Congreso

La Comisión de Igualdad de Género analizó PEF-2020 con representantes de la Secretaría de Bienestar

1.360 Vistas

Redacción 

SemMéxico. Cd. de México. 25 de octubre de 2019 .- La Comisión de Igualdad de Género, presidida por la diputada Wendy Briceño Zuloaga (Morena), analizó con representantes de la Secretaría de Bienestar, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación PPEF-2020, en lo relacionado con las erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres.

En la Mesa Interinstitucional para el Presupuesto 2020, Briceño Zuloaga, destacó la importancia de conocer los mecanismos y las acciones para garantizar que el ejercicio presupuestal de estos programas impacte en la disminución de las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres y propuso indicadores de seguimiento para observar si se está cumpliendo con lo establecido.

Respecto del programa Sembrando Vida, apuntó, está etiquetado con más de 7 mil millones de pesos, uno de los montos más importantes de este Anexo. “Entendemos que es prioritario del gobierno, por ello nos interesa saber cómo se prevé incorporar el enfoque de género en las evaluaciones, diseño y planeación correspondientes”.

Sobre los otros dos programas citados, Briceño Zuloaga expresó que es preocupante la visión de la integralidad respecto al acceso a otro tipo de servicios, así como la protección y bienestar de los infantes. “Queremos saber qué tipo de monitoreo se hace para garantizar que las y los niños estén protegidos, y cómo está impactando la implementación de estos programas en las mujeres en mayor pobreza”.

Rocío Villarauz Martínez (Morena) mencionó que en muchos estados las mujeres no son propietarias de un terreno y cuestionó si tienen contemplado algún lineamiento para que tengan oportunidad de ser dueñas. Asimismo, preguntó por qué no se ha avanzado en las reglas de operación.

Respecto del programa de Adultos Mayores cuestionó si se prevé cuál será el impacto en el bienestar de la vida de las mujeres adultas, porque sucede que al ser tuteladas por sus familias, a veces son víctimas de violencia.

Marta Dekker Gómez (PT) subrayó que las mujeres del campo y las indígenas no son dueñas de la tierra; “nos gustaría saber si tienen programado hacer estudios de suelo en las áreas donde implementarán el programa”. En el tema de adultos mayores expresó que hay fallas en el pago y cuestionó si se contempla implementar otro sistema para agilizar la entrega.

Carmen Palma Olvera (Morena) puntualizó que la tenencia de la tierra no favorece a las mujeres, por lo que es importante replantear las reglas al respecto. “La mujer campesina es la más desprotegida”.

Es urgente, agregó, otorgar derechos plenos a las mujeres para que en esa igualdad de participación no se marquen diferencias que repercutan en niños que dependen de ellas.

De la misma fracción parlamentaria, Mildred Ávila Vera dijo que se deben generar condiciones que garanticen cumplir con lo etiquetado a fortalecer la participación e integración.

En cuanto a las estancias infantiles pidió información sobre qué estrategias se están planteando para garantizar los primeros cuidados.

La directora general de Políticas Sociales de la Subsecretaría de Desarrollo Social, Karina Rodríguez Ramos, habló del programa de Apoyo para el Bienestar de Niñas y Niños, hijos de Madres Trabajadoras y del Programa de Pensión.

Informó que con la entrada en vigor del ejercicio fiscal se cambió la modalidad a fin de transitar en un esquema de apoyos directos para madres trabajadoras. Este programa tuvo aproximadamente dos mil 200 millones de pesos.

“Las estancias infantiles siguen operando, el cambio de modalidad significa el reconocimiento del derecho que tiene el padre con respecto a la guarda y custodia de los hijos”.

Estudios realizados señalan que 85 por ciento de madres trabajadoras continúan llevando a sus hijos a las estancias infantiles y ellas entregan el apoyo a la instancia de su preferencia o a quien cuide al infante.

Adelantó que para los que optan por la modalidad de cuidados en casa, el próximo año se implementará el modelo de inclusión “cuidados cariñosos y fraternos”, el cual tiene por objetivo capacitar a los cuidadores.

La población objetivo son las madres que trabajan, buscan empleo o están en un proceso de capacitación; tienen 15 años e hijos entre 1 y 4 años; en el caso de niños con discapacidad es de 1 a 6 años. En esta nueva modalidad se tomó en cuenta a las que ya estaban inscritas en el 2018.

Detalló que este programa da continuidad a la garantía de acceder a un programa social de cuidado de las y los niños. Los apoyos se otorgan bimestralmente, se entregan mil 600 pesos y para niños con discapacidad, tres mil 600. Pueden acceder hasta tres niños por familia y en caso de embarazos múltiples se considera como uno.

Respecto al programa de Adultos Mayores, indicó que la pensión tiene por objetivo alcanzar cobertura universal. Se benefician comunidades indígenas que están en un sector de vulnerabilidad mayor, en edad de 65 a 68 años.

La aportación es de mil 275 pesos bimestrales tanto para los de 68 años de zonas urbanas como los de 65 en áreas indígenas. La población con discapacidad permanente recibe la misma cantidad. Impacta en niños que van de cero a 29 años de edad cumplidos y en adultos, de 30 a 67 años.

Todos los programas se entregan directamente al beneficiario, tanto a hombres como mujeres. Adultos mayores beneficia a cuatro millones 500 mil 428 mujeres; el de personas con discapacidad, a 364 mil, y el de niñas y niños, 173 mil 895.

El programa de niñas y niños ha impactado principalmente a mujeres que no tienen la prestación de cuidados infantiles.

Al hablar de Sembrando Vida, el director general de Seguimiento y Logística para el Desarrollo Rural de la Subsecretaría de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, Anuar Valdés Dagdud, puntualizó que es un programa integral que incluye el desarrollo sustentable de las comunidades para generar su bienestar con ingresos mayores y producción de alimentación.

Mencionó que 31 por ciento de mujeres y 69 por ciento de hombres se benefician de este programa; es decir, se presupuestó para mujeres, tres mil 353,358 millones de pesos este año y siete mil 686,506 millones para hombres. “Aunque tenemos sólo un 30 por ciento, el objetivo es aumentar el porcentaje de mujeres beneficiarias a corto plazo”.

Consideró que para el año 2020 se llegue a una meta de 40 por ciento de beneficiarios, que de los 170 mil sujetos de derecho, 68 mil sean mujeres y 102 mil hombres, “hablando de un monto presupuestado considerado de tres mil 740 para mujeres y cinco mil 610 a varones; éste es en el sentido de lo que vamos a ampliar”.

Sobre la tenencia de la tierra para mujeres expresó que los lineamientos del programa contemplan cubrir este apartado a través de un contrato de aparcería para que aquellas que no tienen la tenencia pueden celebrar dicho contrato con otro propietario y “con esto son sujetas de elegibilidad”.

Comment here

Accesibilidad