Candelaria Rodríguez Sosa

La paridad en la Administración Pública de Chiapas debe ser real y efectiva, sin simulación

724 Vistas

El gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, tiene el reto más importante de la historia

Emparejado con la política nacional, las y los chiapanecos quieren un cambio real

Candelaria Rodríguez

SemMéxico. Chiapas. 30 de Diciembre 2018.- La paridad en la Administración Pública Estatal (APE), llega en medio de un escenario desangelado. Los recortes presupuestal y de personal implican un reto mayor para las mujeres. Estar, además ante un techo de cristal y  la adversidad; una gobernanza con obstáculos, sin duda.

Así tendrán que negociar sin recursos en un estado donde los movimientos mal acostumbrados se pagaban para arder o apaciguar.

2018 fue un año emblemático que se enmarca en el reconocimiento de los derechos   de las mujeres en México tanto en lo político como en la administración púbica, con grandes avances en la asunción al poder; sin embargo ello se vivió  de manera coercitiva,  los estados de la República accedieron, evidentemente  para cumplir con los acuerdos internacionales y aligerar la inconformidad del segmento mayoritario de la población Mexicana, que somos las mujeres.

Tanto en las Cámaras Alta y Baja (en el centro del país CDMX) las mujeres logran casi la ansiada paridad entre los géneros. La Cámara de Diputados está conformada con un 50.8% por hombres y 49.2% de mujeres, mientras que el Senado de la República está compuesto por 51% de mujeres y 49% de hombres. Se trata de un hito en la historia de los derechos femeninos.

En Chiapas  el Congreso Local se igualó en hombres y mujeres, y más allá desde el 2015 la participación femenina hasta lograr superarla en el 2018. En los ayuntamientos en los últimos 3 años, luego de una larga lucha de participación femenina de 93 años desde el derecho al sufragio se rompen paradigmas. (63% en la legislatura y 27% en las alcaldías. 26 legisladoras de un total de 41 escaño, y 33 presidencias gobernadas por mujeres de 122 ayuntamientos con resultados finales de la Jornada Electoral del 1 de julio).

Chiapas evoluciona a la par del país, siguiendo la política nacional del gobierno federal encabezado hoy por Andrés Manuel López Obrador en el reconocimiento de la paridad; así fueron tomadas en cuenta en igualdad de derechos, en la administración pública federal (APF), se desplegaron  sus derechos humanos y civiles. Su aporte a la ciencia y la historia.

La paridad política es solo el primer paso para lograr el reconocimiento de la mitad de la población,  invisibilizada y avasallada por los hombres.

Chiapas, en el 2015 cimbró la estructura patriarcal, pero las agresiones se hicieron presentes en contra de las mujeres que se atrevieron. Hoy como  antaño, pese a los marcos normativos y acuerdos internacionales, pese al reconocimiento a la paridad que avanza en la administración pública, todo ello, parece no cuajar. Son mujeres enfrentadas a un techo de Cristal donde  han asumido el poder, pero no el control. Asumen el poder en esferas que se agudizan frente al  panorama de recorte presupuestal, de personal. El techo de cristal en Chiapas, esta lejos de romperse. La asunción de ellas en la APE es la cuota numérica para lograr la equidad. Ni cuerpo de hombre garantiza seguridad y avances en el desarrollo, ni cuerpo de mujer garantiza el avance de género.

En el reparto de puestos dentro de  la paridad histórica en Chiapas, ahora  en la APE de acuerdo al Articulo 60 constitucional, ¿que se privilegió? ¿La parte numérica?, ¿cuotas políticas?, ¿económicas?

Romper el techo de cristal por sobre los acuerdos, es la lucha contra el patriarcado. Puedo decir, que existe una imagen que no concuerda con la demanda historica que el movimiento feminista hoy cuestiona. El techo de cristal, puede ya no ser objeto de estudio del movimiento feminista en cuanto a su asunción, sino como ahora las mujeres pueden avanzar dentro de ese techo cristalino, donde hay tribus, cotos de poder económico que en cuerpo de mujer se pagan favores, y entonces ascenderán los grupos de caciques económicos y políticos al amparo de la paridad.

Sin duda, el feminismo necesita replantearse.

El poder patriarcal ha sabido jugar su juego para no perder el poder. Atrás de las mujeres, están los hombres. Solo por poner un ejemplo, el Municipio indígena de Chanal, donde el Congreso y el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso (OFSE) son omisos ante la usurpación abierta y flagrante del poder municipal, cometido por el esposo de la alcaldesa.

Por otro lado Chiapas ha sido el escenario que dio la alarma nacional en el 2015 para evitar el fraude mayúsculo contra la paridad, perpetrado no solo por el órgano electoral, sino por los  partidos políticos, que hoy por hoy, siguen gozado de impunidad. Institutos políticos que no se les recortó el presupuesto, y que han sido opacos en cuanto a resultados en la aplicación de esos recursos para la capacitación del sector femenino, solo por mencionar uno de las actividades que ni siquiera han simulado hacerla.

Las mujeres en Chiapas en más de 100 organizaciones se sumaron en el 2015 y 2018  para impulsar la paridad y elaboraron una propuesta del Plan de Gobierno y Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024 con el objetivo de  transversalizar la perspectiva de género en todo el entramado de las politicas públicas bajo 10 ejes temáticos. Por ende, la participación y la vigilia del movimiento feminista en Chiapas, ha permitido que el Estado responda y cumpla con los acuerdos internacionales para reconocer  derechos de las mujeres.

Las mujeres han hecho historia. Han movido la estructura patriarcal. Cierto es que hoy por hoy, la asunción de las mujeres al poder, solamente es un avance numérico, la participación real, con la toma de decisiones en las áreas donde fueron colocadas esta por probarse, claro esta, bajo los lineamientos del gobierno federal, pero deben responder a las necesidades propias de la entidad.

El gobierno federal mostró con antelación a la toma de posición a los mejores cuadros del presiente AMLO que le permitió ir ordenando la casa, y evitar caer en improvisaciones. En Chiapas, no ocurrió así, sino unas horas antes de la toma de posición del Gobernador del Estado, Rutilio Escandón Cadenas, se dieron a conocer nombres del gabinete legal, y posteriormente el gabinete ampliado. AMLO escogió sus mejores cuadros y estrategas para operar el difícil periodo de gobierno que le toca ante la puesta en marcha de una nueva forma  democrática de gobernar.

Lo que si han caído ambos gobiernos es en la barredora de personal. En Chiapas, sin análisis hasta ahora, aun en este 2018, sobre los perfiles de personal. Se pidieron renuncias en todas las áreas de la APE. Algunas personas se negaron y ampararon. Veremos como se presenta 2019.

El método en cuanto a los cambios de administración es la misma de muchos gobiernos. No vemos un distintivo. La cuarta transformación aún no se ve, aunque la esperanza es el último aliciente, quienes hemos apostado al cambio, diremos que dos meses no es nada, como tampoco lo serán 6 años.

Por hoy, grandes son las colas en algunas oficinas de quienes fungieron como operadores políticos en la campaña del hoy ejecutivo, en espera de ser reubicados. Lo mismo de gobiernos anteriores. Quitan a unos para poner a otros, el reciclaje de plazas y puestos directivos son pulverizados para que ajuste. Se queda bien con unos y mal con otros. Se privilegia al que se dice se la jugó en la campaña, pero se aleja al que dio el voto y que es mayoría.

El movimiento feminista en Chiapas observa y se ha propuesto dar seguimiento puntual como debe hacerlo la sociedad en general, para evitar el desastroso pasado. Hacer marcaje a quienes hoy tienen la gran responsabilidad de tener un gran desempeño, principalmente en quienes teniendo una ideología diferente a MORENA se montaron en el proyecto que hoy los arropa y deben responder con mayor compromiso para demostrar ser TRANSPARENTES. Hoy los que forman parte de la cuarta transformación no solo deben manejarse en la austeridad sino demostrar su sapiensa en el quehacer institucional.

Para alcanzar su máximo potencial e impulsar el desarrollo solo será posible con la participación de todos y todas. A las mujeres deben soltarlas, dejarlas decidir sobre quienes habrán de acompañarlas en la tarea designada, y que no le dicten ni impongan a sus subalternos, porque entonces la cuarta transformación, será de cuarta. Hasta ahí.

Por hoy el movimiento feminista ya afila una contraofensiva por la reforma al articulo 60 constitucional, donde se omite la palabra ENTIDADES, que deja fuera de la paridad en la administración pública del estado a las entidades como órganos desconcentrados, autónomos y auxiliares, donde debiera atravesar la paridad, es decir, la designación de mujeres en esos cargos de suma importancia, donde bajan considerables recursos, los pocos que habrá, dado el recorte al ramo 28 y 33, que son recursos de la federación a las entidades federativas.

Como sociedad, estamos ante un escenario que permite observar el comportamiento de los varones en el desempeño y en igualdad de oportunidades y circunstancias con respecto a las mujeres en la administración pública del estado (APE), donde se erradique todo tipo de violencia contra las mujeres, puesto que de los 18 cargos más importantes de la APE, hay 9 mujeres y 9 hombres en el gabinete legal. La participaron de las mujeres seguirá creciendo al arribo del año nuevo en virtud que iniciando 2019 se decidirán la estructura final de la APE ampliado. Se demanda entonces Paridad si, pero efectiva.

El gobierno de Rutilio Escandón Cadenas, tiene ante si, el reto más importante de la historia de Chiapas, porque su gobierno esta emparejado con la política nacional, directrices que ha marcado AMLO, y porque la gente, las y los chiapanecos quieren y piden a gritos un cambio real y verdadero. La puesta es que, en una entidad, donde he sido testiga, ya ha puesto muchos muertos, antes, durante y después de la presencia del narcotráfico en el país, y los agravios en Chiapas hoy están a flor de piel. Por ello, urgen respuestas prontas y expeditas. Se ha perdonado, pero no se olvida. Y recordar es ajustar cuentas con la justicia. El movimiento feminista se ha expresado como fiel guardián para el cumplimiento de los acuerdos internacionales y de su constitución. El Movimiento feminista, será marcaje al funcionariado en el ejercicio de sus funciones.

Comment here

Accesibilidad