenes sufre altos niveles de ansiedad y angustia por el estado de nuestro planeta. Un 60% de sus futuros votantes se sienten traicionados por sus gobiernos.

Por último, sostuvo que con un compromiso real se puede cumplir la promesa de un mundo mejor y más pacífico.

SEM/sj

Comment here

Accesibilidad