Periodistas

La formación de género como garantía de calidad informativa

285 Vistas
  • Cristina P. Fraga, directora de AmecoPress, mentora de esta recopilación de artículos
  • Varias especialistas tratan los distintos aspectos de la comunicación de género y sus enfoques, en diversas disciplinas
  • Sara Lovera López, directora de SemMéxico: el género en periodismo llegó para quedarse

 Gloria López

SemMéxico/AmecoPress, Madrid, 3 de diciembre, 2021.- La Asociación Española de Mujeres Profesionales de los Medios de Comunicación (AMECO) presentó el 30 de noviembre de 2021, el libro “La formación de género como garantía de calidad informativa”, una recopilación de artículos en los que varias especialistas tratan los distintos aspectos de la comunicación de género y sus enfoques, en diversas disciplinas.

La presentación contó con la participación presencial de cinco de las autoras: Asunción Bernárdez Rodal, que participa en el libro con el artículo ‘Digitalización y redes sociales: bondades y maldades para las mujeres y los movimientos feministas’; Angustias Bertomeu Martínez, autora del capítulo ‘Cultura digital y comunicación en el movimiento asociativo’; Elena Tarifa Herrero, responsable del texto ‘El papel de las mujeres periodistas en las organizaciones profesionales de periodistas y su incidencia en la comunicación con visión de género: una perspectiva estatal y europea’; Ana Gaitero Alonso, que ha escrito sobre ‘El periodismo con perspectiva de género desde las periferias’ y, por último, María Pazos Morán, que contribuye con el texto ‘Notas para desenmascarar las estrategias de dominación y comunicación patriarcal’.

A sus intervenciones, moderadas por Cristina P. Fraga, mentora del libro, se sumó el saludo virtual del resto de autoras, que no pudieron estar en el encuentro: Juana Gallego Ayala (‘Humildad y soberbia ante los retos comunicativos La formación en perspectiva de género, herramienta para una información de calidad’), Cruz Morcillo (‘Las víctimas: ni nota roja ni crónica rosa’) y Sara Lovera López (“La voz de las mujeres más fuerte que nunca en los medios de comunicación en México”)

“Teníamos ganas de juntarnos”, compartió Marta Ortiz, presidenta de AMECO, dando comienzo al cálido encuentro que se desarrolló en un escenario muy especial para la genealogía feminista, el Instituto Internacional, por su compromiso de difundir la contribución de las mujeres en todos los ámbitos de la vida pública.

“El periodismo de género o feminista como garantía de calidad informativa, requiere un enfoque transversal y constituye una herramienta de transformación para construir una sociedad no discriminatoria que lucha contra el sistema patriarcal”. Así arrancó su intervención Cristina P. Fraga. “Los medios son los grandes foros estratégicos donde se dirimen la mayor parte de los asuntos de interés social”, y la representación informativa “es una herramienta que sirve para construir una imagen del mundo nuestro y de los demás”. Ante una realidad que es “compleja” es absolutamente necesario “profundizar con rigor y pluralidad en este esquema de representación”.

Una mirada diversa y multidisciplinar

La directora de la Agencia AmecoPress (@AgenciaAmecoPress) defendió la necesidad de “trabajar en varios frentes simultáneamente” para incidir en el “cambio de nuestro imaginario colectivo”, ya que la representación mediática de las mujeres “continúa siendo estereotipada en la mayor parte de los productos comunicativos, ya sean informativos, publicitarios, videoclips y otros formatos audiovisuales”. La publicación y la composición de la mesa que la presentaba es un buen ejemplo de esa mirada diversa y multidisciplinar.

Todas las autoras aportan un sólido discurso que trasciende no sólo de la esfera profesional sino del estricto ámbito del género, para llegar con solvencia a reclamar el interés general. Son páginas rociadas de metodología, de análisis crítico, de propuestas teóricas y experiencias reales que estimulan la lectura e invitan a la reflexión.

“Las redes no son buenas ni malas”

Asunción Bernárdez Rodal es Catedrática en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Sus principales líneas de investigación son los Estudios de Género y los medios de masas, la Semiótica y Estudios Visuales. Ha sido directora del Instituto de Investigaciones Feministas y coordinadora del Programa de Doctorado en Estudios Feministas y de Género. En su artículo ‘Digitalización y redes sociales: bondades y maldades para las mujeres y los movimientos feministas’ aborda cómo para los movimientos sociales en general y el feminismo en particular, la expansión de Internet y las redes sociales ha permitido la aparición y un enorme crecimiento de estructuras organizativas de mujeres a nivel mundial, que ha tenido su punto de visibilidad máxima en el Huelga General del 8 de marzo de 2018, y en lo que se denomina ya una Cuarta Ola Feminista al incorporarse mujeres muy jóvenes al movimiento.

“Las redes no son buenas ni malas, pero sí imponen una forma específica de comunicación basada en la emocionalidad, el entretenimiento y la inmediatez”, explicó en su intervención, en la que destacó que a pesar de que “a la perspectiva feminista no se llega naturalmente”, cada vez hay más jóvenes con interés en estudiarla. Su artículo estudia el impacto de la cultura digital en el campo de la comunicación y en concreto las consecuencias sobre las mujeres. “No todo está siendo positivo”, y los problemas son muchos: la violencia contra las mujeres en las palabras y en la representaciones icónicas que circulan por las redes es enorme; la creación de “burbujas comunicativas” que hace que recibamos sólo la información que refuerza nuestras ideas; la devaluación de los sistemas políticos parlamentarios; la “gamificación” que hace que sólo nos enfrentemos a contenidos si cumplen con la condición de divertirnos; la espectacularidad de los debates en los que ganan los y las que más insultan, son algunos de los efectos negativos de las redes en nuestra vida en común”.

En el artículo ‘Cultura digital y comunicación en el movimiento asociativo’, Angustias Bertomeu Martínez (Licenciada en Historia, docente, fundadora de la empresa Artefinal Studio desde 1.999 especializada en el desarrollo de productos de internet, contenidos, asesoría y formación digital con enfoque de género y fundadora del portal feminista www.e-mujeres.net) nos plantea cómo el activismo digital de las mujeres tiene muchas caras.

Grupos y asociaciones de mujeres de todo el mundo han comprendido la importancia del nuevo espacio y dedican parte de su esfuerzo a producir y mantener vivas redes digitales de intercambio, información o solidaridad. “Las mujeres siempre hemos utilizado las redes”, expuso en una intervención en la que defendió la necesidad de tener presencia en Internet para el movimiento asociativo, pero también señaló sus límites y riesgos. “Nosotras somos las herederas de las que jugaron antes con los bits. Ahora somos las responsables de reconocernos, nombrarnos y hacer didáctica de cómo usar la tecnología para ensanchar las libertades, mejorar la vida, hacer palanca sobre la felicidad de las mujeres y dejar un legado de mayor libertad a las que vendrán”, concluyó Bertomeu.

El rol de las periodistas organizadas

Estudiar el papel de las mujeres periodistas organizadas, que están dando soporte a las reivindicaciones del feminismo, es el objeto del artículo que firma Elena Tarifa Herrero, periodista, feminista, activista social y experta en Comunicación y Género, ligada a organizaciones de periodistas y a redes de mujeres en el ámbito de la comunicación. Con el título ‘El papel de las mujeres periodistas en las organizaciones profesionales y su incidencia en la comunicación con visión de género: una perspectiva estatal y europea’ expone como el periodismo con perspectiva de género es un elemento clave para un periodismo libre, una garantía de democracia y equidad.

Ana Gaitero Alonso viene desarrollando su labor periodística en el Diario de León, en el noroeste ibérico, actualmente en la sección de Sociedad y desde sus inicios intentando aplicar la perspectiva de género, “primero por intuición y luego con formación”. En ‘El periodismo con perspectiva de género desde las periferias’ detalla cómo en estas también se ejerce un periodismo en el que las gafas moradas son una herramienta cotidiana y el feminismo su hoja de ruta, a la vez que manifiesta como desde las periferias se abordan también las resistencias, a veces feroces, a cambiar la mirada en la construcción de la noticia, a dar nuevos enfoques ante nuevas realidades y avances legislativos. “Uno de los ejemplos de las resistencias al cambio es el tratamiento que desde estos medios locales todavía se da a las violencias machistas y a la violencia sexual”, explicó Gaitero en su intervención.

“La paridad en el cuidado es la gran asignatura pendiente del siglo XXI”

María Pazos Morán ha escrito el capítulo titulado ‘Notas para desenmascarar las estrategias de dominación y comunicación patriarcal’. Antes de invitar a su lectura, Pazos valoró el enfoque interdisciplinar de la publicación: “es la forma de comunicar bien”. En su artículo aborda “cuál es la naturaleza del patriarcado actual y sus mecanismos de dominación” (el consentimiento), “cuáles son los discursos que sustentan esta dominación patriarcal” (el familiarismo o la mística de la maternidad entre otros), que son aprovechados por el poder. “Hay que comprender que la paridad en el cuidado es la gran asignatura pendiente del siglo XXI, y el patriarcado se resiste”.
Además de los cinco artículos presentados ayer por sus autoras, la publicación incluye:

La aportación “Humildad y soberbia ante los retos comunicativos – La formación en perspectiva de género, herramienta para una información de calidad”, de Juana Gallego Ayala, profesora titular de la Universidad Autónoma de Barcelona desde 1989, donde imparte la asignatura Comunicación y Estudios de Género en la Facultad de Comunicación de la UAB, con una atención especial al análisis de la representación de género en el discurso informativo, publicitario y audiovisual. La autora expone que mientras que se declara la importancia de atajar la desigualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, así mismo asistimos actualmente a un potente movimiento internacional que interpreta la noción de género como identidad en lugar de como construcción social. Esto está produciendo un desplazamiento del interés informativo hacia territorios relacionados con las identidades, las sexualidades y la diversidad y menos con la noción de desigualdad. Es necesario seguir insistiendo en la formación en perspectiva de género para una comunicación de calidad.

El artículo ‘Ni crónica roja ni crónica rosa’, de Cruz Morcillo, una reconocida periodista especializada desde 1997 en, como ella manifiesta, contar sucesos, información policial, violencia de género, inmigración y menores. La periodista expone cómo la violencia contra las mujeres no se puede encerrar en esas etiquetas periodísticas. Parece fácil, y en televisión aún más. Las imágenes hipnotizan, narcotizan; te golpean, te agarran el estómago, te remueven cimientos. No hace falta más. Una buena imagen, una buena puesta en escena barre con cualquier ensayo sesudo. Se adentra en el tratamiento informativo del complejo mundo de la violencia de género, la trata, prostitución infantil…y aborda y denuncia con valentía, la politización e interesada mediatización de estas temáticas, en pos de las audiencias, en muchos casos millonarias y ajenas a resolver y aclarar estas problemáticas o en intereses políticos partidistas, tratadas como sucesos.

Por último, una visión internacional, aportada desde Latinoamérica, con el artículo “La voz de las mujeres más fuerte que nunca en los medios de comunicación en México”, de Sara Lovera, reputada y multipremiada periodista y feminista mexicana (Premio Nacional de Periodismo 2015 por su trayectoria y en 2005 fue nominada al Premio Nobel de la Paz, entre otros) que se distingue por su tarea profesional y militante a favor de los derechos humanos de las mujeres. En su texto propone innovar las metodologías y el discurso, trabajar más con la realidad, que permita a las y los comunicadores darse cuenta de que otra es la realidad y otra la oferta informativa. En el caso de México, cree que la gran tarea es armar una estrategia para dialogar, discutir, capacitar a las mujeres y a los hombres en la toma de decisiones en los medios. Manifiesta que las periodistas feministas no lo han conseguido todavía. Son los editores y dueños de los medios los que marcan el camino editorial. Propone entrenar a las nuevas generaciones en cómo trabajar en los llamados medios industriales -ahora todos multimedia- con las mejores herramientas profesionales de la comunicación y la perspectiva feminista. No son suficientes las enseñanzas de la teoría de género, sino de las ciencias sociales, los nuevos escenarios de discriminación, como las migraciones y explicar, profundizar y analizar las ominosas cifras de la violencia contra las mujeres. Los medios son coadyuvantes indispensables. No bajar los brazos, pero ampliar los horizontes.

La publicación se distribuye de forma gratuita tanto impresa como en formato online.

Foto: AmecoPress.
— –
Pies de foto: 1) Portada del libro; 2) Marta Ortiz, presidenta de AMECO, en la presentación del evento; 3, 4 y 5) Presentación, en la mesa de izquierda a derecha: Asunción Bernárdez, María Pazos, Cristina P. Fraga, Angustias Bertomeu, Elena Tarifa y Ana Gaitero

Comment here

Accesibilidad