Botella al MarCOLUMNASMartha Canseco

La Persona Ideal

623 Vistas

Botella al mar

“Ella no buscaba cuentos con final feliz, sino ser feliz sin tanto cuento”

                                                              Me lo encontré en FB.

Martha Canseco González

SemMéxico, Pachuca, Hidalgo, 22 de marzo, 2021.-Ya les he platicado del círculo de lectura feminista que tiene más de un año en activo y tengo la oportunidad de guiar. En este momento, y luego de haber estado varios meses sin participar, estamos desarrollando el cuadernillo de autocuidado para mujeres que mí queridísima maestra María Martín Barranco diseñó para el Instituto de Igualdad de las Mujeres de Islas Canarias, que dirige otra querida amiga, Kika Fumero.

¡Ha sido tan revelador, tan interesante, con este pequeño grupo de mujeres!, la más joven acaba de cumplir 18 años y la de mayor edad tiene 67, igual que yo.

Pues bien estamos en la parte de reconocer nuestras creencias de género, esas que aprendimos en la familia nuclear con sólo estar ahí. ¿Qué era ser hombre?, ¿Qué era ser mujer en tu familia?

Y ahora estamos en la parte de las expectativas, ¿Cuál es tú ideal de hombre?, ¿Cuál es tú ideal de mujer?, ¿Cuál es tú ideal de persona?, ¿Cuál es tú ideal de vida? Y las respuestas que me han dado estas mujeres, me revelan algo qué está ocurriendo en varios casos, y a punto de suceder en muchos más.

Cabe señalar que todas ellas se autodenominan y reconocen como feministas, es decir en deconstrucción y resulta que ante el evidente retroceso de tantos hombres que están optando por la violencia como única manera de “relacionarse” con cualquier mujer, muchas más de ellas se están cobijando en el feminismo y están buscando alternativas de relación.

A la pregunta ¿cuál es tu ideal de mujer?, las respuestas que dieron se pueden resumir en esta descripción: Que sea feminista, totalmente libre, tome sus propias decisiones, que sea dueña de su cuerpo, independiente y autónoma económicamente y que vaya a terapia con una terapeuta feminista.

Sobre su ideal de hombre, dieron esta descripción: Que esté en deconstrucción, que sea un aliado de las mujeres, por supuesto que no sea machista, que vaya a terapia, que asuma su responsabilidad en las labores domésticas y que sepa exactamente qué es y que implica el autocuidado para que no dependa de mí.

En ambos casos pregunté si existían este tipo de ideales femeninos y masculinos. En el primero dijeron que sí, que ya hay muchas y que otras están en construcción. Al segundo todas coincidieron en que no, incluso una de ellas aseveró que no hay ni habrá hombres como los que describieron.

Concluyo así que la brecha entre mujeres y hombres será cada vez mayor, lo que redundará en más violencia contra las mujeres, porque ellos no buscarán otra forma para dominarlas y controlarlas como les exige su mandato de género, que no sea a través de la violencia.

He hablado desde hace mucho tiempo de este retroceso cuántico que están presentando miles de hombres jóvenes. Por eso urge empujar políticas públicas dirigidas a impulsar las llamadas masculinidades alternativas, tengo confianza en que así será.

Estoy mirando en Facebook mujeres fotografiadas con sus bebés varones asegurando que los educarán en la no violencia y con la idea de que hagan verdaderas alianzas con las mujeres con las que se van a relacionar. Bien por ellas, pero resulta que el machismo está en todos lados, en las escuelas, en la religión, en los medios de comunicación, en la sociedad, en la cultura, en los gobiernos y en todas las instituciones y qué difícilmente los podrán abstraer de ese entorno.

En este marco me entero que en Colombia ya está funcionando la Escuela Nacional de Desaprendizaje del Machismo. Es una institución que trabaja en todo el país y que ha arrojado ya varias generaciones de egresadas y egresados.

Sí, a esa escuela pueden acudir tanto hombres como mujeres con el fin de encontrar una manera distinta de relacionarse. Parten del punto de vista que tanto ellas como ellos ejercen el machismo impuesto por el patriarcado, pero por supuesto señalar aquí, que siempre será más cómodo violentar que ser violentada.

Me parece de entrada una buena medida que en este país sudamericano se reconozca que hay una guerra contra las mujeres y que se esté apostando por el cambio cultural. Ni en Colombia, ni en ninguna otra parte del mundo sirven leyes y reglamento perfectamente bien escritos y aprobados para impulsar la igualdad y evitar la violencia de género, si en la vida cotidiana todo sigue igual.

Por eso el feminismo está como la humedad permeándolo todo y su alcance será cada vez mayor. Sí ustedes me preguntan ¿qué es lo que quiere y busca el feminismo con respecto a los hombres?, les diré que no quiere mucho, sólo que vuelvan a ser seres humanos y dejen de comportarse como depredadores, vulgo como animales, ¡sólo eso!

botellalmar2017@gmail.com

Comment here

Accesibilidad