Internacional

La guerra oculta, esa otra cara, en la invasión: Mujeres de Donbass

851 Vistas

Los fascistas actúan como invasores, ejecutan crímenes de guerra

Maltratan a la gente, impiden trabajar las tierras, destruyen y atacan guarderías o puestos de salud

6 semanas de bombardeos, mujeres y maestras, al cuidado

Guillermo Quintero Sergevna Viktoria Ivanovna /Alcaldesa en Lugansk

Guillermo Quintero

SemMéxico/Exclusiva, 3 de abril, 2022.- Casi nadie, sabe que ésta es una guerra que no empezó el 24 de febrero y que precisamente, fueron ucranianos sus primeras víctimas, el inexplicable silencio de los medios de comunicación de occidente sobre lo que ha estado pasando en Donbas, solo podría compararse al silencio por los asesinatos y masacres casi diarios en Colombia, o la situación de las mujeres en Arabia Saudí, Afganistán u otros países socios de occidente.

Durante nuestro largo viaje para la zona, una de las primeras cosas que llama la atención, es que contrariamente a lo que algunos medios informan, desde aquí puedes perfectamente acceder a todas las páginas principales de los medios occidentales y europeos como: la Deutsche Welle, der Spiegel, El país, the Washington post o CNN; la web de la BBC o redes como facebook, a veces presentan problemas

Lugansk

En Kirovsk nos da una entrevista su alcaldesa, Sergevna Viktoria Ivanovna, mientras nos dirigimos a su despacho, notamos que su equipo está integrado en su gran mayoría por mujeres, hay una gran tranquilidad y cordialidad.

Ella es una mujer delgada con voz muy tranquila pero firme; empieza a contarnos de los bombardeos a la población civil, entonces le pedimos hacer la entrevista ahí, para poder ver de primera mano los daños, a lo que accede de muy buena gana y nos conduce a uno de los barrios atacados.

Al llegar al lugar, antes de comenzar la entrevista, a lo lejos empezamos a escuchar las primeras explosiones de la artillería en la línea de fuego, estamos a varios kilómetros aún, pero el estruendo de las explosiones casi interrumpe nuestra conversación, luego suenan tiros a lo lejos y finalmente una ráfaga de lo que parecieran ser cohetes tipo katiuska.

La alcaldesa no se inmuta, es triste la capacidad de las personas de adaptarse incluso a cosas tan terribles como esta, habla muy tranquila, a espaldas de la casa en ruinas, la casa se ve medio destruida por la explosión; nos cuenta que toda la familia se encontraba dentro cuando cayó la granada, aunque por fortuna no murió nadie y tuvieron que quedarse ahí, porque no tienen otro lugar a donde ir.

Nos dice que desde hace unas pocas semanas se han recrudecido los ataques artilleros por parte los grupos neonazis ucranianos del ejército ucraniano.

Al regreso al centro de la ciudad, nos lleva al interior de un refugio colectivo contra las bombas, es un lugar oscuro, con muchas sillas y por toda la pared carteles con instrucciones para actuar en diferentes tipos de situaciones o ataques, la guerra nos cae encima y al salir del refugio, del que nos pide que no demos pistas sobre su localización, se vuelven a escuchar explosiones, esta vez algo más lejos, -“Son los batallones fascistas” nos dice, mientras a la distancia, no sabemos sobre qué caerán las granadas que se escuchan a unos 4 kilómetros de donde estamos.

En la República Popular de Lugansk, podemos llegar hasta una casa en la población de Trehisvenka, que hace pocos días estaba ocupada por las fuerzas del sector derecho, la principal organización fascista con gran influencia en el gobierno ucraniano. Para ello hemos de ir en un vehículo por varios kilómetros, en zonas que hasta hace 3 semanas aún estaban en control del ejército ucraniano, quien las invadió poco después del referendo y que han sido retomadas por el ejército de la República Popular de Lugansk LPR.

Al llegar a la casa cuartel, nos advierten que no toquemos nada, porque puede haber alguna mina trampa; en el lugar hay carteles y dibujos que enaltecen al fascismo. Es una casa normal de la población de Trevsinka, cuyos habitantes fueron desalojados violentamente para convertirse en sede del sector derecho.

Vecina del Kuartel derecho

La vecina que vive cerca de la casa, nos saluda y nos comenta que aquí estaban “los ocupantes”, ella tiene miedo de aparecer en las cámaras o de ser entrevistada, su voz es temblorosa y nos podemos hacer una idea de lo terrible que han sido estos años viviendo al lado de este improvisado cuartel.

De vuelta al pueblo, podemos hablar por fin con 2 señoras, casualmente una de ellas, Vera Alekseevna fue alcaldesa, fue detenida por las tropas derechistas y la amenazaron con cortarla en pedazos, ella preguntaba por qué, pero no le respondieron en ningún momento, pero finalmente por fortuna la liberaron; por eso nos dice, que los fascistas se comportan todo el tiempo como invasores, maltratando a la gente, impidiéndoles trabajar las tierras o alimentar a su ganado, destruyendo y atacando las guarderías o los puestos de salud en primer lugar, que no son objetivos de interés militar y constituyen crímenes de guerra. Nos lleva a ver el puesto de salud, recientemente ocupado de nuevo para volver a funcionar.

Vera Alekseevna y Alexandra Fedorovna

Junto a Vera, su amiga Alexandra Fedorovna, nos cuenta con emoción que por fin se sienten “liberadas”, que: “ni ellas ni nadie de este pueblo quiere que regresen los fascistas”, que esto es como la segunda guerra mundial.

¡Hacemos unas fotos y al regresar a nuestro transporte, nos salen al paso otras dos mujeres, que dicen ser parlamentarias de Lugansk, ellas son las primeras personas que vemos sonreír y bromear, nos cuentan que son de las comisiones del parlamento de familia, turismo y deporte, están felices de regresar a su pueblo, “Hemos vuelto! No volveremos a irnos, ¡Estamos de regreso!” dicen entre risas.

Donetsk

En el pueblo de Golrlovka, vamos a la escuela donde hace tan solo un mes, cayó el proyectil de obús de 152 mm que mató a 2 maestras dentro de una escuela. En el lugar, están trabajando en reparar muy rápido los daños, como si fueran desperfectos normales de mantenimiento, sin embargo, en el pasillo está una mesita, a modo de pequeño altar, con las fotografías de las maestras. Fueron atacados el día 25 de febrero a las 10:30 de la mañana, el proyectil cayó en el edificio de enfrente que también es de la escuela, destruyendo parte de su esquina alta y cayó a uno de los patios, las esquirlas atravesaron unos 10 metros del patio y entraron por el muro; una de las maestras estaba escribiendo en la computadora, sentada en un escritorio, podemos ver los agujeros en los cristales de la ventana, es escritorio y la computadora atravesada por las esquirlas; la otra maestra estaba de pie, revisando libros en un librero, las esquirlas atravesaron el librero y los papeles y libros que ahí estaban y aún hicieron un gran agujero en la pared de concreto que va a la estancia central.

En el mismo pueblo, visitamos un orfanato donde ya estuvimos en otro viaje anterior, nos recibe su directora muy efusivamente, aquí, aunque siguen escuchándose los estruendos de la artillería, por unos minutos pareciera que no estamos en una guerra. En este orfanato hay muchas niñas y niños. Nos cuenta que estas criaturas viven la guerra de manera muy diferente a los adultos, que entienden bien las medidas de seguridad, pero no les hablan muy en profundidad sobre la guerra, los sonidos de la guerra y muchas otras cosas, quedarán para siempre grabadas en sus mentes. Ella también está casada con un hombre que combate en el frente, después del 24 de febrero fueron convocados todos los hombres entre 18 y 40 años a la reserva.

Hoy no tenemos lugar donde dormir, será complicado porque nos dicen que todos los hoteles están llenos de periodistas y refugiados; para esperar, nos llevan a la casa de una médica que es alto rango del ejército de la República Popular, por lo que no debemos tomarle fotos ni dar ningún detalle; su hijo ha caído en combate contra las tropas de uno de los batallones neo fascistas.

Es duro encontrarnos en esta situación, está vestida de ropa militar, nos recibe con mucha hospitalidad tratando de mantener una actitud lo más cordial posible, pero desde el principio se ve que además de ser una persona muy fuerte, es una persona muy sensible y afectuosa; nos presenta a otras 2 mujeres que están en casa, su hija, espesa de otro joven que está en el frente y la madre de otro combatiente. En su casa nos ofrece comida y bebida, dos de nuestros compañeros ya la conocen de viajes anteriores, ella les ha ayudado mucho a distribuir ayuda humanitaria a los refugiados y víctimas del conflicto.

Comemos con dificultad, con la garganta muy cerrada y sin ganas, ella nos dice que no es momento de llorar y nos sirve vodka, para brindar por su hijo, hay que hacerlo 5 veces y ni se deben chocar los vasos, la primera por los quienes han muerto en la guerra, luego una mujer dice: “por mi hijo, mi amado hijo, un héroe de la guerra contra los fascistas”, la última, ella dice: “no pasarán!”; me siento como si estuviera en otro momento de la historia.

Nos organiza que nos reciban en un hospital para pasar la noche, ahí nos recibe Julia, otra mujer sanitaria, que nos trata como si fuéramos sus hijos, aunque tenemos más o menos la misma edad que ella, el hospital es grande y extremadamente limpio, se toman medidas de higiene hasta para entrar con el calzado cubierto. Nos dice que tal vez no nos deje dormir el sonido de la artillería esta noche, pero por fortuna es una noche tranquila.

A la mañana siguiente nos despertamos con la noticia de que han bombardeado una escuela, nos dirigimos al lugar y podemos confirmar que hay un gran destrozo producto al parecer de una granada de obús como la que ya vimos en la escuela donde murieron las 2 maestras un mes atrás en Lugansk, el proyectil cayó a las 7 de la mañana y por suerte no había niños en ese momento.

De ahí vamos a una zona residencial donde hace 3 días cayó un proyectil similar en una zona residencial y destruyó un edificio, matando a muchas familias y dejando sus cuerpos atrapados en los escombros. Mientras llegamos al lugar, se siguen escuchando los estruendos de la artillería, esta vez bastante cerca. Entrevistamos a una joven que contempla las operaciones de rescate, nos dice que ella vivía ahí y que está a la espera de que saquen el cuerpo de su madre; junto al edificio hay otra escuela y el patio de juego de los niños está tan solo a unos 20 metros de donde cayó el proyectil, a estas alturas pensamos que no puede ser ninguna coincidencia.

El CONTEXTO DE LA INVASIÓN

El año 2022 comenzó con las amenazas y “un tira y afloja” entre Rusia y la OTAN, a raíz de la guerra civil en Ucrania y la intención del gobierno de Zelenski de entrar en la OTAN e incluso almacenar armas nucleares. Por otro lado, Estados Unidos, tratando a toda costa de frenar el proyecto del gasoducto North Stream 2, que estaría listo a fines de febrero y con el cual Rusia suministrará gas natural a Alemania y toda Europa a bajo costo y de manera directa sin pasar por Ucrania. Todos fuimos testigos de cómo las negociaciones entre las potencias nucleares solucionaron las exigencias de Rusia y el gobierno de Kiev, conformado por grupos de ideología fascista y apoyado económica, militar y mediáticamente por Europa y Estados Unidos, decidió lanzar una nueva ofensiva contra la región de Donbass, empleando el armamento moderno proporcionado por occidente.

La región de Donbass, al sureste de Ucrania, es una zona que lleva 8 años padeciendo una de las guerras más silenciadas en los medios de prensa convencionales en occidente. Cuando vine por primera vez en 2018, era difícil creer que Lugansk y Donetsk, con una población de casi 6 millones de personas, estuvieran siendo bombardeadas con artillería casi todos los días, sin que fuera de aquí no se supiera casi nada; violando los Acuerdos de Minsk I y II (procesos de negociaciones que intentaron frenar la confrontación).

Desde 2014 van casi 14 mil muertos, un número indeterminado de heridos y mutilados, entre ellos muchos niños, miles de casas y poblaciones enteras destruidas o dañadas y la infraestructura en general: agua, electricidad, carreteras y otros servicios públicos, bastante afectados y precarizados por el conflicto.

Este cambio en la correlación de fuerzas, provocó la entrada de Rusia de lleno en el conflicto, reconociendo la independencia de las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk, y más tarde interviniendo militarmente en Ucrania. La guerra de la propaganda se puso en marcha: se puso en juego la censura contra los canales de noticias de Rusia Today (RT) y Sputnik, sin que nadie se escandalizara por ello; con la misma  actitud, las autoridades polacas arrestan al periodista Pablo González, periodista vasco colaborador del diario vasco Gara y Público del estado español, que estaba cubriendo el éxodo de los refugiados hacia Europa; Polonia le mantiene incomunicado, acusándole, sin pruebas, de ser agente ruso; luego vino el bloqueo en redes sociales y la falta total de debate plural, en busca de un consenso extrañamente favorable a la OTAN.

Resurgieron terribles episodios del pasado: una xenofobia anti rusa en países como Alemania o Italia, donde la policía reportó numerosos ataques a ciudadanos de origen ruso; la posibilidad real de una confrontación con armas nucleares volvió a ser un tema de debate y la guerra de sanciones y contrasanciones entre Estados Unidos y sus aliados de la OTAN contra Rusia y China, ha trastornado la economía mundial.

Abajo: Vecina del cuartel de sector derecho

Comment here

Accesibilidad