Congreso

La Cámara de Diputados tipificó las violencias simbólica y mediática: Un gran paso, Guadalupe Almaguer Pardo

1.498 Vistas

La diputada Beatriz Rojas Martínez, afirma que se prohíben los concursos de belleza, no por la acción, sino por lo que simboliza

La violencia mediática complementa a la Ley de Acceso, ahora enriquecidas con dos nuevos tipos de violencia de género

Libertad López

SemMéxico, Cd. de México, 4 de febrero, 2021.- Este miércoles la Cámara de la Paridad  aprobó con 444 votos a favor, dos en contra y siete abstenciones, el dictamen que adiciona diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para incluir los conceptos de violencia simbólica y mediática. 

El dictamen, se envió al Senado de la República para sus efectos constitucionales. Esta reforma  define a la violencia simbólica como la expresión, emisión o difusión por cualquier medio, ya sea en el ámbito público o privado, de discursos, mensajes, patrones estereotipados, signos, valores icónicos e ideas que transmiten, reproducen, justifican o naturalizan la subordinación, desigualdad, discriminación y violencia contra las mujeres en la sociedad.

De la misma manera se considera violencia simbólica a los concursos, certámenes, elecciones, competencias y cualquier otro tipo de eventos que promuevan estereotipos de género y, con base en los mismos, evalúen de forma integral o parcial la apariencia física de mujeres, niñas y adolescentes.

Menciona que las instituciones públicas no podrán asignar recursos, publicidad oficial, subsidios, ni cualquier tipo de apoyo económico o auspicio público a la realización de estos eventos.

Al respecto la  diputada perredista Guadalupe Almaguer Pardo se congratuló por esta reforma, impulsada desde la Comisión de Igualdad de Género que logró mayoría en el  Pleno de la Cámara de Diputados, por su aprobación.

Opinó que  «Sin duda este es un gran paso ya que en la legislación mexicana no existe el reconocimiento claro de la violencia simbólica ni de la violencia mediática» sostuvo la parlamentaria.

Explicó que únicamente en el marco jurídico nacional, se tenía la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres la cual establece como uno de los objetivos de la Política Nacional la eliminación de estereotipos que fomenten la violencia y discriminación contra las mujeres.

Esta reforma robustece el marco normativo incorporando en la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia el concepto de violencia simbólica como un tipo de violencia contra las mujeres y el concepto de violencia mediática como una modalidad de la misma, agregó Almaguer Pardo. 

La también secretaria de la comisión de  Igualdad de Género que «La violencia simbólica” es la base de todos los tipos de violencia; a través de las costumbres, tradiciones y prácticas cotidianas se refuerzan y reproducen las relaciones basadas en el dominio y la sumisión, por lo que con la aprobación de este dictamen se avanza para garantizar un vida sin violencia a las mujeres y además cumple con los compromisos internacionales adoptados por México. 

Abundó la diputada feminista que «La violencia simbólica no se ejerce directamente, sino que consiste en la imposición cultural de sujetos dominantes hacia sujetos dominados, mediante la naturalización del dominio y las jerarquías, así como de los roles y estereotipos de género. Ésta permea todos los ámbitos, limita el ejercicio de los derechos de hombres y mujeres y reproduce esquemas de opresión, discriminación y desigualdad»

Para finalizar Almaguer Pardo hizo énfasis en que el objetivo de la iniciativa es por un lado definir la violencia simbólica y en consecuencia eliminar la contradicción en la que incurre el Estado cuando por un lado lucha contra la violencia ejercida hacia las mujeres y por el otro lado auspicia la realización de concursos donde se eligen reinas, donde la cosificación del cuerpo de la mujer es la principal atracción.

«Si bien esta iniciativa en su análisis y parlamentos abiertos creó un amplio debate, sirvió para que quedara ampliamente explicado que no atenta contra la libertades, solo excluye la participación del Estado en certámenes de belleza que fomentan estereotipos sexistas y denigrantes para la mujer» concluyó.

Respecto a la violencia mediática, esta reforma la define como la expresión a través de cualquier medio de comunicación de contenidos que, de manera directa o indirecta, promuevan estereotipos de género, así como la humillación, explotación, degradación, desigualdad, discriminación, o cualquier forma de violencia contra las mujeres.

Se visualizan diferentes violencias

Al fundamentar el dictamen de la Comisión de Igualdad de Género, la diputada Beatriz Rojas Martínez (Morena) señaló que esta reforma permite hacer visibles  las diferentes violencias que las mujeres y niñas sufren día a día y que se traducen en discriminación e injusticia.

Indicó que ambas violencias, simbólica y mediática, las viven las mexicanas en “su vida diaria y se expresan de forma tan sutil que se producen con normalidad a través de estereotipos, valores e ideas que naturalizan y transmiten la desigualdad, discriminación, subordinación y violencia contra las mujeres”.

Rojas Martínez precisó que la violencia simbólica se manifiesta de manera reiterada en el ámbito mediático, cuando sus contenidos producen formas de desigualdad y discriminación, difunden imágenes negativas y denigrantes de la mujer con fines comerciales, como es la pornografía.

Señaló que los contenidos mediáticos, impresos, electrónicos y digitales producen patrones estructurales de sistemas machistas y patriarcales, que atentan contra la dignidad de las mujeres. 

Por ello, la necesidad de tipificar la modalidad mediática, ya que esos contenidos se reproducen de manera sistemática en los diversos medios de comunicación y refuerzan los roles y patrones culturales que normalizan la violencia y desigualdad, destacó.

Sentará las bases para una transformación cultural, que fomente el reconocimiento y el respeto de los derechos de las mujeres en el país, a través de los medios de comunicación masiva y en apego a la libertad de la expresión, añadió.

Violencia simbólica permea a través de costumbres y tradiciones

La violencia simbólica, añadió, está muy poco consciente pero es la base generadora de otras violencias contra las mujeres, como la patrimonial, física, sexual, psicológica, institucional, política y hasta la extrema como la violencia feminicida. 

Además, se centra en tres mensajes: el desprecio y la burla por lo que es o hace la mujer; el temor o la desconfianza, y la justificación de la subordinación femenina. También, provoca que las mujeres parezcan culpables o responsables por las prácticas violentas y discriminatorias que sufren.

La diputada Frida Alejandra Esparza Márquez (PRD) lamentó que México sea uno de los países con más violencia hacia las mujeres y las niñas, y la violencia simbólica permea a través de costumbres y tradiciones y de prácticas cotidianas que refuerzan y siguen reproduciendo las relaciones basadas en el dominio y la sumisión.

Resaltó que este tipo de violencias transmiten desigualdad y subordinación, utilizando la imposición de poder y autoridad. En tanto que, los estereotipos de género constituyen una problemática en sí misma, por el nivel de encasillamiento al que remiten, perjudicando de múltiples maneras a hombres, pero especialmente a las mujeres.

Se pronunció a favor de atender, erradicar y sancionar la violencia simbólica. Las reformas, dijo, no buscan eliminar la participación de las mujeres en eventos, sino evitar que a través de estas acciones el Estado fomente la violencia por medio de patrones estereotipados, mensajes, valores, iconos o signos que transmitan y reproduzcan dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad.

Comment here

Accesibilidad