CEPAL 2022Cobertura especial

Inversión en los sistemas integrales de cuidados generarían retorno económico y social en beneficio de las mujeres, CEPAL

421 Vistas
  • En el documento se hacen propuestas para asegurar inversiones estratégicas como son las inversiones en políticas y sistemas integrales de cuidados que generan un alto retorno económico y social.
  • Financiar la expansión de los servicios de cuidados requiere generar y expandir el espacio fiscal para ello.

Elda Montiel

SemMéxico, Ciudad de México, 10 de noviembre del 2022.- La importancia de invertir en políticas y sistemas públicos integrales de cuidados orientados a alcanzar la igualdad de género y promover su sostenibilidad financiera, se plasmó en el documento “El financiamiento de los sistemas y políticas de cuidado en América Latina y el Caribe: aportes para una recuperación sostenible con igualdad de género” dado a conocer en la XV Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, el día de hoy.

Por más de cuatro décadas, los Estados miembros de la CEPAL han acordado la Agenda Regional de Género, orientada a garantizar los derechos de las mujeres, avanzar hacia el logro de su autonomía y generar las bases para construir sociedades con igualdad. En este contexto el Informe fue dado a conocer por Lucía Scuro Somma, oficial superior de Asuntos Sociales de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, y Cecilia Alemany, directora regional Adjunta para las Américas y el Caribe de ONU-Mujeres y Representante a.i. en la Argentina.

En el documento se hacen propuestas para asegurar inversiones estratégicas como son las inversiones en políticas y sistemas integrales de cuidados que generan un alto retorno económico y social. En estudios previos a la crisis provocada por la pandemia del Covid-19, ya se establecía la importancia de ampliar el espacio fiscal para la protección social y expandir la inversión social.

Lucía Scuro Somma expresó que “proteger el gasto social y la inversión pública y fortalecer la recaudación y mejorar la progresividad de la arquitectura tributaria es crucial para avanzar hacia la sociedad del cuidado en la región”. Recordó que desde 1977, cuando empezó a construirse la Agenda Regional de Género, ha habido hitos relacionados con el financiamiento de los cuidados en cada uno de los acuerdos que los gobiernos de América Latina y el Caribe han alcanzado.

Cecilia Alemany destacó los cinco componentes básicos de los sistemas integrales de cuidado: creación y ampliación de servicios, regulación de los servicios y de las condiciones laborales, formación de las personas que cuidan, gestión de la información y del conocimiento, y comunicación para promover el cambio cultural.

Mayra Jiménez, ministra de la Mujer de la República Dominicana, señaló que el fortalecimiento del sistema financiero con enfoque de género debe incluir rendición de cuentas y seguimiento de inversiones, para identificar cómo las diversas fuentes y estrategias de financiamiento contribuyen a la igualdad y bienestar en forma equitativa.

En su intervención, Gina Magnolia Riaño, secretaria general de la OISS, indicó que existe un consenso general y amplio sobre la necesidad de avanzar en los sistemas de cuidado. “El reto es cómo hacerlos posible y cómo financiar esos cuidados”, declaró.

Por su parte, Rania Antonopoulos, académica superior del programa Igualdad de Género y Economía del Levy Economics Institute, destacó los avances de la región en términos del análisis para el financiamiento de políticas de cuidados y puntualizó que las propuestas del documento resultan innovadoras y oportunas para las políticas imprescindibles para el cuidado.

Financiamiento para el sistema de cuidados y trabajo decente para las cuidadoras: OIT

Fabio Bertranou, Director para el Cono Sur de la OIT, expresó que los esfuerzos para cerrar las grandes brechas de cobertura en la atención y educación de la primera infancia y en los cuidados de largo plazo pueden convertirse en el principal impulsor de la expansión futura del empleo en los servicios de cuidados. Con una inversión anual equivalente al 4.02 % del PIB total anual podrían generarse hasta 299 millones de puestos de trabajo, en su mayoría formales, de aquí a 2035.

Financiar la expansión de los servicios de cuidados requiere generar y expandir el espacio fiscal para ello. Esta inversión en servicios de cuidados de calidad debe ser parte de las políticas estratégicas que permitan mejorar el empoderamiento económico de la mujer mediante la creación de oportunidades de empleo, tanto los sectores de cuidados como más allá de estos al ampliar las oportunidades de inclusión laboral de las mujeres en otros sectores de la economía.

Los datos analizados por la OIT sobre el gasto público en políticas de cuidado muestran que en los países en los que existe amplia protección de la maternidad y licencias remuneradas de paternidad, junto con prestaciones de servicios de cuidado y educación de la primera infancia relativamente generosa, las tasas medias de ocupación de las madres suelen ser más altas.

Tanto el acelerado envejecimiento de la población y la creciente incorporación de las mujeres en el mercado laboral han conducido al aumento de la demanda de trabajo de cuidados remunerados, pero que no han ido acompañados por mejoras sensibles en las condiciones de trabajo.

Para la OIT existen dimensiones críticas fuertemente vinculadas para generar que la economía del cuidado sea un engranaje para el desarrollo sostenible. Por un lado, el financiamiento del sistema de cuidados, por otro las condiciones de trabajo decente para las y los trabajadores del cuidado.

SEM/MG

Comment here

Accesibilidad