Congreso

Iniciativa para garantizar la paridad en la Cámara de Diputados

116 Vistas
  • Karla Yuritzi Almazán Burgos afirma que la democracia será paritaria o no será
  • En esta legislatura menos comisiones presididas por mujeres

Elda Montiel

SemMéxico, Cd. de México, 12 de octubre 2021.- La diputada de Morena, Karla Yuritzi Almazán Burgos presentó ante el pleno de la Cámara de Diputados dos iniciativas de reforma y diversas disposiciones para garantizar la paridad de género en espacios políticos como la Presidencia de la Junta de Coordinación Política, la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y las coordinaciones de los grupos parlamentarios y las presidencias de comisiones.

Parafraseando a Karina Bidaseca, autora del libro La revolución será feminista o no será, la diputada sostuvo: La democracia será paritaria o no será. 

La legisladora se dijo orgullosa de haber pertenecido a la LXIV Legislatura de la Paridad y ahora a la LXV Legislatura que materializó la paridad de género al contar con un 50 por ciento de curules ocupadas por mujeres.

Resultaba paradójico que en la Legislatura LXIV, el 43.5 de las presidencias de comisiones fueron para mujeres y en esta, la Legislatura LXV pasamos al 42.5 por ciento en esos cargos.

Afirmó que la actual Legislatura le queda a deber a las mujeres el acceso al recinto de la democracia, por lo que resultaba impostergable la aprobación de las dos iniciativas que presentó para garantizar la paridad de género en los espacios políticos, en las coordinaciones de los grupos parlamentarios y en la presidencia de las comisiones.

La primera iniciativa reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Congreso General, en materia de paridad de género en la conformación de los órganos de gobierno de la Cámara de Diputados. Se adecua el lenguaje en la ley, y se cambia la forma en que se integran los órganos de gobierno, al establecer reglas específicas para la integración de las coordinaciones de los grupos parlamentarios, de la Mesa de Decanos y de la Mesa Directiva.

La segunda, busca reformar y adicionar los artículos 20 y 21 del Reglamento de la Cámara de Diputados con el objetivo de precisar que en los reglamentos internos de cada grupo deberán contener materializados los principios de equidad de género y garantizar una igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.

Además, las posiciones directivas y de toma de decisiones al interior de los grupos, 50 por ciento de ellas serán ocupadas por mujeres, y de la misma forma, los grupos parlamentarios propondrán 50 por ciento de mujeres en la conformación de comisiones y comités, tanto para las posiciones de integrantes como para las juntas directivas.

Las iniciativas se enviaron a la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, para dictamen, y a la Comisión de Igualdad de Género, para opinión.

Cabe señalar que los jefes de las bancadas asignaron los temas que consideran centrales y la dirección de la Cámara a los varones, mientras a las diputadas fueron colocadas en  asuntos históricamente asignados a las mujeres en temas como Educación, División del trabajo: encargadas de las personas mayores, niños y niñas, los derechos humanos, los asuntos migratorios y fronterizos, la economía social, la autosuficiencia alimentaria, pesca, deporte, protección civil, seguridad social y vivienda. 

Conservaron la Comisión de Igualdad y otro que no tiene mayor relevancia para la actual administración que es el Federalismo y Desarrollo Municipal.

Ellos, los diputados presidirán la comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, donde se dictamina el Presupuesto de Egresos de la Federación cada año,  la de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la responsable de la revisión y fiscalización de las cuentas públicas, la de Puntos Constitucionales, donde se analizarán las iniciativas de reformas constitucionales que enviará el presidente Andrés Manuel López Obrador,  la  de Gobernación y  la comisión de Hacienda y Crédito Público, además  de otra que parece la más importante en esta coyuntura que es la de Energía, también presidida por un hombre. Igualmente, la de Salud.

Todavía no se aprueban 11 comisiones acordadas por la Junta de Coordinación Política JUCOPO hasta que no se hagan las reformas a la Ley Orgánica del Congreso, en el Senado. Entre estas comisiones, que ya se reparten los hombres, está la de la Reforma Política Electoral, la de Seguridad y la de Bienestar, creadas para acoplarse al programa del presidente.

La diputada Karla Yuritzi dijo que “todas las diputadas que conformamos esta Cámara somos conscientes de que hay cosas que no podemos cambiar, pero conscientes de que estamos aquí para cambiar todo aquello que no podemos aceptar”.

“Esta lucha no es con una sola persona, sino en contra de costumbres e ideologías de raigambre ancestral”.

“No se nos debe olvidar que el reconocimiento de nuestros derechos no se ha dado por la voluntad de los actores políticos, sino que es producto de una larga lucha de la que somos herederas”, abundó.

En nuestro país la democratización del sistema político inició gracias a las sufragistas mexicanas, quienes nos abrieron la puerta a la vida pública con el voto en las elecciones municipales en 1946 y en las elecciones federales en 1955.

La participación de la mujer en el ámbito político no ha sido tarea fácil, es una lucha que va más allá de los campos de batalla, una lucha con enemigos que, a pesar de ser derrotados constantemente con argumentos, con avances legislativos, no dejan el camino libre para el pleno ejercicio de nuestros derechos políticos.

Nada lo evidencia mejor que el reconocimiento del sufragio femenino a nivel mundial, el cual apenas tiene 130 años. Podría pensarse que es una lucha ya longeva, si se compara con el promedio de la vida del ser humano, pero muy corta si se compara con los más de 200 años de la democracia moderna.

En la actualidad, los parlamentos se han constituido como el símbolo de la democracia, son la caja de resonancia de la realidad de una nación, la sede de los grandes debates nacionales y donde se gestan las transformaciones políticas y sociales.

En tal sentido, desde 1952, año en que la mujer ingresó por primera vez al Congreso de la Unión, representada por la diputada Aurora Jiménez, el Poder Legislativo se ha convertido en nuestro bastión más fuerte.

SEM/em/sj

Comment here

Accesibilidad