CulturaCultura

La literatura puede y debe ser entendida como un espacio de libertad: Margo Glantz al recibir Premio Internacional Carlos Fuentes

301 Vistas

Margo Glantz, escritora, profesora y experta en Sor Juana Inés de la Cruz. Foto: Cuartoscuro

Es la tercera mujer a quien se otorga el galardón de la Secretaría de Cultura y la UNAM; lo recibió durante ceremonia en Bellas Artes

Rosario Reyes

SemMéxico/El Sol de México, Ciudad de México, 13 de noviembre, 2022.- La escritora, profesora y experta en Sor Juana Inés de la Cruz, Margo Glantz, quien fue amiga de Carlos Fuentes, según contó la viuda del autor de La región más transparente, Silvia Lemus, recibió este viernes el Premio internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en el Idioma Español 2022, que otorgan la Secretaría de Cultura y la Universidad Nacional Autónoma de México.

La ceremonia a puerta cerrada, fue transmitida por redes sociales de ambas instituciones, así como por TV UNAM, se realizó este viernes en el salón principal el Palacio de Bellas Artes. El acto inició con la presentación del premio por parte de Silvia Lemus y la exposición de motivos del jurado. Entre el público se encontraba la escritora Elena Poniatowska.

En su discurso de aceptación, Margo Glantz compartió momentos con sus padres, quienes le dieron total libertad de lectura.

“Me dejaban leer todo lo que había en la casa: Shakespeare y Calderón, mitología griega, novelas pornográficas, folletines, novela rosa; aventuras de exploradores…”, así como un libro muy curioso, Florilegio de poesías varias o de varia poesía, “que traducía al español a los poetas jónicos y yo me aprendí de memoria sus poemas”.

Recordó que, a los 14 años, no entendía gran parte de lo que leía, pero así estaba empezando a cultivar a la escritora en la que se convirtió a los 48 años de edad. Reconoce que no escribe para ganar premios, “pero siempre quiero más”, ironizó.

El Premio internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en el Idioma Español se ha entregado a Mario Vargas Llosa, Sergio Ramírez, Eduardo Lizalde, Luis Goytisolo, Luisa Valenzuela y Diamela Eltit, a quien Margo Glantz citó al final de su discurso de aceptación.

“La literatura puede y debe ser entendida como un espacio de libertad. Sin embargo, más allá de la creación misma, en el afuera de la letra, en los lugares donde se cursa el libro, persiste el binarismo, la vocación clasificatoria”.

Margo Glantz se conmovió al recibir la Medalla Carlos Fuentes. Foto: Cuartoscuro

Glantz, al recordar el discurso de Eltit en su aceptación del mismo premio, en 2021, agregó que, así como Eltit señalaba “indispensable” democratizar el espacio literario y “desbiologizar la escritura”, ella suscribe el llamado. “Si no lo hacemos, caemos en el tradicional esencialismo donde siempre se ha encasillado a la mujer”.

Previamente, Liliana Weinberg, en representación del jurado, recordó que el recientemente fallecido David Huerta formó parte de los expertos que eligieron a la autora de Rastro para recibir el galardón y manifestó su respeto por el poeta. En su intervención, leyó un texto dedicado a “la mil y una veces joven” Margo Glantz.

Weinberg describió a quien publicó en 2005 Historia de una mujer que caminó por la vida con zapatos de diseñador, como “genial lectora viajera exploradora organizadora de nuevos horizontes de comprensión, capaz de volver a los naufragios de Alvar Núñez, los prodigios de Sor Juana, las narrativas de Laura Méndez de Cuenca y renovar así la mirada sobre nuestra tradición literaria. Margo es capaz de viajar al presente y descubrir nuevas voces, nuevas propuestas creativas como las de aquella generación que ella contribuyó a bautizar como ‘la Onda’, y como las muchas lecturas y escrituras que propició desde Punto de partida.

“Es viajera entre mundos y saberes, así como es lectora de los grandes autores y críticos el siglo XX, cuya obra ha contribuido a explorar y aclimatar en nuestro ámbito: Rolad Bartres, George Bataille, George Perec, Pascal Quignard, entre tantos otros que abrieron paso a la exploración del fragmento, del cuerpo, de la experiencia desnuda, de la imagen literaria visual sonora, que provienen y se funden en el espacio sin límites de la creación”.

Elogió la “curiosidad infinita, capacidad inagotable de exploración y descubrimiento, genio e ingenio”, de quien es también una protagonista de esa nueva forma de comunicación “entre desamparados”, como ella misma ha descrito en las redes sociales. En su obra, dijo Weiberg, predominan la gravedad, ironía, “pulsión escritural nunca limitada por los formatos, los soportes o las convenciones”.

Con el otorgamiento del premio Carlos Fuentes, finalizó, “reunimos a dos grandes ciudadanos de las letras, mexicanos, iberoamericanos y universales, ambos grandes representantes de la creación y la crítica, originales, disruptores, críticos, valientes en sus búsquedas y en su capacidad de dar cuenta de sus hallazgos.

He estado en temblores, guerras, holocaustos y de eso he querido escribir: Margo Glantz

Los premios honran tanto a quienes los reciben como a quienes deciden otrogárselos, en nuestro caso, reconocemos en Margo Glantz la inteligencia que es cifra poética y de su escritura, la centralidad que ha otorgado al quehacer literario a través de una vida y una obra tramadas con la literatura, la extrema, valiente, extraordinaria lucidez de quien se ha atrevido a atravesar y vincular mundos, géneros, discursos, saberes a desafiar y someter a ironía convenciones y lugares comunes, a tender puentes entre la creación y a crítica y en suma a quien ha logrado hacer oír su voz, compartir sus pasiones y reflexiones para construir una literatura”.

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, y el rector de la UNAM, Enrique Graue, también tuvieron intervenciones en la ceremonia. Ellos entregaron el premio a la escritora, sonriente, como se le ve siempre, con ese mechón rizado que le caracteriza.

Margo Glantz agradeció el premio y se dijo conmovida al ver el salón lleno “estaba segura que no iba a venir nadie, a las 10 de la mañana todos están trabajando o durmiendo, así que me siento profundamente conmovida de que me hayan acompañado a este acto tan importante para mí, y quiero felicitar a Carlos al más allá porque hoy cumple 94 años, yo tengo 92, somos compañeros del mismo dolor y literatura”.

Relató que estaba en Argentina cuando recibió la noticia de que le habían otorgado el premio, “una reiteración afortunada y fortuita”, pues en noviembre de 2021 la Feria Internacional del Libro de Guadalajara le concedió la Medalla Carlos Fuentes. Se enteró del premio el mismo día que apuñalaron a Salman Rushdie, “un hecho que me volvía a la realidad del mundo que estamos viviendo”.

Glantz, que fundó en 1966 la revista Punto de partida y en 1978 publicó su primer libro, Las mil y una calorías, una novela dietética, quien fue Directora de Bibliotecas de la Secretaría de Educación Pública, y de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, es experta en la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz, a la que ha dedicado más de seis décadas estudio. Desde 1994 es profesora emérita de la UNAM, que le otorgó el Doctorado Honoris Causa en 2005.

Comment here

Accesibilidad